Viajes y ocio

NOS VAMOS A HABLAR A MILÁN



NOS VAMOS A HABLAR A MILÁN - Viajes y ocio

NOS VAMOS A HABLAR A MILÁN

«Lu»¿recuerdas?

Mi primer cumpleaños ¿Lo recuerdas?
Yo si «Lu». Lo recuerdo como si lo estuviese viviendo ahora. Tendríamos diez años y mi madre me dijo que tenía que invitar. Invitar a niñas de la escuela. No sé por que yo tenía que celebrar nada si no me daba la gana. Mi mente infantil no llegaba a comprenderlo pero supe después que es que me dio por no jugar “Lu” y os miraba a todas como jugabais. Aunque…no recuerdo haber  sufrido por ello.

Era mamá quien tenía pena cuando la llamaban del colegio para que me mirase en el recreo desde una ventana. Pobre mamá.

Entonces te busqué a tí. Que horrible momento cuando fui con mi invitación para dártela. Era bonita, eso si, porque mamá las había comprado la mar de ilusionada, supongo para ver si en mí despertaba algún tipo de alegría eso de sentirme el centro de atención. No creo que fuese así porque si no hoy, no lo recordaría. Ya no recordaría nada. De hecho aún te ríes cuando te lo cuento porque tú, si que no te acuerdas de nada.

Mucho peor aún fue escuchar tu respuesta propia de niña espontánea y ante mi:-Toma, te invito a mi cumpleaños-llegó un: ¿A mí? ¡Pero si no hemos hablado nunca de nada!

Entonces…entonces si que odié a mamá.  Me fui para mi asiento y ya…no alcanzo a saber que sucedió después. Pero sabes “Lu”, yo creo que si que debiste venir a mi casa. Antes los cumpleaños eran más chulos porque se celebraban en casa y vivíamos sensaciones inolvidables como eso de jugar al escondite y meterte vestido y calzado en la bañera agazapado.

Creo que viniste ¿Sabes por que? Porque ahora tenemos treintainueve años y nos hemos venido juntas a Milán. Si, aquí estamos, en Milán.

Yo sé que vienes porque me quieres de verdad. Lo sé, si. Porque este fin de semana es cuando van tus niños a hacer  recogida de caracoles y  ahí deben estar, recogiéndolos con su papá. Sé porque te conozco que no renuncias a un plan semejante si no es por alguien a quien quieres como a mí. Que si «Lu», que a mí no me engañas, que yo no fui alumna tan brillante pero en lista no me ganas.

Yo feliz. Esto de venir a Milán parece divertido además no tengo de que preocuparme porque dejé a mis niñas en buen recaudo, que bien sabes tú que yo no pongo la “pata” fuera de España si mis niñas no se quedan con mis papás. Así que mientras tu querido esposo anda de setas y caracoles y tus niños llenan la cestita a modo de caperucita, yo sé de uno que debe estar haciendo uno de esos saltos a la fama que hace cuando vuelve a recuperar su libertad. Nunca sabe una lo que puede encontrarse a la vuelta «Lu» y lo peor es que nunca a algunas cosas….una se puede acostumbrar.

Pero ahora lo que de verdad importa es que nosotras…nos hemos venido a Milán. Y aquí estamos pateándo la ciudad en busca del hotel, que ya llevamos dos horas de caminata.

Las maletas tampoco nos incomodan, es más, nos agrada porque nos da ese toquecillo de turistas despistadas la mar de interesantes y a mí, me encanta eso de sentirme foránea.
Lo de interesantes «Lu» va por tí, que aunque no lo creas aun seguimos siendo guapas y eso no es malo, no, que aunque una esté la mar de enamorada(tú) a toda mujer le gusta ser adulada. Pero…ahora juntas, hay que ver que  distintas somos, ya lo creo, que yo me vine de tejanos y camperas y tú me llevas…..es que no se sabe si es un bolso o un oso lo que llevas colgando. Y…¿Esa es la moda «Lu»? Si es que yo como no salgo mujer, pero ni siendo moda, yo con eso no cargo.

Bueno sea como fuere estamos en la cumbre de la moda internacional y nosotras lo hemos celebrado parándonos en el primer tenderete callejero con el que hemos tropezado. Ya podemos decir que hemos comprado ropa en Milán, que queda eso la mar de glamuroso y que felicidad la nuestra oye, no hay como no tener un duro para disfrutar de aquello que te cuesta dos pesetas. Ays donde habrán quedado las pesetas.
Vamos «Lu» que nos vamos al Lago di Como.
Pues si que hace frío en el barco este, que barbaridad. Observa,  esa es la Villa que se ha comprado el Clooney. Quien fuese Isabeletta querida amiga. Que nos tenemos que cuidar que si no, pasa lo que pasa, que unas acaban con George Clooney y otras nos llevamos para casa a Bus Boony, que cuando crees que viene la sorpresa entonces te dice: -Esto es todo amigos. Y no hay más por más que busques. Para llorar, que te lo digo yo.

Oye ¿Te estás enterando de algo? No finjas que do you understand everything in Englis, que lo de la Villa te lo he tenido que contar yo. Suerte que a petición mía el guía lo repite todo en italiano y claro en mis años mozos bien aprendí yo eso de piano, vicino y lontano.
¿Seremos mayores?

Es que vamos de vuelta en medio de una excursión con la tercera edad y aquí «Lu» las únicas que vamos dando tumbos somos tú y yo, que nos invade el sueño mujer y debe ser de tanta paz de no escuchar por unos días a nadie protestar.

Que vergüenza «Lu». Santo cielo que vergüenza, que en toda la historia del Duomo yo te digo que nadie hizo como yo hace un rato. Que también es mala suerte para una vez que una pisa suelo santo, no hago más que entrar y a este, que le da por llamar. Que me ha venido a ver la desgracia en plena Catedral y yo que me enervo y tú lo sabes, sin control ante fatídico esposo.
Todos los Santos ahí presentes me miraban y seguro era una señal divina para darme calma, pero yo hasta he jurado en arameo. Ya te lo he dicho muchas veces, que es feliz si me voy pero me jode la vida aunque allí ya no estoy. Después de salir en la noche ha dejado seca  Madrid y ahora como siente morir, la cabra me llama encabritado. Yo de Santos y este me viene con la santa comparsa.
Me he ganado el infierno con tanto improperio que ha salido por mi boca. Tan tranquila estaba viendo el padre nuestro en italiano, español y arameo y he pasado a recitar el mea culpa para ver si arreglo este entuerto con Dios, que de haberlo sabido espero fuera para no faltar el respeto a tan bella Catedral  y todo lo que conlleva.
Dime que volveremos «Lu», que me lo pongo de penitencia aunque lo esté deseando pero para eso en la vida ya luchamos tanto.
Ahora el paraguas que no abre, encima que venimos cargando desde España con el engorro del piragüitas ni siquiera vamos a estrenarlo. Vamos a mojarnos «Lu», vamos a mojarnos que así se disimula está lágrimita que me ha empezado a caer y baja por aquí rodando.
Pero que capacidad tiene una para pasar del llanto a la carcajada, sentada en una silla a horcajadas como si no hubiese pasado nada. Que la vida si no se te va en amargura. El mal no perdura. Ays «Lu», que somos muy dichosas nosotras mujer.
Aeropuerto de Malpensa, son las cuatro de la tarde y a mi «Lu» me apetece un cubata. Aeropuerto, pizza y cubata. Esta camarera es el primer cubata que ha servido. España es el país de las cogorzas. Miro el vaso y yo el alcohol no se donde ha ido. No sabe a nada pero vaya plan que nos hemos montado aquí en Malpensa. Está siendo la mar de divertido y la pena es que la escapada se nos va y volvemos «Lu», volvemos a casa.
Acuérdate de probar el guiso de setas y caracoles.
Ays mujer… y que hayamos tenido que venir a Milán para poder hablar. Aeropuerto de Malpensa, irse lejos…a veces compensa.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Elenalauffer

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información