Literatura

Nostalgia de una piel

Nostalgia de una piel - Literatura

Nostalgia de una piel

Las horas pesadas se escurren por la pared.
El ser que soy sólo las arrastra por un camino incierto.
Muchos ayeres han pasado, el presente es sólo un estático oasis y el mañana nada más que un espejismo.
Pareciera que el tiempo transformara mi piel en una armadura, casi  calcificada;
ya no es más una fina y delgada sábana ardiente, tan sólo un trozo de cartón mojado y vuelto a secar.
Miro a través de los recuerdos como se mira en un prisma de mil cristales, el que solía ser mi cuerpo.
Otrora cada milímetro un fósforo a punto de estallar en exuberante incendio, un volcán activo, un mar embravecido de olas incesantes. Turgentes racimos colgando de un espléndido viñedo envuelto en las incitantes notas de un saxofón.
Las tempestades han pasado, las observo desde la quietud de mi apacible playa.
Ven, acude a la cálida paz del océano en calma, miremos el ayer tumbados en la arena, como se observa un tranquilo atardecer, respirando los olores del agua y la sal fundidos con nuestro propio aroma, todos ellos amalgamados en una sola esencia, la más exquisita fragancia.
Bebamos el vino de aquellos frutos; antes de que los sonidos de aquellas notas se dejen de escuchar.
Hazlo ahora antes de que los  olores viejos se instalen para siempre…

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Oriana Pleyade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.