Sociedad

Nuestra mayor enemiga es nuestra mente

Nuestra mayor enemiga es nuestra mente - Sociedad

Una de las primeras cosas de las que se da cuenta un estudiante de filosofía es lo beligerantes que son las distintas corrientes filosóficas entre si. Una persona puede consagrar su vida a la búsqueda del saber y morir creyendo en una mezcolanza de ideas que a buen seguro podrían no ser ciertas. Además, vivimos una época en la que lo importante no es lo que se dice sino quien lo dice, y en la que cualquiera puede decir algo independientemente de que su aporte tenga algo de valor, por el simple hecho de creer que tiene derecho a hacerlo y tú tienes derecho a creerle independientemente de que sea verdad.

La ignorancia puede filtrarse en nuestras mentes mejor de lo que se filtra el agua en la pared de un sótano, con la diferencia de que la primera puede hacerlo sin llamar la atención y causando más destrozos. Por supuesto, existen muchos tipos de ignorancia: la que te reconcome cuando no sabes si las cosas irán bien, la que te hace ignorar todas esas cosas que no quieres saber por mor de tu estabilidad emocional, la que te seduce con fantasías ególatras que nunca ocurrirán… La ignorancia de la que quiero hablar es aquella que nos acompaña como un parásito y se extiende como una pandemia.

Para entenderla es necesaria algunas nociones simples de psicología. Antes de nada tengo una muy mala noticia: el cerebro humano funciona de manera que creas que todo lo que sabes es verdad más allá de tu mente. Por lo general, cuando se te mete algo en la cabeza es muy difícil de quitar. En casos extremos, si la creencia se convierte en fanatismo, diversas herramientas esenciales de la mente como el pensamiento crítico, el razonamiento deductivo o la curiosidad se inhabilitan y dejan al cerebro expuesto. No obstante, no hace falta llegar al fanatismo para que esto suceda, al menos temporalmente. La mayoría de la gente e incluso las mentes más brillantes del mundo pueden salir del estado de vigilia del raciocinio de vez en cuando ¿cómo? mediante la mentira, especialmente la forma de engaño más peligrosa que existe, aquella que tiene parte de verdad.

Y es así como personas como Adolf Hitler, L. Ron Hubbard o Donald Trump consiguen engañar a un número considerable de personas. Partiendo de una verdad convincente a una mentira cuestionable. Mediante argumentos que la razón no pueden negar los cuales se introducen en nosotros como “Caballos de Troya”. Pero antes de que sea demasiado tarde existe una oportunidad de redención. ¿En qué consiste?

Como decía Descartes, nuestra mente es como una cesta de manzanas, de vez en cuando debemos sacar todas las manzanas de la cesta e ir revisándolas una a una para ver si hay alguna podrida pues, ¿qué es lo que ocurre cuando una manzana podrida está junto a las demás? Efectivamente, las demás se pudren.

Si tenemos que sospechar conscientemente de todo aquello que escuchamos ¿quiere decir que nuestro cerebro no puede hacerlo por sí mismo? Si la respuesta es afirmativa, entonces tendremos razones para creer que nuestra mente puede ponerse en nuestra contra y fallarnos arbitrariamente; de pensar que no debemos de aceptar todo aquello que se nos dice como si fuera innegable, en lugar de permitir que otros piensen por nosotros y que saquen beneficio de ello. Mark Twain decía: “Si usted no lee el periódico está desinformado, y si lee el periódico está mal informado.” Así que dude. Dude de todo lo que permita ser dudable. Dude de la prensa, la radio, las noticias, la televisión, los partidos políticos, las religiones, internet, los libros, los anuncios, los rumores, los amigos, los familiares, de ti mismo…

Al fin y al cabo, todo ello tiene su origen en el ser humano, el cual es imperfecto. Y si el ser humano es imperfecto, todo aquello que conciba y maneje también lo es. Si nunca estás demasiado seguro de algo, nunca te equivocarás y el futuro jamás podrá sorprenderte.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.60 - 10 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Mario Estévez Geijo

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información