Sociedad

Ordenar lo ordenado: Desigualdad



Ordenar lo ordenado: Desigualdad - Sociedad

Basta pulsar el botón de inicio de cualquier equipo tecnológico y la realidad se enmarca en un contexto de más que equilibrio, su no contrario, más si su vertebrado, aquel que yace de las flamas históricas de la organización de las sociedades. Se habla de la transitoriedad del orden, el desorden, el no balance, la no equidad.
Pese a esto en los principales dispositivos de control social, como el estado, se sigue pronunciando el igualitarismo, la generación de oportunidades pares, a todas y todos los miembros de la sociedad.
La planificación, el llamado “ordenamiento organizacional, social, territorial” esta pensado en el mejoramiento de las problemáticas estructurales que atraviesan las sociedades, mas la problemática es la misma contradicción inmersa en la misma disciplina, pues se piensa hacia la reestructuración social, se apoya en la premisa del ordenamiento de una condición social ordenada. Cayendo en una suerte de reformismo sobre algo que bajo esos términos no requiere ser transformado.
¿Por qué ordenar lo ordenado?
Pensar que existe equilibrio, balance, una organización igualitaria, implica no volver necesario el combate a  problemáticas sociales, pues estas no pueden existir en esa lógica. Muchos de los problemas sociales están vinculados a lo económico, su operacionalización ha estado pensada desde aquí.  En un mundo donde existe equilibrio económico y distribución igualitaria, la pobreza en términos monetarios no tiene lugar, por ejemplo.
Hay una omisión directa hacia los procesos de ensanchamiento y diferenciación no solo en términos económicos sino sociales, culturales políticos entre otros, para los grupos sociales. Existe una negación de la clase en las mesas de discusión. Pues a través de estos estudios, se ha podido evidenciar, que la problemática central en la sociedad actual es la desigualdad en su sentido singular.
“Ordenar lo ordenado”, es el eufemismo discursivo empleado para nombrar el desorden, el desequilibrio, el no balance existente y creciente en las sociedades.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Robert Gerardo Montero Chacon

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.