Sociedad

Pactos Y Señales

Pactos Y Señales - Sociedad

¿Quién no ha hecho alguna vez un PACTO, aunque fuera consigo mismo, y ha esperado una SEÑAL?

De esto trata el libro de J.J. Benítez, autor de la saga Caballo de Troya (1984), que recomiendo a todas aquellas personas que no se quedan con la versión única de los hechos traducidos, vete tú a saber por quién. Porque cuestionar, reflexionar, sacar la intuición a pasear es humano, muy humano y brillante para aquellos que nos gusta imaginar otros mundos del más allá. Será porque los de acá no están muy claros…

Para la persona que le interese, esta es una breve reseña que resume muy bien la Wikipedia o el oráculo global:

«Caballo de Troya es una serie de novelas que consta de diez libros publicados, creada por el periodista y escritor español Juan José Benítez. En ellos se narra la vida de Jesús de Nazaret, según el relato de un viajero del tiempo procedente del siglo XX».

Cuando me enteré de que J.J. Ramírez había publicado un libro titulado Pactos y Señales, no tardé en averiguar de qué iba. Después de la experiencia con todos los Caballos de Troya, me interesé de nuevo por él y sus ideas. Todo me resonaba tanto, tanto, que quería saber qué decía en esta ocasión.

Había llegado a mis manos, una vez más, una información que “coincidía” con ideas que pululaban por mi cabeza desde hacía tiempo acerca de las señales, pero debido a mi inconsciencia galopante, había pasado inadvertida. Por eso, no dudé en leer el libro de Pactos y señales, y en escuchar su conferencia para observar desde la distancia la impresión que me producían sus palabras. Vamos que, aunque fuera de lejos, quería saber si todo era un truco más de este mundo material, producto de la presión editorial o de otras cosas-como le sucede a muchos autores-. Sin embargo, mi consigna siempre es: «si te resuena es por algo», y tiré para adelante.

Mis pactos y señales

Teorizar es muy fácil. Eternos discursos y bla, bla, bla. El tema es sencillo. Una vez alguien cercano me espetó: «no importa si crees o no, lo importante es que funcione». Eso desempolvó ciertas adicciones ideológicas que no me dejaban ver todo lo que tenía delante. Me provocó cierto malestar que con el tiempo conseguí entender. Simplemente, al final, se trataba de actuar con esos golpes o impulsos que te empujan a hacer cosas terriblemente absurdas.

Al final, todo está delante de ti, de mí, de todos. Desde la cosa más simple, a la que no le das importancia, hasta la más compleja. Pero ¿realmente dónde estás mirando? ¿que tal si dejas de dispersarte y abres los ojos? Te sorprenderá la cantidad de señales que aparecen ante ti como por arte de magia. Si esto es así ¿por qué no pactar y esperar las señales? Es un juego repleto de sorpresas.

Las señales aparecen cuando hay pactos. Son muchos los canales, los más habituales son otras personas; ellas son las portadoras principales de señales. Alguien puede comentarte algo que curiosamente es la respuesta a una pregunta que solamente tú sabes. O, una cosa que te llama estrepitosamente la atención y te desmonta todo.  Esa es una señal. Cuando suceden estas “casualidades” párate y déjate llevar por la primera respuesta que aparece en tu interior. Ahí tienes la respuesta. Eso sí, las señales solo las interpreta uno mismo. Darle las señales a otros para que las traduzca no es buena idea. Es algo muy interior tuyo. Solo tú entenderás tus señales.

Los pactos y señales de J.J. Benítez

Los pactos y señales de J.J. Benítez, desde Caballo de Troya, y lo que yo he captado de su mensaje, es su absoluta creencia en el más allá. O sea, que esto para él, no se acaba aquí. El más allá existe y experimenta con él. A su Dios le llama Padre Azul. De ahí su libro Pactos y señales donde recoge una larga lista de testimonios, incluidos en primer lugar los suyos propios, de personas que han experimentado con el juego de pactar y esperar la señal para confirmar que la comunicación con el otro mundo existe. Si la señal falla… ¡también es una señal! ja, ja, ja, ja.

No son necesarios artilugios de ningún tipo ni rituales ridículos. Aun así, cada persona dispone de libre albedrío para imaginar y crear todo aquello que considere.

Tus pactos y señales los estableces tú. No existe una guía, un tutorial o un manual que te indique cómo lo debes hacer.

¿Magia? ¿Autosugestión? ¡Qué importa si funciona!

¿Te atreves a practicar tus propios pactos y señales?

Recuerda de dónde vienes y quién eres.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

MARIA SD

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información