Sociedad

Panen Et Circenses: La Esclavitud Del Siglo Xxi.

Panen Et Circenses: La Esclavitud Del Siglo Xxi. - Sociedad

La humanidad ya no tiene esperanzas, ha dejado de soñar. Los humanos han dejado atrás la conquista de grandes azañas y de deleitarse con mágicos amaneceres desde su particular Olimpo. De igual manera, parece que tampoco aspira a codearse con esos hombres y mujeres que convirtieron sus nombres en inmortales gracias a su astucia, coraje, fuerza, o increibles capacidades para el arte y la invención. La humanidad ya no sueña, los Dioses han muerto, y la esclavitud del siglo XXI ha vencido dando paso a una nueva era; y ni tan siquiera nos hemos dado cuenta. Por supuesto, que sería un error por mi parte generalizar, pues todavía existen personas increíbles que resisten valerosamente al bombardeo capitalista y consumista que nos lanzan a discreción día tras días, aunque si, trazar una constante donde observar que la tendencia actual es el retroceso en muchas de nuestras actitudes y aptitudes respecto a generaciones pasadas.

Uno de los problemas principales es el consumismo compulsivo que nos afecta, junto con la pérdida de empatía que mostramos ante los acontecimientos importantes que nos rodean. Ahora, la conquista de ese codiciado producto, ese último modelo de teléfono, o ese novedoso e inservible objeto que todos desean pero que solo unos pocos “afortunados” podrán lucir, es el objetivo y lo único que importa. Gastamos más de lo que debemos en “inútiles necesidades” que en la mayoría de los casos no llegamos a rentabilizar porqué un nuevo modelo nos lo impide. Aquí tan solo vale el tener más que el de al lado; aparentar ser superior, aunque por supuesto, no lo seas. Además, todo este consumismo sin control, produce toneladas y toneladas de basura ( principalmente plástico), en muchos casos contaminante para el medio ambiente, lo cual, está destruyendo indiscriminadamente la naturaleza, y por ende, a nosotros mismos, aunque nos neguemos a verlo.

Por otro lado, está también la nueva forma de relacionarnos, es decir, a través de las redes sociales, pues parece que si no muestras en ellas lo feliz que eres, ese lugar donde has estado en vacaciones, o lo que estás haciendo durante las 24 horas del día, no existes. Aunque uno/a sea la última mierda cantante y sonante de este universo, necesita mostrar esa fotografía o ese selfie adjunto a algún estúpido comentario o plagiado de alguna frase celebre, para aparentar lo afortunado que es, para luego regresar a su agujero maloliente. Tendencia o Trending topic, Hashtag, y una almagama de tonterías que se convierten en virales, compiten junto al «postureo» para ganar likes. Todo este sobreuso de las redes sociales y el continuado uso de la telefonía móvil por una gran mayoría de la sociedad, ha hecho que podamos tener mayor cercanía con personas que tenemos a miles de kilómetros y que en muchos casos, apenas conocemos, haciendo a la vez, que muchos de los seres queridos y amigos que tenemos a nuestro alrededor, se encuentren cada vez más alejados.

La humanidad se está volviendo cada vez más inútil, con letras mayúsculas, y solo unos pocos elegidos serán capaces de salvarse de la estupidez absoluta, aunque parece ser que la mayoría de los líderes mundiales y los que realmente controlan el cotarro no serán, pues todas estas personas con capacidad real para cambiar el mundo no están por la labor, pues solo llegan a verse su propio ombligo. Estoy convencido, que si nuestros gobernantes y corporaciones bancarias con poder económico real, así como otras organizaciones influyentes quisieran, todos los problemas que asolan el planeta como el hambre, la miseria, la contaminación, la guerra, la desigualdad social y otros muchos más, podrían solucionarse a medio plazo, aunque, desafortunadamente, el dinero y la codicia mandan.
De todas maneras, a quienes tengan ese poder, no les interesa arreglar nada, ya que ellos se nutren de esta desigualdad, teniendo a gran parte de la humanidad atada con grilletes, y dependiendo de lo afortunado o desafortunado que seas, estos grilletes tendrán más o menos largas las cadenas. Incluso, puede que dentro de poco, nos arrebaten nuestros sueños y nuestro libre albedrío, como sucede en las zonas más pobres y explotadas del planeta.

Por último, cuando llegue ese momento, espero darme cuenta, y a pesar de resistir y resistir los golpes, la verdad es que los sueldos son cada vez más precarios y la inestabilidad laboral hace que no puedas ni plantearte un futuro con perspectivas. Formamos parte de un sistema por el cual hay que pagar por todo, hasta por respirar prácticamente, dejando un destartalado puente hacia nuestro futuro. Y todo esto en países supuestamente llamados del primer mundo, pues no puedo llegar a imaginar el dolor que están sufriendo en otras partes del mundo donde la guerra, la miseria, la pobreza, y las huidas desesperadas por tierra o mar hacía una muerte prácticamente segura están causando estragos. Pero todo eso da igual si al día siguiente hay cola en los comercios para comprar alguna mierda inservible que nos haga olvidar lo miserable y frágil que es el ser humano.
Quizá, algún día podamos pagar por ese bonito sueño que sería el de un mundo mejor e igualitario, sin guerras, sin hambre, y sin ningún tipo de dolor o sufrimiento. Al fin y al cabo, si todo esto llegara a ocurrir, tan solo podrían pagarlo los privilegiados que pudieran acceder a los elevados precios que alguna empresa que trafique con los sueños y esperanzas de la gente.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 8 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

miquelangelo

2 comentarios

  • Excelente artículo, miquelangelo.
    Me alegra leer análisis como los tuyos.
    Sería interesante saber qué soluciones, a tu entender, propones.
    Y, por otro lado, la responsabilidad de la sociedad en este caos.

    Gracias y un saludo.

  • Completamente de acuerdo con lo que se dice en el artículo. Importantes ideas se dejan plasmadas en el post que nos deberían hacer reflexionar. Desde hace años, yo particularmente, intento hablar con las personas que me rodean. Gracias por el artículo, gran aportación.

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información