Literatura

Pasión

Pasión - Literatura

Curiosos tus ojos se deslizan, como los dedos de una palma abierta a medio hundir en un bote que se mueve, firmes brazos son las dudas que te impulsan a seguir, el surco que dejas en el soleado lago será una construcción conjunta… quiero usar un arma que perfume, que deleite tus sentidos, que te inflame y que te hierva. Quiero que tus rubias caderas sientan caricias de carbón, que tus bellos manifiesten, que tus alegóricos sentidos disfruten los masajes que no existen, y que tu cuerpo se retuerza con manos que no están… Quiero soplar débilmente tus recodos para que sientas el calor de mis palabras, quiero hacer un mapa de tu cuerpo, quiero con mis dedos seguir tu contorno, quiero reconocer el platinado velo que te cubre, recorrer tus incertidumbres, librar ese animal envuelto en suaves terciopelos, quiero conocer de cerca tus suavidades, palparlas y gustarlas, que se extingan tus visiones periféricas, que tu cuerpo se llene de rojo, que esas insaciables quinceañeras escojan tu ropa, para luego romperlas con mis manos temblorosas, quiero que tus pulmones de achiquen y tiemble tu pecho con innumerables replicas, quiero que el perfume de tu piel me busque, para vivir el delirio cuando me encuentre, quiero perder mis formas en la oscuridad de tus brazos, en la niebla que emana de nuestros cuerpos, quiero sentir las rozas, las suaves rozas empapadas de rocío, quiero asfixiarte y morderte el cuello, controlar tus movimientos para que luches por librarte, felina escapas pero no por mucho, ya no encuentro formas propias o ajenas, quiero consumirte, quiero besar tu espalda y apresar tus manos, mientras tus caderas se arrebatan, tomo tus piernas húmedas y las aprieto con fuerza, como quien se aferra a la vida de una cuerda que no puede sostenerle, modelo tus formas y tu acompañas la escena con suaves notas provenientes de tu labios que se entre muerden, acompañas el silencio con exhalaciones arrítmicas, inundan tu cuerpo incontrolables fuerzas, no queda más que disfrutar la opera, tu cuerpo se levanta y tus ejércitos se liberan, pierdes la conciencia y el dominio, embate tras embate vas sudando orgullosas victorias, todo se vuelve una lucha, equiparas mis fuerzas, mientras más me empujas más firme resisto el siguiente embate, palabras que negocian una victoria que promete, largos sonidos de trompeta colorean mis ojos cerrados, mientras vuelan sonidos que no escucho, dantescas son las garras que nos atan, mientras ocultos, placeres juegan a la ronda…

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

farriamoll

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.