Política

Pedro Sánchez se nos ha hecho vendedor de melones

Pedro Sánchez se nos ha hecho vendedor de melones - Política

El líder del partido que lidera la oposición en nuestro país se nos ha hecho vendedor de melones, o por lo menos eso entiendo yo ahora con la comisión de reforma constitucional que ha conseguido robarle a cuchillo al malvado Rajoy, pero bueno, aunque se la haya sacado a cuchillo ya se sabe, quien roba a un ladrón tiene un puñado de años de prisión, sé que no es así el dicho, pero sí es lo que hace la ley de nuestro país, así que debería andarse con ojo el señor Sánchez, no vaya a ser que pensando que ha conseguido una victoria política, lo que en realidad se ha llevado es una bomba de relojería, cosa que si le estalla a la clase política en la cara me importaría más bien poco, pero hablando de constitución, mucho me temo que si esa pelota revienta va a ser al pueblo al que le haga daño.

He escuchado mucho el símil de que el tema constitucional es que los políticos están abriendo melones, y creo que de verdad es una comparación realmente buena, porque igual que cuando se compra un melón nunca se está del todo seguro de cómo va a estar una vez abierto, y por supuesto una vez comprado ya no hay vuelta atrás; eso de los melones siempre ha sido cosa de señoras mayores, y creo que a lo mejor este es un buen momento para que en lugar de la clase política que tenemos, sean las madres y las suegras de Rajoy, Sánchez y Rivera las que negocien la reforma constitucional, que aplicando un poco la lógica, supongo que habrá por lo menos una catalana, una gallega y una madrileña, por eso de respetar la diversidad de las naciones españolas.

Siendo un poco seria, creo que está bastante feo jugar con algo como la constitución para ganar un puñado de votos, por lo menos es feo si se hace sin antes haber calculado las consecuencias que esto puede tener, porque al final aunque imperfecta, creo que no tenemos una mala constitución, entre otras cosas porque es lo bastante abierta para dar a los políticos mucho margen de maniobra sin dejar de ser lo que es, el colchón que sujeta a toda la sociedad española. Como digo, creo que no es perfecta la constitución, pero creo que la sociedad no está tan mal, y no es plan todavía de tirar el colchón sólo porque le han salido unas cuantas polillas, podría ser mejor solución fumigarlo con las herramientas que ya tenemos, por lo menos hasta que no hallamos encontrado una buena oferta en la tienda y la tengamos reservada, porque por suerte, este colchón del que os hablo no tenemos que usarlo de diario, y el tribunal constitucional sólo tiene que venir a salvar a la sociedad en ocasiones contadas, como la que tenemos ahora tan presente.

Mucha gente habla de la constitución, pero creo que a nivel de calle son muy pocos los que se han parado a leerla, y menos aún las que la han estudiado algo; y creo que antes de hablar de una reforma constitucional, hay que saber explicar a la gente que la constitución no hace la ley, ésta sólo actúa como un manual de instrucciones con el que los políticos tienen que hacer la ley, y si la ley está mal, antes de cambiar las reglas del juego hay que cambiar la ley, porque creo que no es mucha la gente que es consciente de que cambiar las reglas del juego puede suponer cambiar el juego, y ni siquiera tenemos la menor idea de cómo iba a ser el juego nuevo.

Por ejemplo, en este país hay mucha gente de ideas republicanas, (yo de momento me voy a guardar mi opinión en este sentido), idea de lo más respetable, y esa gente puede querer ir a votar muy alegremente una reforma constitucional en la que España pase a ser una república, pero como la constitución implica muchas más cosas, nos podemos ver con que de paso la patronal ha colado un par de artículos en los que se recorten los derechos de los ciudadanos, y seamos sinceros, como la gente en este país vota por entraña, muchos votarían algo así sin saberlo, porque al final para el ochenta por ciento de la población, a la hora de votar, lo van a hacer siempre en función de lo que le expliquen la sexta o la trece, y siempre sin pararse a pensar que la sexta es una empresa privada con intereses propios que no mira un carajo por el proletariado, y si ve más pasta no va a dudar en convertirse en una cadena falangista, y lo mismo para la trece pero al revés.

Creo que el señor Sánchez sólo piensa en su imagen y mira poco las consecuencias de lo que hace, y mucho menos se para a pensar que esas consecuencias las sufrimos los ciudadanos.

Posiblemente la creación de la constitución del 78 fue lo más importante que ha pasado en este país en los últimos siglos, hablando desde una perspectiva de avance social, y creo que cambiar la constitución puede ser un enorme paso adelante en este sentido, o también puede serlo hacia atrás, y por ello hay que darle mucho estudio al tema de la reforma antes de que los populismos o los nacionalismos vayan colando artículos que podrían hacer mucho daño, y que todo el mundo tenga claro que si al partido del gobierno le interesa, nos van a colar ese tipo de artículos por detrás y sin que nos demos ni cuenta, porque creo que menos de 0,7% de la población se iba a leer y entender el proyecto de nueva constitución entero.

Algo tan tonto como una palabra puede cambiar totalmente este país, simplemente si se eliminase la palabra “parlamentaria” de uno de los apartados del artículo 1.3, nos podría llevar a la edad media, en la que el señor Felipe VI si quisiese podría volver a establecer el derecho de pernada, y sería legal que lo hiciese.

En este momento tenemos una situación política cuanto menos leonina, y antes de plantearse nada de todo esto, hay que solucionar los problemas que tenemos, porque si no esos problemas se van a colar seguro en la nueva constitución y nos pueden hacer mucho daño. Creo que darle la oportunidad de cambiar la constitución a gente como Pablo Iglesias o Artur Mas, sería algo muy dañino, y si eso pasase hoy por hoy, esto es algo que iba a pasar. Y con esto no quiero hacer campaña en contra de podemos, pero tengo que decir que lo siento, pero hoy por hoy ya no me los creo, y no pienso que tengan autoridad moral para decir que piensan en los más necesitados.

Así que cerrando, creo que la constitución es imperfecta, cosas como la sucesión a la corona creo que son una vergüenza para nuestro país, pero también creo que como de momento tenemos la suerte de que cambiando o no la constitución la sucesión va a ser la misma, y también como el resto de cosas a mejorar en la constitución pueden esperar un poco, me parece que el vendedor de melones debería barrer primero la tienda antes de venderme este melón, porque precisamente ahora puede que sea el peor momento para cambiar las reglas del juego. Y si el señor Sánchez quiere salir como reformador en los medios, que saque el melón del cambio climático a la palestra, que también es un tema de lo más importante y le puede dar aún mejor imagen en cuanto al salvador del pueblo, claro siempre que Repsol y las grandes compañías le den permiso para hacerlo.

En un par de años o tres, las cosas van a estar más tranquilas a nivel social, si se hacen bien las cosas hoy, y quizás más adelante sí sea un buen momento para cambiar y renovar un poco el colchón, pero para hacerlo con cabeza y teniendo una buena oferta sobre la mesa, cosa que hoy por hoy no tenemos, y nos la iban a colar por todas partes.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.86 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Paty28

1 comentario

Deja un comentario