Sociedad

Peligros Del Silencio Del Hombre



Peligros Del Silencio Del Hombre - Sociedad
  un silencio que está  causando desgracias en las familias cristianas , de modo que el descuido masculino como proveedor , como protector y como el guía en el hogar produce una reacción negativa que provoca en muchas ocasiones la ruptura y consecuencias negativas conducente a la ruina  de muchos hogares cristianos.
        En este mensaje me inspire en un pastor salvadoreño  llamado Romeo Guevara y en su blog escribe en uno de sus articulo: ¿porque los hombres se quedan callados ? Y  expone de manera clara algunos elementos que conducen al conocimiento de las razones que llevan al hombre de hoy quedarse en silencio,  frente a situaciones de crisis y caos en la que necesita levantar su voz y hacer frente a la situación , como el sacerdote que Dios ha puesto en el hogar.
¿Qué tan bueno es el silencio? ¿Qué tan importante es guardar silencio? Me imagino que en muchas oportunidades es sabio guardar silencio, pero no siempre. Sin embargo cuando hablamos de hombría, es curioso que los hombres nunca los diseñó para estar en silencio. De hecho Dios los diseñó para hablar más y quedarse menos callado. Déjeme que se lo ilustre.
Estoy  convencido de que todo hombre lucha con un silencio profundo decidido por él mismo.Todo hombre lucha contra la tensión que existe entre el diseño,del que no puede escapar, y su violación diaria del mismo .Todo hombre ha sido diseñado para hablar, y para que le hablen. Los hombres quieren amar y ser amados, pero sienten un bloqueo interno. Algo que no permite que sus emociones y sentimientos salgan
¿Se nos puede ayudar? ¿Podremos cambiar? Por supuesto,que sí, pero el viaje de un hombre piadoso comienza de una extraña manera, al enfrentar el fracaso, no al alcanzar el éxito. Comienza con una evaluación honesta sobre lo que anda mal .La solución a un problema siempre empieza por la valoración correcta del mismo. Necesitamos entender claramente qué anda mal en nosotros, antes de que podamos cambiar y vivir de acuerdo con nuestro diseño. Las Escrituras nos ofrecen ese conocimiento, pues hablan de un hombre, el primero, que tenía el problema del silencio. Démosle una cuidadosa mirada a esa conocida historia, para ver cuál es el problema y dónde comenzó.  Dice Génesis 3:
“Arrancó entonces uno de los frutos, y comió. Luego le dio a su esposo, que estaba allí con ella, y también él comió” (vrs. 7) TLA
A lo largo de su historia, la Iglesia comúnmente ha culpado a Eva por la caída de la raza humana. La mayoría de la gente supone que mientras la serpiente y Eva conversaban, Adán estaba en otro lado. Supone que después de pecar, Eva encontró a Adán y lo tentó para que comiera del fruto prohibido. Y a menudo, es denunciada porque intentó rivalizar con el ingenio de la serpiente, pero en su debilidad, sucumbió ante su astucia.
Allí hablaremos de lo idealidad de Dios. (Génesis 1)
En Génesis 1,Dios confronta la oscuridad y el caos: La tierra estaba desordenada y vacía. Ya hemos visto que Dios creó al mundo de una forma singular. Le habló a la oscuridad e hizo que surgiera orden,belleza y relación. La comunidad judía tiene una expresión única para describir a este Creador: “Aquel que habló y el mundo existió”. Él es un Dios que usa el lenguaje para establecer una relación sin retirarse de la oscuridad y el caos. Por el contrario, le habla. Después de su actividad creadora, guarda el sábado.
Ahora hablemo de la realidad humana. (Génesis 3)
En Génesis 3, Adán —el hombre que representaría a su Dios—- actúa de una forma muy distinta a Él. Al igual que en Génesis 1, la historia del Capítulo 3 comienza con caos.
“La serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Dios el Señor había hecho. Él le habló a la mujer, ¿Es verdad que Dios les dijo…?”
La gente del antiguo Cercano Oriente creía que la serpiente simbolizaba el engaño y la confusión.
En Génesis 3:1,vuelve a aparecer el caos en la forma de una serpiente que usa el engaño para confundir a Adán y Eva.Pero, ¿qué sucede frente al caos? Irónicamente, es Eva quien refleja con más claridad que Adán, la imagen de Dios, porque ella habla con la serpiente. ¿Pero qué pasó con Adán? Si se encontraba ahí, no estaba hablando.
El caos había entrado en su mundo perfecto, y en la confusió y la oscuridad se quedó mudo. Las Escrituras no registran instrucciones de Dios para Adán acerca de lo que debía decirle a la serpiente. Así que él no dijo nada.Adán, entonces, era un hombre callado, pasivo.  Hay un contraste entre la idealidad de Dios y la realidad del Adán.
En Segundo lugar las reacciones
Dios aparece Adán desaparece. Al igual que muchos otros hombres de la historia, físicamente estaba ahí, pero emocionalmente no. Él aparece de manera progresiva en el trasfondo de la historia, en vez de estar de pie en el frente y centro del escenario En contraste, Dios apareció en el frente y centro de la escena en Génesis Capítulo 1, hablando para transformar en paraíso una tierra desolada. Adán, por otro lado,desapareció. Su pecado comenzó con su silencio.
Dios habla Adán escucha. Adán había sido diseñado para hablar, y no lo hizo. Escuchó a la serpiente, escuchó a su esposa, aceptó el fruto, y luego lo comió.Antes de comer del fruto prohibido, Adán fue pasivo entres ocasiones.La palabra de Dios hizo que del caos surgiera la creación; el silencio de Adán hizo que el caos volviera a la creación. Dios usó el lenguaje para establecer una relación. Adán usó el silencio para destruirla. Dios descansó después de su obra creadora;Adán trabajó más duro como resultado de su silencio. Adán arruinó el paraíso al dejar de hacer algsí que entonces tenemos que el silencio de Adán abarcó
Así Su relación con Dios…No obedeció sus instruccionSu relación con el edén…No lo cuidó de acuerdo a las instrucciones
Su relación con Eva… No la lideró con sus instrucciones.
¿Qué sucede cuando los hombres olvidan a Dios y se quedan callados? ¿Cuál es el resultado cuando se niegan a moverse sacrificándose en respuesta a la promesa de Dios? Trágicamente, ellos conducen a otros a avanzar hacia el caos de su mundo. Adán no sólo se quedó callado ante la serpiente, sino también ante Eva, pues nunca le recordó la Palabra de Dios ni la llamó a una visión mayor. No se unió a su esposa en la batalla perspicaz contra la serpiente, sino que la escuchó pasivamente,en vez de hablar con ella con respeto mutuo.
No estoy diciendo que Adán debió hablar por Eva o a ella,como un padre le habla a su hijo o un superior al subordinado.Muchos hombres cometen ese error.
Tampoco estoy sugiriendo que los hombres tengan que hablar y las mujeres que callar. Tanto hombres como mujeres son creados a la imagen de Dios, para hablar. Fue exactamente en este aspecto que pecó el primer hombre.Adán desobedeció al no hablar con la serpiente y con su esposa. Estuvo ausente y fue pasivo. Su silencio era el símbolo del rechazo a mostrar compromiso con Eva. Dios lo castigó por su silencio. Al hombre le dijo: Por cuanto le hiciste caso a tu mujer, y comiste del árbol del que te prohibí comer, ¡maldita será la tierra por tu culpa! Con penosos trabajos comerás de ella todos los días de tu vida(Génesis 3:17).
Dios no sólo castigó a Adán por comer del fruto prohibido, sino también por escuchar a su esposa. Su desobediencia fue un proceso. Primero se quedó callado y luego comió del árbol. Su desobediencia no comenzó cuando comió,sino cuando se quedó callado. La desobediencia a Dios fue el resultado de haberse retirado de su esposa. Fue un hombre callado quien quebrantó el mandato claro de Dios.R
Repercusiones espirituales.
En realidad en su silencio Adán
Escogió ser pasivo… ante el caos de su confusiónE
Escogió ser  silencioso… ante la ruptura  de su relaciónE
Escogió ausentarse…ante la inminencia de su destrucción
Como todo hombre, somos callados, al igual que Adán. Algunas veces nos quedamos mudó al enfrentar nuestra confusión y otras nos  erizamos cuando las  esposas nos piden que compartamos hasta la más mínima parte de nosotros mismos. Cuando llora, nos podemos  enojar.Sus lágrimas nos atemorizan porque no sabemos qué hacer. Cuando nos dicen que hemos hecho algo malo, nos defendemos  hasta el final. Si encuentran una falta en mí, encontramos diez cosas malas en ella.Nos  negamos a estar equivocados. Uso palabras, hablo; pero las uso para destruir relaciones  como hizo la serpiente en el jardín.Sin embargo, si mi esposa pudiera escarbar bajo la superficie de mi enojo, descubriría que estoy avergonzado de lo que llevo dentro. ¿Qué pasaría si le compartiera mis pensamientos,sueños y dudas más íntimos —y ella me rechazara? Soy un hombre que se siente como un impostor.Doy por sentado que no tengo nada que ofrecer. Pienso erróneamente que es mejor esconderme detrás de mi silencio.Pero el silencio no es oro —sino mortal.
El silencio de Adán fue letal. Produjo el rompimiento de una relación, y por último la muerte.Qué le hace mi silencio a mi esposa? La señala con un dedo y la culpa por desear demasiado. Al igual que Adán, la quiero culpar por todo el caos de mi mundo. [Adán] respondió: La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí(Génesis 3:12). Culparla me libra de responsabilidad. Mi silencio le pide que dé un paso hacia la confusión de mi vida.Requiere que ella me persiga en toda interacción. Cuántas veces,en total frustración, le he hecho esta pregunta: “¿Qué quieres que haga? ¡Si me dieras una lista exacta, entonces podría satisfacer tus necesidades para tenerte contenta!” Dame un alista, y entonces nunca fallaré. Sabré qué hacer todas las veces.Por ser un hombre que se siente inadecuado e incompetente,es importante que nunca esté equivocado, que no se me eche la culpa.Y así los hombres desaparecen en su trabajo, sus pasatiempos y sus deportes, en cosas menos importantes que sus relaciones.
El silencio o la desaparición se convierten en nuestra mejor defensa contra el temor.En eso radica exactamente el problema. Mi silencio es una defensa contra el caos, y no una entrada en él. Cuando nos negamos a entrar en el caos de nuestras vidas, perdemos una grandiosa oportunidad. Dios hizo a los hombres a su imagen para crear, para hacer la diferencia, para dejar un legado. Los creó para llevar la redención a un mundo trágico. Los creó fuertes para proteger sus límites contra aquellos que los rodeaban,para que tuvieran una visión que transmitir a otra gente.Pero todo hombre ha sentido el toque de la tragedia. Ha sido dañado por su padre, madre, abuelos, esposa, hijos, superior eso socios de negocios. Todo hombre sabe demasiado bien que su mundo es peligroso, y conoce el riesgo de exponerse, ya sea en una relación o en el trabajo. Muchos están convencidos de que la confusión de las relaciones y la incertidumbre del futuro pueden destruirlos. Así que permanecen callados. No obstante, cuando callan niegan la existencia y bondad de Dios.Ese pensamiento me preocupa, porque me considero un creyente en Dios. Pero cuando me quedo callado, vivo como un ateo, dando así fe de mi creencia de que el caos es más poderoso que Dios.Hablar es la entrada a una relación. El silencio es el portero.La Biblia hebrea nos enseña que las palabras nos sacan del silencio y nos conectan con Dios. Y al estar poderosamente presentes en nuestras palabras tenemos una gran oportunidad para llevar vida a esas áreas donde reina la muerte. Pero junto con esa oportunidad, llega una advertencia aterradora: nuestro silencio destruye. No hay punto medio.
En cada momento de mi vida, estoy haciendo equilibrio entre la creación y la destrucción. El silencio destruye. El hablar crea. Aunque soy un hombre callado, quiero ser un hombre que habla, que está presente, que —como su Dios— hace algo de la nada.
Lo que hemos visto es que Dios habla al desorden y crea orden y vidE
El hombre es creado a la imagen de Dios y debe también hablarle al desorden y crear orden y vida.
Pero la tendencia natural del hombre es evitar el caos y guardar silencio
Cuando el hombre hace eso, crea aún mayor caos y destruye las relaciones.
Quisier dejarle como tarea después que lea este artículo que  esté pendiente de sus acciones e inactividades como hombre. Cuando la vida se le presente con alguna situación caótica o confusa ¿Qué hace usted? ¿Guarda silencio emocionalmente? ¿Se distancia y se va a hacer alguna otra cosa? ¿Se pone dominante y trata de controlar la situación? Piense acerca de cómo reacciona al desorden en su vida, y entonces en el  siguiente artículo  cuando discutamos las razones de por las cuales se guarda silencio, estará cerca lograr algo positivo
Cuando Dios habla, Él genera orden en medio del caos.
Cuando un  hombre deja de actuar conforme a la imagen de Dios, y habla el resultado es más caos.
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

profemateyony

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información