Política

Pena De Muerte. ¿sí O No?

Pena De Muerte. ¿sí O No? - Política

A pesar de ser un tema tan controversial, tomé la decisión de compartir este pequeño ensayo, de apenas unas páginas, con ustedes.

La idea es que los haga reflexionar sobre un tema el cual, considero, debe ser analizado mentalmente sí o sí al menos una vez.

Deseo, a través de este ensayo, que puedan formarse una opinión sobre el tema y, si consideran apropiado, compartirla conmigo. Voy a leer atentamente cualquier comentario que hagan, así que no duden en escribir y hacerme sugerencias. Como siempre, son bien tomadas.

LaPena de Muerte es una forma de castigo para los criminales cuyo castigo es considerado tan grave que debe ser castigado con la muerte. Este castigo no es aceptado por todas las personas y genera una gran controversia a lo largo del mundo. Cada país tiene su propia opinión como también su jurisdicción en lo que a esto respecta.

Mi hipótesis, mi pensamiento, antes de comenzar una investigación mas profunda acerca del tema, es que: Acabar con la vida de un hombre, criminal o no, no importa lo que haya hecho, nos convierte a nosotros en criminales.

Para responder esta hipótesis, cabe preguntarse primero: ¿Merece realmente una persona ser condenada a muerte? ¿Castigar a personas con la muerte no implicaría retroceder en la historia a momentos en los cuales las personas eran condenadas a morir colgadas o en la hoguera? ¿No merecen las personas una segunda oportunidad para enmendar sus errores? ¿Para actuar bien? Con esto me refiero… ¿para ser una mejor persona? Si condenamos a muerte a un criminal, nos convertimos en lo mismo que deseamos castigar. Esto nos lleva a una pregunta aún mas importante… ¿No mereceríamos nosotros también ser condenados a muerte?

Ahora me toca responder: Estoy en desacuerdo con esa afirmación previa, si nosotros, sin ningún cargo político le quitamos la vida a alguien sí sería un crimen, por lo cual nos convertiría en criminales, pero, por lo contrario, si una persona comete un acto que tenga que ser pagado con la pena de muerte y una persona con un cargo que legalmente sea posible quitarle la vida no lo convertía en un criminal, porque legalmente sería posible. Pero si hablamos de “pureza” por así decirlo, respecta a una mala acción, pero, existe un pacto internacional civil y político que dice que:
“Cuando un individuo corrompe a los derechos humanos de otra u otras personas, esta renunciando a sus derechos humanos”.

 

Expongo los siguientes argumentos en contra:

El castigar crímenes graves con la muerte no implica necesariamente que los crímenes vayan a disminuir. Esto se debe mayormente a que las personas que matan o violan, carecen de estabilidad mental y cuentan tanto con alguna deficiencia mental como con problemas sociales muy graves, a saber: familias ausentes o con problemas propios o cercanos de alcohol / adicción, falta de cobertura de sus necesidades básicas y educación.

A este argumento se le suma la opinión común de que la Pena de muerte no implica el acto de Justicia, sino una mera venganza, impulsada por las emociones de ira y bronca generada por los allegados a la víctima.

También, se debe considerar la posibilidad de errores judiciales, los cuales suceden con mucha frecuencia. Estos, derivarían en la condena y la posterior pena pagada con la muerte, de personas inocentes (acto de injusticia).

El último argumento y el que, a mi parecer tiene más peso, es que con la Pena de muerte se produce la violación del derecho básico y fundamental de los seres humanos: la vida.

Como bien dije, en algunos casos el entorno afecta al criminal psicológicamente, yo pienso que estaría mejor que se les lleve al psiquiatra o al psicólogo, pero si no funciona sería mejor condenarlos a la pena de muerte, pero en contra de mi propio argumento se crea la pregunta ¿como comprobamos si esta ya capacitado para socializar? Esto seria arriesgado, porque al liberarlo podría cometer más asesinatos de inocentes, pero si unos se rehabilitan completamente no habría ningún problema, yo creo que es mejor después de que se cree que la terapia finalizó mantenerlos vigilados y que no se den cuenta, así se sabría el resultado.

Por otro lado, hablando de problemas judiciales al momento de que inocentes sean condenados a la pena de muerte, varía según el país, en algunos países de que se cometan estos errores es más alta, también hay los que es más baja, además, también hay que tener en cuenta que se pasan por varios procesos en los que se evalúa a el delincuente, por lo que la cifra reduce.

En contraposición, expongo los argumentos a favor:

Si se le pide a los allegados a la víctima que brinden una respuesta al argumento de que la Pena de muerte no implica Justicia si no mas bien venganza, su respuesta probablemente sería algo parecida a la siguiente:La muerte del criminal, si bien no aliviaría a toda la familia, nos traería un sentido de paz; de sentir que la persona que le hizo tanto daño fue al menos castigada de la misma forma.

Para reflexionar acerca de esto, es necesario pensar en la siguiente pregunta derivada de un ejemplo, por mas drástico que éste sea:Si te violaran o asesinaran a tu propio hijo… ¿Cómo te sentirías? Seguramente desearías matar con tus propias manos al que lo hizo. Es a esto a lo que me refiero con la Justicia, hábito de dar a cada uno lo suyo (en este caso que el criminal reciba lo que se merece; esta noción varía según el estado emocional de la persona que lo analiza: las emociones fuertes distorsionan la mirada de la cosas). También está el hecho, desde un aspecto menos humanístico, de que las personas que son enviadas a la cárcel deben ser mantenidas mediante nuestros impuestos. ¿Es justo que paguemos, sin tener en cuenta el monto, para mantener a una persona quizás por el resto de su vida, que cometió un crimen tan grave? Tomémonos un momento también para analizar a uno de los grandes pensadores y formadores del pensamiento cultural: Kant.

Este filósofo sería en estos tiempos, un gran partidario de la Pena de muerte. El sostenía la teoría de la tan conocida frase: Ojo por ojo, diente por diente. Entendiéndose por ésta que a tal perjuicio, tal consecuencia.

No estoy del todo de acuerdo con la pena de muerte, pero he de admitir que sí la justificaría si se tratara de un violador, de un asesino en serie o de un terrorista, los cuales destruyen familias enteras. Pienso que hay personas a las que no se les puede reinsertar en la sociedad, no por que tengan problemas psicológicos (excusa muy común para explicar ciertos crímenes), sino por que existen malas personas, malas de verdad, aunque no lo creamos y queramos dar una explicación a ese comportamiento para no ver la crudeza de ciertos seres humanos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 14 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

RaquelS

1 comentario

  • Vivimos en sociedad y cada vez somos mas. Esto nos obliga a dictar normas para convivir en armonía, y respetando los derechos de prójimo, tanto en sus cosas materiales como en sus pensares. La envidia, el egoísmo, y el ansia de poder, entre otros sentimientos “agrios” que a veces dominan la mente humana, son responsables en muchas ocaciones, de actitudes “criminales”. Solo si se lograra, la satisfacción material y espiritual de una sociedad, estaríamos cerca de una vida armónica. Mientras esto no tenga lugar, la pena de muerte, que no resuelve el daño causado a las víctimas, al menos es un intento de frenar las acciones semejantes….

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información