Sociedad

Pensando En La Muerte Desde Una Perspectiva Filosófica

Pensando En La Muerte Desde Una Perspectiva Filosófica - Sociedad

Un filósofo de la antigüedad llamado Epicuro decía que “La muerte no nos concierne, pues cuando existimos, la muerte no está presente, y cuando llega la muerte nosotros ya no existimos”. Está frase denota una evidente indiferencia hacía el fenómeno de la muerte, pues puede originarnos angustia y Epicuro rechazaba todo aquello que pudiera causarnos sufrimiento. Quizá muchos de nosotros actualmente seamos “Epicureos” y rechacemos también todo aquello que nos origine sufrimiento, como el hecho de pensar en la muerte. ¿Pero por qué puede causarnos tanta angustia pensar en ella? Parece que es por ser segura y su momento incierto. Es decir, sabemos que nos vamos a morir, porque hemos visto que otros mueren, pero no sabemos cuándo: pudiera ser en este preciso momento, justo cuando escribo un artículo relacionado con la muerte. O sea, el hecho de ser fortuita puede originar una pérdida de sentido en todo cuanto hacemos. “¿Qué caso tiene hacer esto o aquello si en cualquier momento me voy a morir?” Es como si el hecho de saberme mortal hiciera que la vida ya no me concerniese. Se da un vuelco a la frase de Epicuro, pues ya no es la muerte lo que me es indiferente sino la vida.
Es evidente, entonces, que la muerte puede quitarle sentido a la vida, pero también puede dárselo. Otro aspecto de pensar con detenimiento en la muerte es que puede darle valor a la existencia. Porque sé que me voy a morir aprovecho cada momento, cada instante de mi vida. Ahora ya no me pregunto ¿qué caso tiene hacer esto o aquello sí sé que en cualquier momento me voy a morir? sino, ¿qué debo hacer o cómo debo vivir, ya que sé que la muerte es segura y su momento incierto? Es decir que pensar en la muerte determina mi forma de actuar en el mundo, me hace ser más consciente de lo que hago. Ya no solamente vivo, sino que me doy cuenta de cómo lo hago. En resumidas cuentas, entonces, la muerte pudiera concernirnos, pero no como algo fortuito, a la manera en que lo pensaba Epicuro, sino como algo que posiblemente esté ocurriendo cada día, cada instante, paulatinamente. Con el paso del tiempo vamos perdiendo pelo, fuerza, memoria, etc., la vida puede interpretarse más como pérdida que como ganancia. Ser consciente de todo esto puede obligarnos a hacernos una pregunta ética fundamental: ¿qué debo hacer?

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Francisco

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información