Literatura

Perdí a mi padre



Perdí a mi padre - Literatura

Que triste tener que contar esto, es demasiado personal, pero entiendo que también es bastante común, lamentablemente las enfermedades nos pueden arrebatar a quien más amamos. En este caso fue mi padre.

Nuestra familia se compone de cinco integrantes, mis dos hermanos, padre, madre y yo.

 

Año 2015: Enero hasta abril

Todo estaba bien, cada uno cumpliendo con lo que debíamos. Mis padres trabajando, Ambos hermanos estudiando, uno en cursando Educación básica y el otro había pasado a Tercero medio, yo en mi Primer año de Educación Superior como Técnico en Enfermería.

 

Siempre fuimos unidos, de hecho, durante la semana o los días Sábado o Domingo, salíamos los cinco, ya sea a disfrutar el día al Parque Ecuador, un asado con la demás familia, sociabilizábamos mucho o íbamos a ver a visitar a nuestros abuelos, tanto por parte de padre como de madre.

Pero la vida, siempre te pone a prueba cuando estás muy cómodo. Algo que te remese al 100%.

Aproximadamente en el mes de abril del año 2015, mi padre empezó a sentir síntomas muy extraños. Se presentó un hábito intestinal diferente, cada vez era más difícil para él realizar algo tan sencillo para nosotros como el ir al baño. A esto sumando dolor estomacal sin explicación, sangre en heces.

Nos preocupamos de enseguida y le sugerimos que fuera a médico, nos hizo caso y se dirigió donde un especialista (Colon proctólogo), quien le dio la orden para que se realizará un examen de sangre oculta en heces, llamado FOBT (Fecal Occult Blood Test).

El médico ‘’ Especialista’’ complementando los resultados del examen más la exploración física que le realizo a mi padre, de la cuál afirmó que el médico simplemente se enfocó en lo exterior/físico, diciendo que él se veía bien por fuera, que estaba ‘’maceteado’’, no se veía enfermo, en general que se veía bien y sano a simple vista, lo cual a mi parecer es muy poco profesional, irresponsable y negligente.

En fin, concluyo en una de las citas a médico, que mi padre simplemente tenía una infección intestinal debido a un protozoo y que con las pastillas que él le daría se le tendría que pasar los síntomas dentro de un par de meses.

Cabe destacar que no le dio orden para que mi padre se realizara una Colonoscopía, la cual se trata de un examen de rigor en donde se explora el interior del Colon (intestino grueso) más la parte final del intestino delgado (íleon) esto gracias a un instrumento llamado colonoscopio, formado por un tubo largo y fino que incorpora una cámara y luz propia.

 

Esperamos como familia la recuperación de mi padre, confiando en el Profesional, hasta que llegamos aproximadamente a finales de año, cuando mi padre no se le quitaban sus síntomas, al contrario, fueron empeorando cada vez más, por lo cual fue a visitar a otro Colon Proctólogo, quien fue más acertado y le dio la orden para realizarse el examen de rigor en estos casos, que era la Colonoscopia. Luego en el momento del examen se dieron cuenta que su intestino grueso estaba tan obstruido, que no pudieron explorar más allá de 5 centímetros de su Colon, pero aun así lo que alcanzaron a explorar, hallaron lesiones neoplásicas. Pero aun así no era suficiente, lo citaron nuevamente para ver la posibilidad de que pudieran visualizar todo el Colon y mayor parte y esa vez, yo lo acompañe. Estaba muy preocupada. Me encontraba cursando mi primer año de Técnico En enfermería y los síntomas que presentaba mi padre más el hallazgo en su examen, me dieron muy mala señal.

Termino el examen, mi padre estaba en recuperación de Anestesia. Pudieron visualizar más esta vez, pero no todo completamente. Además, le tomaron una biopsia (muestra de tejido para luego ser estudiado) y cuando nos entregaron los resultados del examen el especialista que se lo tomó, le dijo que viera urgente un especialista ya que los exámenes no habían salido buenos.

En estos momentos en los que estoy frente al computador, escribiendo y recordando la situación, me da un dolor en el pecho, de esos que solo te provoca ganas de llorar, te cristalizan los ojos, sientes que el corazón late más fuerte pero sólo da chance a tragar saliva y seguir escribiendo.

Llegó después de 20 días, el resultado de la biopsia, por ende, mi padre junto conmigo nos dirigimos al mejor Colon Proctólogo de Concepción. Estuve allí cuando el médico le comunica que el padecía de Cáncer de Colon. Yo lo sospechaba y se lo había comunicado a mi padre y madre en su minuto, pero de todas maneras necesitaba escucharlo de un médico. Es como cuando tú sabes algo estás seguro de ello, pero no eres capaz de tomar el peso porque es algo que no te gustaría que pase, no lo visualizas en tu cabeza del todo porque sabes que es algo que te destrozaría.

Después de esa cita con mi padre, que si no me equivoco fue un viernes, a los 4 días lo debieron hospitalizar para que realizaran una cirugía de urgencia, en este caso se trataba de una Laparotomía abierta, ya que debían sacar el tumor del intestino grueso, sin saber donde estaba ubicado exactamente.

Con mi madre estábamos muy angustiadas, pero confiando en que saldría todo bien.

Torpemente como era la primera vez que pasábamos por algo como esto de tener que acompañar a alguien por una cirugía tan complicada, nos fuimos a nuestra casa, obviamente con mi madre esperamos a que lo llevaran a pabellón de la Clínica Sanatorio Alemán para luego marchar.

Transcurridas 2 horas, mientras estábamos en la casa sirviéndonos un café con mi madre aproximadamente a las 23:00 pm.  suena su celular.

Era el cirujano que estaba operando a mi padre. Le comunico a mi madre que ella no debió haberse ido y que tendría que volver a la Clínica, debía hablar con ella y que mi pare ya había salido de la operación hace poco y que se encontraba en Post operados.

Le pregunte a mi padre que estaba pasando y me contó. No se imaginan lo que sentí, fue un impacto, lo sentí tan desprevenido y pensé inmediatamente que esto no estaba para nada bien, no eran buenas noticias.

Mi madre contacta a un familiar para pedir que nos lleve a la Clínica urgente, ya era de noche, estaba oscuro y nosotras demasiado preocupadas. En el viaje no pude aguantar un par de lagrimas mientras veía por el vidrio del auto, pensé bastante, estaba muy angustiada.

Llego el momento de hablar con el médico, íbamos acompañados por mis abuelos maternos, (quienes nos trasladaron hasta la clínica). Sólo puedo recordar las siguientes palabras ‘’ tuvimos un problema durante la operación, realizamos la cirugía, pero el tumor es irresecable’’, esto me dijo inmediatamente que no era posible extirpar y acabar con el cáncer, simplemente iba vivir, lo que le restara y dejara esta maldita enfermedad. No pude contener, mi madre estaba un poco consternada, bloqueada, no entendía muy bien a qué se refería o significaba lo que el cirujano nos acaba de decir, pero yo sí, sabía que esto resultaría en pérdida en cualquier momento y que lo debíamos aprovechar más de lo ya lo hacíamos.

 

Todo se me derrumbo, lo peor de todo, lo más complicado fue que el estaba confiado en que saldría todo bien, hasta se sacó una foto antes de la operación, él era muy alegre y optimista, daba vida donde llegara. Al momento de despertar, mi padre estaba bien, él no sabía que había salido mal la operación, daba por hecho que le habían extirpado el tumor y seguiría con nosotros hasta viejito, sin embargo, el cirujano nos pidió discreción, no le podíamos decir nada, independiente de cualquier cosa, que él sería el que le daría la noticia en su momento.

Imaginen por un instante con que cara lo miraba, sabiendo que todo había salido mal, sintiendo ese miedo de perderlo, de no tener más sus abrazos, el que me alentara atreverme y creer en mi cuando quería lograr algo. Estaba muy angustiada, pero me tuve que colocar una mascara para poder disimular todo lo que sentía y así no preocupar a mi padre o que sospechara alguna cosa, debía estar tranquilo, estaba recién saliendo de una operación, su evolución me importaba al igual que a mi madre.

debimos callar.

 

Al transcurrir los meses después de una de las peores noches que tuvimos que vivir como familia, sometieron a mi padre a otra cirugía porque llego al extremo que ya no podía ir al baño y debido a su lesión en el intestino, en la cirugía le hicieron una colostomía. Es un procedimiento quirúrgico en el que se saca un extremo del intestino grueso a través de una abertura (estoma) hecha en la pared abdominal. Las heces que se movilizan a través del intestino salen por el estoma hasta la bolsa adherida al abdomen.

Luego vinieron las Quimioterapias, con el objetivo en el caso de mi padre, de sólo poner un Stop a la metástasis, claro que esto no iba a ser por siempre, pero iba a mantener a mi padre vivo un poco más de tiempo.

Las veces que me tocaba estar con mi padre, viendo tele o simplemente abrasándolo de la espalda mientras él descansaba o dormía (ya que había veces que prefería dormir para no sentir dolor o malestar), lloraba sin que se diera cuenta, me sentía tan mal, ni siquiera me daba oportunidad de poder pensar, simplemente vivía mi dolor en silencio, sobre todo en las noches. Siempre trataba de que nadie en la casa me viera porque primero que todo, tenia hermanos menor a mí, no quería aportar más nostalgia a algo que si o si nos afectaba a todos, estábamos frágiles, sensibles. Por otra parte, debía apoyar a mi madre, ella fue bien fuerte, pero me toco más de una vez tener que abrasarla, mientras me sentía rota, era difícil pero no imposible. Y así fue como fuimos superando mes a mes nuestra crisis familiar.

Nunca habíamos visto a mi padre enfermo, fue un shock tremendo. Para nosotros era indestructible. Sí, yo tenia una edad prudente como para dejar de creer en esas cosas, pero es verdad y no me avergüenza decir, que, para mí era inmortal, una clase de semidiós que batallaba para que estuviéramos siempre bien, nos cuidaba y no permitía que nos faltaran al respeto.

 

 

Año 2016: Se nos vá

 

Este año fue crucial, mi padre cada vez se debilitaba más, sus piernas, brazos, cara, ojos, voz, ya no era la misma, llegue a sentir que no era mi padre. Lo desconocía, esto me causaba un sentimiento inexplicable, pero créanme que sabía que era él en el fondo, sólo que al observar no lo podía encontrar, pero sí sentir.

Lo amo, no puedo decir que lo amaba porque estaría mintiendo y hablando en pasado.

No porque una persona fallece y no está físicamente contigo, significa que la olvidaras, que hasta allí quedara todo sentimiento. Cuando realmente se ama, esto no pasa. La persona vive, porque vive en tus recuerdos, pero cuando se pierde a seres importantes de esta forma, lamentablemente su recuerdo lleva consigo dolor. Por eso hay veces que su recuerdo te saca una sonrisa, pero luego te trae lágrimas.

Había veces en mi día a día que llegaba a esta parte, no era para nada agradable y lo reconozco, no podía en ese entonces controlar mis pensamientos y emociones. No solo me refería a mí cuando pensaba, sino que en todos.

 

Esta parte se llama, ¿Cómo?

 

¿Cómo olvidar una presencia tan grande, positiva y alegre?

¿Cómo dejar de extrañar a tu padre?

¿Cómo olvidar a tu marido con quien tuviste tres bellos hijos, fue tu segundo y último amor?

¿Cómo olvidar a mi esposo si cada hijo tiene un pedacito de él? Ya sea un gesto, facción, forma de ser.

¿Cómo olvidar su risa, su voz, sus manías?

¿Cómo te terminas de despedir de alguien que no quieres que se vaya de tu vida?

¿Cómo pillar las palabras adecuadas para quedar satisfecho y estar seguro de que esa persona que perderás físicamente se vaya claro de todo lo que sientes por él?

¿Cómo acostumbrarse a poner una taza, plato, o cuchara menos en la mesa?

¿Cómo poder sentir nuevamente que te tiene sostenido en sus brazos?

¿Cómo preparar de la mejor forma a mis hijos antes de partir?

¿Estarán bien realmente si mí?

¿Cómo reaccionara mi esposa con todo esto?

¿Cómo sentir esa seguridad de que nada te pasaría?

¿Cómo poder entender y convencer de que las cosas pasan por algo?

 

Mes de septiembre:

 

Llegamos al mes de septiembre. El sol estaba hermoso, se sentía el calor apenas ponías un pie en el jardín. Mi padre cuando sentía que tenía un poco de energía, salía a sentir el calor del sol, cerraba los ojos, quizás muy dentro de él presentía que ya estaba llegando la hora de partir y por la misma razón disfruto hasta el más mínimo rayo de sol. En una de esas ocasiones yo estaba en el jardín con una cámara, lo vi, me sonrió y me quedé pensado en que  no porque estuviera enfermo, se viera mucho más delgado y diferente al papá que veían mis ojos durante tantos años, merecía una foto, él era super  fotogénico, tiraba pinta como se dice, así que  independiente  de que al verlas después, me diera tristeza, y quizás no fuera uno de los más hermosos recuerdos, le hice una sesión de fotos, recuerdo que le decía; Ya papá, posa! Y él me hacía caso y jugaba con la cámara, miraba al horizonte, mientras nos iluminaba el sol.

No sé si me entienden, pero para mí fue un gesto muy bonito y también muy difícil, sobre todo cuando se las mostré (con pena, pero disimulando), le dije que se veía lindo en todas sus fotos, mientras él sólo sonreía.

me deje de un lado y pensé en él, de disfrutar y disfrutara ese momento de padre e hija, ya que se lo pasaba en cama la mayor parte del tiempo, mi papá ya estaba muy débil, ya no había tiempo de sentirse tan mal, había que aceptar y tratar de disfrutarnos el poco tiempo que nos quedaba juntos físicamente.

 

Al transcurrir los días después de esa sesión de fotos no estaba comiendo casi nada y lo poco que ingería lo vomitaba a los cinco minutos, era terrible verlo, me despertaba cada mañana escuchando como vomitaba, de tarde, noche, durante el almuerzo, era devastador, tanto que llegaba a soñar con ese momento y despertaba llorando.

Su cuerpo ya no era el mismo, bajo mucho de peso ese último tiempo, sus pasos eran lentos, su voz muy desgastada, la luz y el brillo de sus ojos verdes ya no eran los mismos, ya no eran intensos, estaban nublados, muchas veces desorbitados, pero aún sonreía.

Recuerdo que la última canción que disfruto y hasta bailó, fue una de Michael Jackson, le gustaba las coreografías y había veces que las ‘’imitaba’’.

Se acercaban las fiestas patrias en Chile, fecha donde todos están alegres, entusiasmados por juntarse con la familia a celebrar, preparar un asado, los cuales disfrutábamos con mi padre en muchas ocasiones, le quedaban muy buenos y era bien reconocido por ello.

Días antes de su fallecimiento decidió ir a la clínica, lo vinieron a buscar a la casa, quedo hospitalizado con régimen cero, ni siquiera podría tomar agua

. Me tocaba ir después de clases a verlo, sólo quería que llegara la hora de termino para poder estar con él. Quizás se preguntarán si se me paso por la cabeza, congelar los estudios y preocuparme exclusivamente de él. Les responderé que sí, lo pensé, estaba casi segura de hacerlo, cuando mi padre, me dice; No, termina tus estudios. Era lo que más quería, así que le hice caso y seguí adelante, no me pregunten de dónde saque fuerzas para poder estudiar y vivir esa situación al mismo tiempo porque ni yo me lo creo.

Una vez que llegue a su habitación, estuvimos solos, recuerdo que él sentía mucho calor, se destapaba y yo no entendía por que se sofocaba tanto. Tenia sus ojos cerrados, no los abría, yo no sospechaba nada, no me daba cuenta en ese minuto que mi padre se estaba yendo definitivamente, de a poco, pero seguro. Toda mi ingenuidad se rompió, cuando el medico lo va a ver, llama a mi madre fuera de la sala en donde estaba mi padre y le comunica que estaba agonizando.

Mi madre me llama y me cuenta que el papá estaba en las últimas, no pude llorar, estaba mi abuela paterna y no quise agregar más angustia, ella estaba super mal, boto un par de lagrimas mientras yo la contuve, sentía que no era mi momento de flaquear.

Mi madre aviso a familiares y amigos lo que estaba sucediendo con mi padre y a las pocas horas, la sala estaba llena de personas.

Tuvimos todos nuestro tiempo de despedida, en realidad, ya nos habíamos despedido antes así que ese día no fue mucho lo que estuve a su lado.

Ese día fue muy devastador, las personas estaban tristes, estábamos de luto.

A la mañana siguiente mi madre me llama aproximadamente a las 10:00 AM, para comunicarme que levantara a mi hermano menor y que fuera a buscar al liceo a mi otro hermano, porque nuestro papá ya había fallecido.

Nos fuimos con nuestro abuelo, él nos vino a buscar, así que llegamos rápido a la clínica.

Era primera vez que veíamos a la muerte tan cerca, nunca habíamos visto a alguien fallecido y justo tuvimos que vivirlo con nuestro padre. Llegamos los tres a la clínica, subimos lo más rápidos las escaleras que daban con el pasillo en donde estaba la sala de mi padre, con el corazón a mil, hasta que llegamos, allí estaba, en la camilla, con oídos, nariz y boca tapada con algodón. Fue impactante verlo de esa forma. Su piel aun seguía tibia, su corazón ya no latía, su piel había cambiado un poco de color, estaba más opaca, sus ojos naturalmente cerrados.

Me dio tanta pena, al verlo no podía asimilar que su corazón ya no latía, que se me ocurrió de una forma muy rápida, poner mis manos sobre su pecho y moverlo. Me entré a desesperar mientras le decía; ¡Papá!, ¡Papá!, así que un familiar de mi padre me tubo que abrasar y decir mirándome a los ojos que mi padre ya estaba descansando.

Obviamente rompí en llanto, al pasar los minutos lo miraba, le tocaba su cara, sus manos, hasta que me quedé con mi cabeza sobre su pecho por un momento y me calmé.

En la clínica había una capilla y fue allí donde lo trasladaron mientras se hacía el papeleo de la funeraria para que llegara y lo cambiaran al ataúd.

A mi padre le encantaba la bebida Fanta, por lo que fui al negocio y le compre una, luego se la deje en su bolsillo del pantalón para que, en su viaje, se la fuera bebiendo, más un papel que decía; ‘’Te amo papá’’

. No lo sé, fue algo extraño hacer eso, porque sabía que estaba fallecido, pero me nació y simplemente lo hice

 

En su velorio y funeral se presentó mucha gente también, estábamos acompañados. Le escribí un texto de 2 paginas para despedirme de él, se lo leí a todos, fue conmovedor.

Es normal que uno al a perder un ser querido, busque el detalle más mínimo o la falta más mínima, un No que debió haber sido un Sí, una pelea que no debería haber sucedido, que falto dar, entregar tiempo, prioridad, etcétera. Pero déjenme decir que no es del todo así. Yo estuve mucho, pero mucho tiempo junto a mi padre, me levantaba a las 04:00 AM si era necesario para acompañarlo a la clínica por sus crisis, lo ayude con su colostomía, le brinde amor, lo acompañe a realizarse sus exámenes, le decía que lo amaba, lo abrasaba mientras dormía, le pedía a Dios que me diera todos sus dolores a mí en vez de a él, entre muchas cosas más.

La mente nos juega muchas veces en contra, pero sólo depende de ti en poder cambiar y dominar tus pensamientos y emociones.

Son palabras muy sabias cuando dicen ‘’No es el cambio lo que produce dolor, sino que la resistencia a él’’. Y claro que es así, lo experimente, obviamente no todos percibimos, sentimos igual, pero por mí, tienen mucha sabiduría esas palabras, así que ténganlas presente.

Chile.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Taty1995

3 comentarios

  • Ten entiendo perfectamente créeme que comprendo todo por lo que has pasado, mi mami se fue en febrero de este año y te juro que casi me muero de dolor, pero sabes mi esperanza es saber que nada muere realmente pues la vida continúa más allá. Después que ella se fue de alguna manera se las ingenió para dejarnos saber a mis hermanos y a mi de que estaba bien. Se le presentó a mi hermano en sueños le dijo que no sufriéramos más que ella estaba muy bien, a mi me vino a vicitar una mañana antes de levantarme de la cama yo estaba casi despierta aunque todavía soñolienta pero muy consciente, vino y me abrazó y yo la abracé y la toqué le toqué las manos ,su cara, el cabello. Estaba igual, su temperatura tibia, nada de fría ni nada de eso. Eso sucedió en dos ocaciones. Ahora estoy más tranquila porque se que ella está bien y viva en otro lugar , pareciera ser otro plano espiritual menos denso que este en que vivimos. Un abrazo .

    • Que linda experiencia, gracias por compartir. Yo sólo lo he visto en sueños, a veces lo veo sano y otras enfermo, es super complicado, pprque me revive ciertos momentos «traumaticos», pero de todas formas hay algo que me dice que está bien.
      Gracias por comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.