Política

Pero qué público más tonto tengo.



Pero qué público más tonto tengo. - Política

Decía Chomsky que una de las estrategias más útiles para gobernar consiste en hablar a los ciudadanos como si tuviesen 12 años. Un mensaje simple, que todos puedan entender.

Esto supone tratar a todos como menores de edad. Pese a que nos vendan que vivimos en democracia que nadie se engañe, nunca hemos adoptado ese sistema de gobierno. Nosotros vivimos en gobiernos representativos; es decir, delegamos en partidos políticos las decisiones que atañen a todos.

La idea de hacer que no sintamos la política como algo propio es enormemente útil; así el común de los mortales no querrá indagar en asuntos de estado. Las cosas importantes quedan relegadas a un rinconcito de  la memoria, similar a la barra de un bar. El resto lo ocupa el fútbol, los reality show, la droga…

Pero si somos realistas, entender las ideas principales de la lucha de clase, ese mecanismo olvidado que sigue moviendo el mundo; es bastante más simple que aprenderse las alineaciones de los equipos de primera división.

Cada país tiene sus peculiaridades, pero todo tiende a la homogeneidad capitalista. Así en EEUU tienen dos partidos que abarcan infinidad de ideologías pero que tratan de captar el voto progresista (demócrata) y conservador (republicano).

La mayoría de los países de mueven de igual forma dentro de ese bipartidismo. Para que un país sea bipartidista, no necesita que los votos vayan fundamentalmente a dos partidos.

España sigue siendo un país bipartidista pese a que ahora son 5 los partidos que se reparten a los electores.

El PP agrupó en su momento a los franquistas que no podían afirmar su ideología públicamente, pero perdió el voto de algunos ultraderechistas por apostar también por una unión con liberales. Así durante varios años en el partido convivieron franquistas, liberales, conservadores…

El PSOE recogió por su parte el voto útil de aquellos que se llamaban así mismos de izquierdas. Ante el negocio que suponía este nicho electoral, al final simplemente acabaron sumándose todos los que no comulgaban con la España más tradicional. Pero la idea de voto útil hizo que en el mismo partido convergiese el voto de monárquicos y supuestos comunistas o socialistas que querían impedir el ascenso del PP.

Tras años de corrupción descarada, el bipartidismo tiene que cambiar para que el sistema monárquico de gobierno representativo, que es el modelo que realmente tenemos en España, se mantuviese vivo.

Simplemente el monstruo de dos cabezas que conformaba el PPSOE tuvo que convertirse en una hidra de 5. Por la magia del mass media, emitiendo mensajes que compramos mediante nuestro voto.

A la supuesta derecha Ciudadanos; todos muy guapos, recién duchados y afeitados, aunque ya se le escapa algún caso de corrupción y su oportunismo es evidente apenas posemos unos minutos la mirada en el centro de sus acciones. Más a la derecha que ninguno tenemos a VOX, que son como si un falangista se hiciese metrosexual. Un partido para que los fascista puedan votar sin tener que reconocerse como tales.

A lo que se cree que es la izquierda se mantiene el PSOE y ahora la confluencia de IU y Podemos. Unidos Podemos, que ha hecho el mayor logro de la política burguesa: sacar a la gente de la calle para llevarla a las urnas.

Votar es imprescindible sí, pero en una democracia. Mientras nuestro voto solo sirva para delegar nuestra responsabilidad el único voto útil es el que se olvida de papeletas y se acuerda de la militancia diaria.

Sal a la calle.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Gerardosanmiguel

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.