Política

Perón, Justicialismo y Nacional Socialismo argento.



Perón, Justicialismo y Nacional Socialismo argento. - Política

#PERONISMO el #NACIONALSOCIALISMO argentino.
PORQUE ES TOLERADO A PESAR TODO?

Esto no va contra de los peronistas que aunque no comparta para nada su ideología socialista por no respetar muchas veces las libertades individuales ni la propiedad privada, como liberal que soy, tolero todo tipo de pensamiento diferente al mio. ademas de que entre los cuales tengo muchos amigos muy queridos y no quisiera que crean que es en contra de ellos, sino solo es una observación objetiva de un movimiento político nacido del facismo italiano de Mussolini y de la Alemania Nazi de Adolf Hitler y que extrañamente es bien visto por la sociedad y sus instituciones.

– El Peronismo es Nacional Socialismo pero al estilo argentino, acá dicho en la boca de su creador El General Juan Domingo Peron pues el lo denomina como un Socialismo de carácter Nacionalista como se ve en uno de los vídeos que dejo a modo de de documento en esta publicación. Y si vemos las políticas que el promueve en la doctrina justicialista, veremos que son practicamente las mismas a las que llevaba a cavo tanto Mussolini en Italia como Adolf Hitler en la Alemania de la segunda guerra, el mismo cuenta en su registro de cuando paso por esas tierras a fines de los 30 que se maravillo con esos sistemas socialistas y sus logros políticos y tecnológicos tanto el italiano como el alemán y por esto tampoco se extraña que Peron luego de la guerra trajera a nuestro país a científicos y oficiales Nazis (Igual a lo que hizo el mismo Estados Unidos en esa misma época con Von Brown y otros) para asistirlo en su afán de crear material bélico de avanzada especialmente en aeronáutica y tecnología atómica. Lo extraño es que en Argentina se persigue y se pena duramente a todo atisbo de Nacional Socialismo que aparece incluso aveces llegando al ridículo de robarle artículos históricos a coleccionistas de la segunda guerra, pero con el Peronismo que es declarado por su propio creador como Socialismo Nacional o Nacional Socialismo que es lo mismo, en este caso se lo tolera e incluso se elogia y ni las entidades judías ni la justicia penaliza este movimiento Nacional Socialista que es el Peronismo. Siempre me lo pregunte y hasta ahora no hallo la respuesta mucho menos al escuchar sus discursos y arengas en las que contaba que salia el junto a sindicalistas con garrotes con un clavo en la punta a reventar cabezas, textuales «Salimos 500… y rompimos todas las cabezas que encontramos y todas las vidrieras y todo y al día siguiente eramos dueños de la calle» entre otras atrocidades que el felizmente contaba en sus audios que hoy ya salieron a la luz publica y que acá dejo uno de ellos para que lo escuchen por su cuenta. Tal vez una posible respuesta de porque este Nacional Socialismo argentino no fue perseguido es que Peron aparentemente no era anti-judio e incluso se dice que ayudo a judíos que huían de la segunda guerra, pero esa dualidad es tan extraña de ayudar tanto a judíos como a Nazis, como alguien muy inteligente y afable, como también cruel, indescifrable y sombrío a la vez, lo hace tan interesante como personaje histórico amado y odiado a la vez.-

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.22 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

German Lorca

3 comentarios

  • Tienes buen material, pero no lo explotas, no haces un artículo, es un par de párrafos largos que no llegan a profundizar la problemática someramente planteada, toma mi consejo y escribe para lograr profundidad y resolución y no solo visitas.

  • La razón por la que no identificamos socialismo y nacionalismo con nacional-socialismo y fascismo, se debe al mecanismo del Chivo Expiatorio. El chivo expiatorio es una persona, grupo, institución o fenómeno natural al que se le hace responsable de los males de la sociedad.
    En una situación histórica, como ocurre en las situaciones cotidianas; existe una red de inter-conexiones causales tan densa e inclusiva, que somos ignorantes de la mayoría de ellas. Si se tuvieran en cuenta todas esas interacciones, la culpa de cualquier mal o bien sólo podría ser del Big Bang, ya que todo lo subsiguiente, incluídos nosotros y nuestras pequeñas vidas, es sólo la canalización de las restricciones causales o leyes físicas de este universo.
    Obviamente esto no sirve para la gestión social; por lo que construimos imágenes en forma narrativa en la que lo que ocurre es reducido a un esquema maniqueo. Se definen unos culpables y unos salvadores; los culpables cargan con sus propios errores y los defectos de los demás; y los salvadores o víctimas son así limpiados simbólicamente y encumbrados.
    Estas representaciones o «relatos» no buscan describir lo que realmente pasó; sino formar la jerarquía de valores y la jerarquía de ganadores y perdedores, «empoderados» y malditos, en el nuevo orden resultante de un proceso traumático o caótico.

    La segunda guerra mundial convirtió a Hitler y Mussolini en chivos expiatorios; y los genocidios y retratos psicológicos reales de Lenin, Stalin, Mao, etc fueron traspasados simbólicamente a estos personajes. Hitler se parece mucho más en la imaginación popular a Stalin, que al propio Adolf Hitler. Pero casi nadie ha oído hablar de Stalin, o del fervor con que la izquierda lo lloró y lo defendió, feministas incluídas, así como a Mao o al yihadismo y movimiento de los ayatolás.

    El genocidio nazi, en el que murieron 14 millones de personas, hay que ponerlo en relación a los más de cien millones de asesinatos perpetrados por la suma de regímenes comunistas; con el genocidio otomano de los armenios y no musulmanes, cuya no condena global llevó a los nazis a pensar que ellos podrían hacerlo también sin repercusiones (y asesorados directamente por turcos y árabes expertos en matar judíos). También en el genocidio del Congo Belga, u otros perpetrados por las potencias nor-europeas. La palma se la lleva el socialismo religioso o islam, que cuenta en su historia con cientos de millones de víctimas y muchos pueblos y etnias borradas de la Historia. Todo eso es limpiado y borrado de la Historia y la actualidad, por medio de la artimaña de imponer que el brazo en alto es totalitario si la mano está abierta, y «democrático» si está cerrada en un puño; y si el rojo no se mezcla con el verde para formar marrón.
    Esta narrativa está siendo puesta en cuestión. No me refiero al negacionismo de árabes y neonazis respecto al genocidio judío y europeo en Alemania; sino por la idea emergente de que no existe el libre albedrío y hay que construir la Historia de una forma más realista.

    1
    1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información