Cine y Televisión

Pesadilla en la cocina

Patrocinado


Pesadilla en la cocina - Cine y Televisión

Pesadilla en la cocina se ha convertido en uno de los programas más visto la noche del Jueves, y ello a pesar de que desde su estreno en 2012 ha perdido algo de audiencia, sobre todo durante la cuarta temporada. Pues bien, ahora estamos en la quinta temporada, y yo que soy un asiduo a la visión del programa, encuentro que cada vez me llama menos la atención por diferentes motivos.

Al principio, dicho reality se basaba, en numerosos casos, en la suciedad de las cocinas de los restaurantes, motivo por el cual una vez se habían grabados los programas varios propietarios se quejaron, e intentaron que las grabaciones no se emitieran. En estos casos, porque yo he oído de todo, se dice que el programa obligaba a los restaurantes a no limpiar la cocina durante varios días. Yo no se si esto es cierto o no, pero por mi experiencia os puedo asegurar que existen cocinas de bares y restaurantes más sucias de las que salen en el programa.

Por su parte, y tras la evolución que el programa ha sufrido durante las diferentes temporadas emitidas, la suciedad, salvo en casos aislados, ha quedado al margen, y ahora durante los distintos programas se muestra, en su gran mayoría, la incompetencia o no, tanto de los gerentes o propietarios como de los camareros o cocineros de los negocios, así como la mediocridad de la comida que sirven, aunque en algunos casos, cabe señalar, que el menú o la carta no es el problema real del restaurante.

Por último, querría resaltar, que para mí el programa me parece atractivo, yo aprendo bastante sobre cocina, pero también he de reconocer que en algunos casos se me hace un poco aburrido, por cuanto el guión de los distintos programas es siempre el mismo. Creo, en mi humilde opinión, que aunque la esencia del programa no se cambie, deberían dar un enfoque diferente e innovador, con el fin de que los espectadores no se aburran y dejen de verlo.


0.00 - 0 votos

Patrocinado

Acerca del autor

cesjis

Deja un comentario