Ciencia

PLANTAS TÓXICAS DE LA SIERRA ECUATORIANA



PLANTAS TÓXICAS DE LA SIERRA ECUATORIANA - Ciencia

Resumen: El presente trabajo cuenta con el análisis de las  plantas toxicas de distintas partes del mundo, las cuales pueden ser perjudiciales para animales, e incluso el ser humano. La composición química, de las sustancias que contienen y su forma de obtención.
INTRODUCCIÓN
El conocimiento del recurso vegetal ha sido una meta del hombre desde los tiempos ancestrales, en donde utilizaban las plantas en su alimentación y como medicina, sin haber tenido ningún conocimiento previo, solo con el simple análisis de que si una planta en particular les ayudaba a curar sus males.
Existen distintas clases de plantas, tanto medicinal, ornamentales, florales, toxicas etc. Los seres humanos se han esmerado en conocer las propiedades de las plantas medicinales y ornamentales, pero poca importancia le han dado a las toxicas o venenosas.
Las plantas toxicas ocasionan trastornos en animales y seres humanos los cuales van desde irritaciones, comezón, quemaduras, vómitos, desangrado, diarreas e incluso la muerte.
Las plantas sintetizan una gran variedad de principios tóxicos, pudiendo ser de naturaleza inorgánica u orgánica. Las mismas que pocas personas conocen, y sobre  todo los niños que en cualquier momento por descuidos puedan ingerir las mismas que le ocasionaran problemas si no se conoce su composición y como tratarlas.
Una planta tóxica es  aquella que posee un riesgo serio de enfermar, herir, o dar muerte a los seres humanos o animales.

 Entre las plantas toxicas se mencionan:
 Adelfa (Nerium Oleander)
Taxonomía
Es una planta muy venenosa y totalmente desaconsejada para uso particular con acciones muy fuertes sobre el corazón en dosis pequeñas, por esta razón su uso debe estar sujeto a control médico.

  • En España la venta de esta planta al público, así como la de sus preparados, está prohibida por razón de su toxicidad y su uso y comercialización se restringe a la elaboración de especialidades farmacéuticas, cepas homeopáticas y a la investigación.
  • Las hojas son ricas en sustancias digitálicas de mayor actividad que en la «dedalera» (Digitalis purpurea) como la oleandrina muy activa, tanto que incluso las mieles procedentes de la libación de las abejas en sus flores, hacen las mieles tóxicas.5

 Circunstancias de la intoxicación
En los países cuyo clima es propicio, hay muchas llamadas de casos de intoxicación a los centros especializados, muchas circunstancias podrían provocar intoxicaciones por hojas o por flores; consumo de carnes encertadas en ramas, inhalación de humos de maderas y hojas quemadas, y por mera confusión, ya que aparentemente las hojas de eucalipto son similares y estas se utilizan para infusiones, los niños accidentalmente también pueden ingerir las hojas, las flores o las semillas.
Síntomas
Los primeros signos de intoxicación son gastrointestinales; náuseas y vómitos, con deposiciones diarreicas sanguinolentas. Le siguen signos neurológicos; vértigo, ataxia, midriasis, excitación nerviosa seguida de depresión, disnea, convulsiones tetaniformes. Y en seguida aparecen signos cardíacos; arritmia en aumento, aparece taquicardia, fibrilación auricular y bloqueo con parada cardíaca.
Distribución y Habitad
Originariamente se encontraba en una amplia zona que cubría las riberas de la cuenca del mar Mediterráneo hasta China. Hoy en día ha sido introducida en muchas zonas de clima templado árido. Es frecuente en Argentina y Uruguay, en jardines y como valla mediana de separación en autopistas, como en California, España, Australia. Se ha introducido en países tropicales como Colombia, Venezuela y Panamá.
Toxicidad
Posee heterósidos cardiotónicos (0,05 a 0,01 %): oleandrina, oleandrigenina, deacetiloleandrina, etc., cuyas geninas son entre otras la digitoxigenina y la gitoxigenina, flavonoides: rutósido, nicotiflorina, ácido ursólico, heterósidos cianogenéticos. Sustancias resinosas y glucósidos cardíacos como el neriosido.
 Ortiga Mayor (Urtica dioica L.)
La ortiga mayor (Urtica dioica L.), vulgarmente conocida como ortiga mayor y ortiga verde, es la más común. Esta planta del género Urtica de la familia de las Urticaceae alcanza entre 50 y 150 cm. La característica más conocida de esta planta es la presencia de pelos urticantes cuyo líquido cáustico (acetilcolina) produce una irritación con picor intenso en la piel cuando se la toca o roza. Tiene el tallo de sección cuadrada, hojas ovales, con el borde aserrado, sus flores son pequeñas, unisexuales, inconspicuas y agrupadas en glomérulos.
Esta planta es conocida en el norte Colombia y en Venezuela (en los estados Zulia y Falcón) con el nombre de pringamosa.
 Taxonomía
La taxonomía de la ortiga mayor en el género Urtica ha sido confusa, y las fuentes antiguas eran dadas a usar una gran variedad de nombres sistemáticos para estas plantas. Anteriormente, eran reconocidas más especies de las que son actualmente aceptadas. Sin embargo hay al fin cinco claras subespecies, algunas clasificadas anteriormente como especies:

  • Urtica dioica subsp. dioica (ortiga mayor europea). Europa, Asia, África del Norte
  • Urtica dioica subsp. afghanica. Sudoeste y Asia central.
  • Urtica dioica subsp. gansuensis J.Chen Este de Asia (China)
  • Urtica dioica subsp. gracilis (Aiton) Selander (ortiga mayor americana). Norteamérica
  • Urtica dioica subsp. holosericea () Thorne (ortiga pilosa). Norteamérica.

Descripción botánica
La ortiga es una planta arbustiva perenne, dioica, de aspecto tosco y que puede alcanzar hasta 1,5 m de altura.
Es característico de esta planta el poseer unos pelos urticantes que tienen la forma de pequeñísimas ampollas llenas de un líquido irritante que al contacto con la piel producen una lesión y vierten su contenido (ácido fórmico, resina, histamina y una sustancia proteínica desconocida) sobre ella, provocando ronchas, escozor y prurito. Este picor se debe a la acción del ácido fórmico, compuesto del que contiene una gran cantidad. Estos pelos son muy duros y frágiles en la punta, por lo que es suficiente el roce para provocar su rotura.
La raíz, es muy rica en taninos, que le confieren una acción astringente.
Posee un tallo rojizo o amarillento, erguido, cuadrangular, ramificado y ahuecado en los entrenudos. Está dotado en todos los nudos de parejas de hojas, y está recubierto de pelos urticantes.
Las hojas son de figura ovalada, rugosas, aserradas, puntiagudas, y de hasta 15 cm. Son color verde oscuro. Se encuentran opuestas y también están provistas, al igual que el tallo, de los pelos que la caracterizan.
Florece del mes de julio en adelante. Las flores son verde amarillentas con estambres amarillos, reunidas en panículas pendulares, asilares y terminales. Normalmente son unisexuales, pequeñas y dispuestas en racimos colgantes de hasta 10 cm; y las femeninas se encuentran en largos amentos colgantes y las masculinas en inflorencencias más cortas.
Sus frutos son aquenios (cápsulas) y secos.
Composición
Composición química: contiene flavonoides (de acción antioxidante y antinflamatoria), sales minerales, ácidos orgánicos, pro vitamina A y C, mucílago, ácido fórmico, clorofila, taninos, resina, silicio, acetilcolina, potasio, glucoquininas y una gran cantidad de clorofila (de ahí su color verde oscuro e intenso), histamina y serotonina.
La planta también posee una sustancia llamada secretina, que es uno de los mejores estimulantes de las secreciones estomacales, del páncreas y de la bilis, así como de los movimientos peristálticos del intestino.
También contiene clorofila y ácidos orgánicos, a los que se debe su marcado efecto diurético y uricosúrico.1 Propiedades de la ortiga comprobadas científicamente: los extractos son li­geramente hipoglucemiantes. Tiene pro­piedades bactericidas y efectos favorables en los tratamientos de las afecciones de la piel (Príhoda, 1990; Wren, 1994).
Uso medicinal aprobado por la Co­misión Revisora de Productos Farmacéuticos: rubefaciente

Floripondio (Brugmansia arbórea)
 Descripción
Es un arbusto siempreverde perenne cubierto de un fino indumento terciopelado y que puede alcanzar 7 m de altura, Tiene las hojas alternas, de forma ovalada, de limbos asimétricos en la base. Las flores, de hasta 17 cm, son sub- cónicas, con corola de 3-5 lóbulos más o menos agudos, aromáticas, de blancas a marfíl. El cáliz, hendido longitudinalmente y persistente, es casi tan largo como el tubo de la corola. El fruto es una baya ovoidea de 6 por 4,5 cm. 1 2
Toxicidad
Como en el caso de Datura, todos los órganos aéreos de las especies de Brugmansia contienen sustancias cuyo consumo puede provocar problemas en la salud humana. En concreto contienen alcaloides tropánicos tales como la escopolamina y la hiosciamina, entre otros. Su ingestión, tanto en humanos como en otros animales, puede resultar fatal,3 4 y el simple contacto con los ojos puede producir midriasis (dilatación de las pupilas) o anisocoria (asimetría en el tamaño pupilar).5
Cultivo y usos
Se utiliza como planta ornamental. Prefiere la semisombra, hay que evitar el pleno sol, especialmente en clima cálido; sensible al frío, tolera sequía; florece muy bien en clima templado y en sitio caliente y abrigado; exige suelo rico, drenado, fresco y seco en invierno; riegos abundantes y diarios. En maceta se riega abundantemente desde la primavera aportando algo de abono. Se multiplica por semilla y por esqueje semileñoso.[cita requerida] Taxonomía
Brugmansia arbórea fue descrita primero por Louis Feuillée en 1714 como Stramoneoides arboreum en Journal des observations physiques, mathématiques et botaniques, faites par l’ordre du Roy sur les Côtes Orientales de l’Amérique Méridionale, & dans les Indes Occidentales, depuis l’année 1707, jusque en 1712., p. 761, pl. 46, 1714. [2] y validado luego por Carlos Linneo como Datura arbórea en Species Plantarum, vol. 1, p. 179, en 1753[3] y atribuida posteriormente al género Brugmansia por Ernst Gottlieb von Steudel, publicándolo en Nomenclator Botanicus, ed. 2, vol. 1, p. 230 en 1840[4]. 6 Un taxón homónimo y sinónimo fue descrito por Nils Gustaf Lagerheim, y publicado en Botanische Jahrbücher für Systematik, Pflanzengeschichte und Pflanzengeographie, vol. 20, p. 663.
Tejos (Taxus)
Descripción
Pueden alcanzar una altura de hasta 20 metros. Aunque con frecuencia se desarrolla de manera desigual, su copa es piramidal con abundantes ramas que salen del tronco en sentido horizontal. El tronco es grueso y con una corteza delgada de tiras pequeñas de color pardo rojizo o grisáceo, alcanzando diámetros de 1,5 metros. Son muy longevos, pudiendo superar los 1.500 años de vida. Tiene hojas perennes de 10 a 30 mm dispuestas en dos hileras opuestas, de color verde oscuro por la cara superior y amarillento o glabro por el envés. Es una especie dioica, con pies masculinos o femeninos. Fructifica en forma de arilo carnoso que rodea la simiente, de intenso color rojo y sabor agradable. Maduran en otoño y cada seis o siete años el árbol tiene una producción abundante de frutos. Raramente forman bosquetes, siendo lo común encontrar a los ejemplares aislados. Casi todas las partes de la planta son ricas en alcaloides tóxicos: taxina, taxol y baccatina, siendo el primero el más peligroso, pues puede llevar a la muerte en pocos minutos. El arilo o baya es la única parte libre de taxina, pudiendo ser ingerido con la precaución de retirar la semilla.
Su madera es muy dura, de grano fino y apretado, lo que la hace muy apta para ebanistería y talla, aunque la escasez de piezas de suficiente grosor, debido a su crecimiento muy lento, limita su uso. Durante la Edad Media fue muy utilizado en las Islas Británicas para la elaboración del arco largo, por su resistencia y flexibilidad, hecho que produjo su casi extinción en ese ámbito geográfico.
Usos y tradiciones
Silio Itálico, Lucio Anneo Floro y San Isidoro de Sevilla señalan el uso de estas semillas en la Península Ibérica por parte de los antiguos cántabros, astures y otros pobladores de Gallaecia como veneno para suicidarse cuando se encontraban sitiados por el enemigo o presos de éste.
Estos pueblos celtas veneraban al tejo, dado que formaba parte de algunos de sus rituales al ser considerado un árbol sagrado, probablemente debido a la extraordinaria longevidad de la planta, que la hace parecer inmortal. Por esta misma razón, en España ha sido plantado profusamente en la Cornisa Cantábrica al abrigo de ermitas, iglesias y cementerios desde tiempos remotos, como símbolo de la trascendencia de la muerte, y es habitual encontrarlo en las plazas de los pueblos bajo el cual se realizaba el concejo abierto. Todo esto es lo que le ha permitido perpetuar ese halo de misterio y sacralidad que envuelve lo relacionado con esta especie.
Para la tradición y cultura cántabra y asturiana, este árbol ha constituido un auténtico vínculo de su pueblo con la tierra, los antepasados y la religión antigua. Tanto en Cantabria como en Asturias era costumbre el llevar a los difuntos una rama de tejo el Día de Todos los Santos para que ella les guiara en su retorno al País de las Sombras. Durante la Noche de San Juan era asimismo usual que los mozos depositaran estas mismas ramas en las ventanas o puertas de la casa de sus pretendidas, mientras ellas les tiraban bayas de este mismo árbol.
Simbología
Su cualidad de ser un árbol perenne, tanto en el sentido de su porte, como en su longevidad, le ha valido servir como marca fronteriza y como lugar de reunión. Un árbol que por su inmutable follaje verde oscuro puede ser localizado a gran distancia. En el mundo celta, de forma especial, se veneraba a los árboles que habían visto y vivido mucho, se tomaban como sabios testigos del mundo.2
Los tejos son los ermitaños de los bosques, les gusta vivir en la soledad de las hondonadas sombrías, donde crecen lentamente durante siglos e incluso milenios.
Adelfa (Nerium oleander)
Descripción
Son árboles o arbustos de hasta 6 m de altura, perennifolios.
Las hojas son linear-lanceoladas o estrechamente elípticas, opuestas o verticiladas en número de 3-4, de 0,5-2 por 10-40 cm, con los nervios muy marcados, pecioladas, glabras.
Las inflorescencias, en cimas corimbiformes paucifloras, terminales, están compuestas por flores, bracteadas y pediceladas, tienen el cáliz más o menos rojizo, con lóbulos lanceolados, agudos, con pelos glandulares en su cara interna, ligeramente soldado en su base, y la corola rosa, rara vez blanca, con una corona multífida y del mismo color. Los estambres, con filamentos rectos, son glabros, con anteras sagitadas, densamente pubescentes en el dorso, con un dientecillo en la parte inferior de su cara ventral que se une a la base del estigma. El gineceo, con ovario pubescente y sin nectarios en la base, es cónico, pentalobulado, unido a las anteras y con el estigma recubierto de una densa masa gelatinosa.
El fruto consiste en 2 folículos de 4-16 por 0,5-1 cm, fusiformes, más o menos pelosos que permanecen unidos hasta la dehiscencia, pardos y con semillas de 4-7 por 1-2 mm, cónicas, densamente pelosas, pardas, con vilano apical de 7-20 mm del mismo color.2
Distribución y hábitat
Originariamente se encontraba en una amplia zona que cubría las riberas de la cuenca del mar Mediterráneo hasta China. Hoy en día ha sido introducida en muchas zonas de clima templado árido. Es frecuente en Argentina y Uruguay, en jardines y como valla mediana de separación en autopistas, como en California, España, Australia. Se ha introducido en países tropicales como Colombia, Venezuela y Panamá.
 
Principios activos
Posee heterósidos cardiotónicos (0,05 a 0,01 %): oleandrina, oleandrigenina, deacetiloleandrina, etc., cuyas geninas son entre otras la digitoxigenina y la gitoxigenina, flavonoides: rutósido, nicotiflorina, ácido ursólico, heterósidos cianogenéticos. Sustancias resinosas y glucósidos cardíacos como el neriosido.

Oleandrina, una de las sustancias tóxicas presentes en la adelfa.
El compuesto más característico de la adelfa es la oleandrina, un glucósido con estructura esteroide, muy similar química y farmacológicamente a la Ouabaina y Digoxina, dos cardiotónicos ampliamente utilizados en la insuficiencia cardiaca.
La acción de oleandrina es doble: la interacción con la bomba Na + y K + de las células del músculo del corazón y la acción directa en la regulación nerviosa del tono vagal del latido del corazón.3
Las células cancerosas tienen una necesidad absoluta del buen funcionamiento de la bomba del sistema enzima Na+ K+ para su reproducción, este sistema es el blanco de nuevos medicamentos contra el cáncer, tal como la oleandrina de la adelfa, actualmente se están realizando pruebas en personas con resultados prometedores.4
Toxicología
Es una planta muy venenosa y totalmente desaconsejada para uso particular con acciones muy fuertes sobre el corazón en dosis pequeñas, por esta razón su uso debe estar sujeto a control médico.
En España la venta de esta planta al público, así como la de sus preparados, está prohibida por razón de su toxicidad y su uso y comercialización se restringe a la elaboración de especialidades farmacéuticas, cepas homeopáticas y a la investigación.
Las hojas son ricas en sustancias digitálicas de mayor actividad que en la «dedalera» (Digitalis purpurea) como la oleandrina muy activa, tanto que incluso las mieles procedentes de la libación de las abejas en sus flores, hacen las mieles tóxicas.5
La intoxicación por adelfa es parecida a la intoxicación digitálica, entre 4-12 horas.
 
Circunstancias de la intoxicación
En los países cuyo clima es propicio, hay muchas llamadas de casos de intoxicación a los centros especializados, muchas circunstancias podrían provocar intoxicaciones por hojas o por flores; consumo de carnes encertadas en ramas, inhalación de humos de maderas y hojas quemadas, y por mera confusión, ya que aparentemente las hojas de eucalipto son similares y estas se utilizan para infusiones, los niños accidentalmente también pueden ingerir las hojas, las flores o las semillas.
Síntomas
Los primeros signos de intoxicación son gastrointestinales; náuseas y vómitos, con deposiciones diarreicas sanguinolentas. Le siguen signos neurológicos; vértigo, ataxia, midriasis, excitación nerviosa seguida de depresión, disnea, convulsiones tetaniformes. Y en seguida aparecen signos cardíacos; arritmia en aumento, aparece taquicardia, fibrilación auricular y bloqueo con parada cardíaca.
Hiedra venenosa (Toxicodendron radicans)
Descripción
Es una planta de la familia de las Anacardiaceae. No es realmente una verdadera hiedra o Hedera. Es más bien un tipo de trepadora que es muy famosa por su capacidad de producir un irritante para la piel llamado urushiol que ocasiona dermatitis, inflamación y comezón, En casos extremos, se aplican corticoesteroides para tratar las molestias.
Efectos en el cuerpo
La reacción causada por la hiedra venenosa (dermatitis inducida por contacto con urushiol) es alérgica. Por esta razón algunas personas no responden al «veneno» simplemente porque no son alérgicas al urushiol. Sin embargo, la sensibilidad puede desarrollarse con el tiempo. A aquellos que son afectados por el (urushiol), puede causarles rash (erupciones cutáneas irritantes). Si la hiedra es quemada y el humo es inhalado puede irritar también a los pulmones causando dolor extremo y posiblemente dificultad para respirar, lo que puede ser fatal. Si es ingerida, afecta el tracto digestivo y las vías respiratorias, en algunos casos causando la muerte. El aceite de Urushiol puede permanecer activo dentro de la planta aún muerta esta por más de 5 años, y causar el mismo efecto.
 
Dermatitis de contacto
Todas las partes de esta planta contienen urushiol, que puede causar severa dermatitis en las personas sensibles. El riesgo de exposición se puede reducir al aprender a reconocer y evitar esta especie y usar ropa que cubra los brazos y las piernas. La ropa contaminada debe ser lavada antes de su uso o su posterior utilización.
Efectos
Los efectos de roble venenoso son similares a las de la hiedra venenosa. En primer lugar, produce una picazón severa, que se convierte en inflamación, protuberancias no coloreadas, y luego ampollas al rascarse.
Taxonomía
Toxicodendron radicans fue descrito por (L.) Kuntze y publicado en Revisio Generum Plantarum 1: 153. 1891.1
Etimología
Toxicodendron: nombre genérico que deriva de las palabras griegas: τοξικός (toxikos), que significa «veneno», y δένδρον (dendron), que significa «árbol».

Dieffenbachia o difenbaquia

También existe en muchas versiones —no tantas como el filodendro— y es muy buena como planta de interior porque casi no necesita luz y es muy atractiva visualmente. A semejanza del filodentro, está  también repleta de oxalato cálcico. A lo mejor repleta es una exageración, porque es menos tóxica.
En la práctica sólo genera picazón, enrojecimiento de las mucosas y pérdida de la voz por algunas horas. Otras plantas con cristales de oxalato de calcio comunes son las calas, la oreja de elefante y el manto de eva.

Hortensia

Esta planta da una flor que se organiza en conjuntos con forma de crespón. Es una planta magnífica y las flores son bellísimas, pero tanto las hojas (en baja concentración) como las flores (en mayor concentración) contienen un compuesto llamado hidragina, un glucósido cianógeno.
Los glucósidos son un compuesto en donde una molécula de carbohidrato está unida a un grupo de alguna otra clase. En otras palabras una parte es azúcar y la otra puede ser de muchos tipos. Generalmente los glucósidos se usan para extraer el otro compuesto mediante hidrólisis y hay medicinas que se sintetizan de esa manera.
En el caso de la hortensia, la molécula de azúcar está única a un ciánido, pariente del cianuro. Como la ingestión no conlleva hidrólisis la molécula de cianuro no llega a liberarse al torrente sanguíneo en general, y sin embargo hay casos documentados de personas, perros y hasta caballos intoxicados con hortensias.

Salvia Divinorum

Esta no es la misma planta que la salvia que se usa en la comida. La Salvia Divinorum presente en muchos jardines contiene salvinorina, un alucinógeno y onirógeno muy potente. No tan potente como el LSD pero claro, el LSD es artificial. La salvinorina es, en cambio, el más potente encontrado en la naturaleza.
Se usaba como infusión para las prácticas chamánicas y la adivinación. Actualmente hay quienes la usan para fines recreativos. Sea a propósito o por consumo accidental, en dosis altas esta planta genera un estado alterado de conciencia que puede derivar a alucinaciones terroríficas, automutilación, episodios sicóticos puntuales y en algunos casos permanentes.

Floripondio, Trompeta de Ángel

Esta planta, del género Brugmansia, existe en toda Centro y Sudamérica  con distintos nombres. Es un arbolito muy atractivo y sus flores son grandes y coloridas.  Por su mismo atractivo se dan casos donde niños las arrancan y saborean pensando que son dulces como la flor del acanto.
Resulta que el floripondio tiene alcaloides tropánicos, un compuesto nitrogenado presente por ejemplo en la atropina y la cocaína. El más notorio es la escopolamina que deprime el sistema nervioso central. En pequeñas dosis la escopolamina se usa en medicamentos para el párkinson, pero en altas dosis produce parálisis, sicosis, alucinaciones y eventualmente la muerte.
Como en el caso de la Salvia Divinorum, no se sabe la dosis o qué concentración hay a priori, las personas que ingieren el floripondio para fines recreativos o chamánicos suelen llegar a los centros de urgencias con severas automutilaciones.

Laurel en flor, adelfa o trinitaria

Es una especie perenne y de floración frecuente, por lo que es frecuente su uso ornamental en el jardín. Sus flores huelen como a vainilla y su nombre sugiere una hoja comestible. Craso error.
Las hojas, flores, tallos y semillas son tremendamente tóxicas. Tiene glucósidos cianogénicos como la hortensia, pero le suma por ejemplo oleandrina, un glucósido cardiogénico que genera taquicardia en bajas dosis y en mayores dosis arritmia, paro cardiaco y eventualmente la muerte.
La intoxicación por laurel en flor se presenta varias horas después de la ingesta e incluye no sólo los mentados síntomas cardiacos sino fuerte dolor abdominal, diarrea sanguinolenta, vómitos, ataxia motriz y disnea.
Dicen que un regimiento de Napoleón, cuando ocuparon España, usó estacas de laurel en flor para asar lo que habían cazado. Varias decenas de soldados murieron intoxicados.

Lilium, lirio, azucena

El consumo de sus hojas es altamente tóxico para gatos, al punto de provocarles la muerte o bien insuficiencia renal crónica. Como no es realmente tóxica para humanos, nunca nadie se ha molestado en determinar el compuesto activo que explica su nocividad felina. Linda cosa

Ricino

Creo que a las generaciones actuales ya no les tocó beber aceite de ricino como tónico o vitamínico, pero la planta sigue presente en muchos hogares.
La semilla es muy, muy venenosa y si el mentado aceite no lo era es porque en su fabricación se extrae la ricina, una proteína sumamente tóxica que provoca diarrea, vómitos e hipotensión, pero su efecto más dañino es que se une a los ribosomas de las células, impidiendo la síntesis de proteínas y generando muerte celular que eventualmente redunda en la muerte del organismo.
Una semilla de ricino puede matar a un gato. Dos a un perro o un niño, y tres o cuatro a una persona adulta.

Tomate

¿Alguna vez plantaste tomates en tu patio o compraste esos tomates «en rama»? Bueno, no se te ocurra adornar la ensalada con unas hojitas o tallo de tomate, porque contiene atropina y otros alcaloides tropánicos.
También tiene un glicoalcaloide llamado tomatina que está en concentraciones tan bajas que no influye en los casos documentados de intoxicaciones. El compuesto aislado químicamente se puede usar como fungicida, eso sí.

Cicuta

La cicuta no es una planta que la gente cultive con algún propósito, pero está presente en casi cualquier sitio eriazo porque crece como maleza. La cicuta contiene cicutoxina, un estimulante del sistema nervioso central que en altas dosis provoca convulsiones y muerte por paro cardiorespiratorio.
El filósofo Sócrates, impulsor de una escuela de pensamiento y maestro de Platón fue acusado por las autoridades de «corromper a la juventud» con sus ideas, y recibió la orden de suicidarse bebiendo una copa de cicuta. A sabiendas de que era una medida injusta, antes de beber la copa dijo: «mejor ser víctima de una injusticia que autor de ésta».
 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

BRYAN ALEXANDER BONE QUIÑONEZ

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información