Anuncios
Literatura

Poemario La Primera Hora

Poemario La Primera Hora - Literatura

 

LA PRIMERA HORA

 

El aire profundo despliega sus alas imitando a la luz,

 

Nunca una ceguera fue tan breve, tan sencilla.

 

La voz se muestra incrédula, y el poema es en carne viva un abandono de las formas.

 

Es Septiembre cualquier intento de romance será hoja muerta.

 

El mundo es como el cráneo de la calavera que rueda a mis pies,

 

No lo entenderían, ser tan feroz, y solo vivir de esta melodía loca, al filo de la razón.

 

Hay días en que me miro a través de tus ojos,

 

En que desfilan tus hechos más cotidianos de formas naturales.

 

Nuestras conversaciones nunca fueron profundas,

 

No necesitamos del rompimiento hipócrita de las palabras.

 

¿Volveremos  juntos a esa playa donde duermen las decepciones?

 

Cierro los ojos y me entrego a la luz que es como un laberinto de cansancio.

 

¿Y tú, también te entregas a esta luz?.

 

 

HAY CIERTA HISTORIA

 

Hay cierta historia en el humedecer de las palabras, de los parpados, de la garganta y de la

 

lengua.

 

Pienso en esas despedidas que nos devoran,

 

En ese momento en que llegas a media noche y el tiempo no se detiene.

 

Hay cierta historia en la sangre vacía, en la mesa de un quirófano donde la muerte espera.

 

Taciturna y cualquier hombre se aferra con todo el poder de su voluntad a la vida.

 

Pienso en esas despedidas que nos devoran,

 

En ese buscar frente al espejo reflejos inclementes.

 

Es media noche y de nuevo el tiempo no se detiene.

 

HIPOTESIS SOBRE EL CUERPO

 

No esperaba la insistencia de las flores desnudas,

 

La timidez es un pasajero común en cualquiera de mis viajes,

 

En cualquiera incluso de mis lecturas.

 

Pero el cuerpo como puerto subterráneo,

 

Subconsciente silencioso pero no menos vivo que los vivos,

 

No menos despierto que los fortalecidos brazos de la mañana,

 

Me deja penetrar en el tren invernal,

 

Y así, solo así jugamos el uno con el otro.

 

No esperaba después de tanta falta de perdón de la realidad,

 

Dedicarme a un sueño, a una melodía muy antigua,

 

Y cantar con la voz inmortal de la noche.

 

¿Dinero, riquezas?

 

No hay algo más decepcionante, después claro que la misma humanidad.

 

Al fondo del reloj están pudriéndose los huesos de los hombres gurú,

 

Guías despreciables.¿Política, poder?

 

Nunca frente humana me fue tan despreciable.

 

¿Amor, pasiones desbocadas?

 

Aquí en este punto cualquiera puede leer las líneas de mis manos.

 

ESTA LLOVIENDO EN MAYO

 

Está lloviendo en mayo,

 

Y se me caen las palabras en la estación azul del año,

 

Estaba enfermo, erosionado de ser viento,

 

De pensar en amor, tú sabes, o  a lo mejor siempre lo has ignorado,

 

Que en cada esquina tengo una pila de escombros,

 

La gente dice que simplemente eso pasa por tener  “alma de poeta”.

 

La gente dice tantas cosas.

 

Está lloviendo en mayo,

 

Y desconozco a esas flores silvestres, y a esos charcos que pisas sin la mínima piedad.

 

Lamí tu carne y me supo a piedra,

 

Es el sabor de tu miedo a dejar de ser una extraña para ti misma.

 

Está lloviendo en mayo.

 

El cielo me ha escuchado.

 

 

NOCHE CRUDA

 

Que silencio noche cruda,

 

Derrumbados en los caminos corruptos (los hombres los llaman caminos de progreso)

 

Se afán por caminar cómodamente la noche cruda.

 

Yo a diferencia de ellos camino descalzo la noche,

 

Y las heridas me buscan, me sangran deliciosamente.

 

Voy al mar, a su frescor y a su sal,

 

A sus brazos.

 

¡oh, noche cruda¡

 

Amo tus vestiduras polvorientas,

 

Tu robusto rictus,

 

Pero más que nada tu falta de respeto por los días muertos.

 

Quiero perfumar  con “no me olvides” mi doble fondo de dolor.

 

En mi cama las sirenas descansan. El destino y la nada fraternizan en una despedida.

 

 

EN SUEÑOS

 

Hoy no he dormido lo suficiente, tal vez todo a causa de esta lluvia que es una lluvia de

 

silencios.

 

Me sofocan estos esclavos que conquistan el trabajo,

 

Que se consagran a sí mismo en el transcurrir de las cosas que no existen ni consuelan.

 

¿Qué modelo pueden hacer de mí?

 

Si yo pudiera morder el misterio de los sueños le diría a todo el mundo

 

Que la realidad incorporada se libera en el humo de un cigarrillo.

 

Un cigarrillo enarbola el misterio de todas las cosas.

 

Esclavos perplejos divididos entre huesos y nervios chirriantes,

 

¿Cómo puedo ser parte de este manicomio? yo que nunca he tenido cualidades para creer

 

en las Cualidades de un dios con la cabeza ardiente

 

Ellos adoran a los que han sido exitosos en todo,

 

Les envidian, les comen como en un muladar, en una orgía que llega a los oídos de las

 

gentes.

 

Pero yo nunca llegaré a los oídos de las gentes, Soy y seré siempre el solitario que no

 

duerme lo Suficiente.

 

EL MENDIGO Y LA MENTIRA

 

La angustia desnuda como un animal inteligente,

 

Como esos que saben hacer trucos, animales casi humanos,

 

Que nunca han saboreado la libertad de las bestias.

 

La angustia domesticada sin ideales ni esperanzas

 

Que se descuartiza,

 

que se hace idea de un ser que tiene vida hecha tallada en alegría y en dolor.

 

Callo para mí mismo,

 

Soy un mendigo, y los andrajos que visto son ocasos de mentiras,

 

Al verte debería creer que mi alma es una lámpara apagada.

 

Todas las princesas solo ven andrajos en los mendigos,

 

Y yo hago tantas pausas para soñar,

 

Que tu espanto no interesa a la curva de mi tedio.

 

Victoria de un ocio temible: la poesía.

 

EL ALUMBRAMIENTO VACÍO

 

He prometido infiernos,

 

Como un ciclo de voluntades que se escapan.

 

Hombres pedestal que tiemblan ante la comezón de la soledad,

 

Mujeres inútiles con el sexo falseado.

 

En el fondo está  el vacío libre.

 

Todo lo he aplastado todo, todo lo he visto marchar.

 

He prometido cosas terribles,

 

Pero he estado equivocado, soy un hombre de triste dimensión,

 

De estaciones imborrables, donde cualquiera parte cuelga un beso de mi mejilla.

 

He prometido amar a dios,

 

Pero me he asomado frenético a las infinitas llanuras de las estrellas,

 

Y luego nada.

 

La nebulosa se inclina ante el vacío como un gran signo de interrogación.

 

EL DULCE VICIO

 

Desde el otro lado de mis sueños me mira la ausencia de tu espalda,

 

Pero cual recuerdo nacido de los viajes que se mueren en las rutas paralelas,

 

Desvío la atención de mis silencios y me digo a mi mismo que

 

No he sentido el delirio de la carne, sino la máquina de las sales.

 

Desde el otro lado de mis sueños los astros nacen en un espejismo,

 

Y tanto espejismo en mis ruinas desgarradas es una sonrisa de amor.

 

Hay más desde adentro, grietas poéticas,

 

Ahora mi cuerpo es una centella que se ahoga en tu vaso de vino.

 

De súbito nacen grietas poéticas en mi garganta,

 

Hablo, pero siempre lo hago desde el otro lado de mis sueños,

 

Con los ojos abiertos desmoronándose en visiones de murallas junto al río.

 

Amigo, no hay más muerte que la falta de luz del cuerpo luminoso del alma.

 

¿Y el silencio? Es la voz obstinada del que duerme en la ruina de la memoria.

 

 

CORONA DE ESCLAVA

 

El consuelo de la alegría es ardiente y me invita,

 

Pero esa muñeca sin cabeza es un sacrificio a un corsario muerto.

 

No, definitivamente esas pequeñas figuras que danzan en los espacios negros son…..

 

La rebelión del miedo.

 

He vagado tanto, que mis párpados habitan en el polvo de la sangre.

 

Sin piel y sin huesos caminan estos hombres a mí alrededor,

 

¿Cómo decirles que caminan por la vida sin piel y sin huesos?

 

Que no tiene gracia ser un ser con su lugar y su tiempo,

 

Ni ese respirar de los que relatan la guarida de los dioses.

 

No me hablen de princesitas ciegas porque me moriría.

 

Si no comparto el mismo otoño con sus fiestas es porque tengo en mi figura delirante.

 

¿Alguien me ha visto llorar entre sueño?.

 

Yo siempre he presentido ese llorar.

 

 

LOS VERTIGOS DEL VINO

 

En la playa hablamos de lo lejano,

 

Has callado tanto para ti misma que me ha dolido la luz fortuita de tu adiós.

 

Las sonrisas amarillentas nunca serán nuestras.

 

A través de la oscuridad tus parpados me derriban.

 

El vino es un ídolo, incluso un ídolo de multitudes, opio de ser,

 

Siempre el ser conciencia, el ser incluso de lo que pudimos ser o llegamos a ser.

 

De todo misterio inaccesible a lo real esto es más cierto de las cosas.

 

Vino lúcido de verdad hermanando  los chirriantes huesos con mi perplejidad.

 

LA AUREOLA DE UN ANGEL

 

Todos creen en una esclavitud opaca,

 

Totalmente indefendible, aun así se quitan su corazón de papel estaño

 

Y andan de aquí allá como lagartijas a las que les han removido el rabo.

 

Nadie me ha desmentido esta historia,

 

Ni han pisoteado lo real.

 

Fantasmas corren hacia el cielo,

 

Como lo hacen mis pensamientos liberados de los barrotes de la metafísica.

 

La lengua del diablo no muere, solo se arropa en las bayonetas de los hombres,

 

En sus industrias ardientes, cuevas de opio desintegradas en el vientre de la humanidad

 

enferma.

 

No he venido a escuchar a las guerras.

 

Ni a desarmar las raíces de lo invisible.

 

He visto lobos en el asfalto, generosos en sus disfraces,

 

También he cruzado la mirada con ángeles sin alas,

 

Pisoteados por la incomodidad de los borrachos.

 

Espantosos por su mundo postrado.

 

Por instinto he dicho adiós a todos estos universos,

 

Y he sonreído .

 

¿Quién en el fondo admite que tiene la soledad pegada al cuello y al alma?

 

EN CUALQUIER SENTIDO

 

El inicio de toda tormenta incita,

 

Una amenaza, como desgarramiento de un recuerdo inaudito,

 

Entregado al conocimiento de los átomos pulverizados,

 

Llega lo tenebroso, hemos expresado en nuestros sueños la muerte,

 

La muerte es real, toda muerte lo es.

 

El resoplido de las posibilidades perfora nuestras barreras,

 

Y siempre aliviados soñamos renacer e identificarnos con el  mundo.

 

Con la inercia de la hipocresía cumplimos con nuestra parte del crimen.

 

Yo, como todos los hombres he deseado vivir y morir,

 

Las horas se enferman y entierran mi cuerpo,

 

Y la carne se yergue en su angustia, en su locura

 

Y sobre todo en el suicidio de la ley fraudulenta, brújula del infierno.

 

DONDE LOS LABIOS

 

Para mí con la profundización de los sentidos,

 

Bebo todo sentido físico de los labios minados,

 

No me he topado con labios que no se han rompecabezas,

 

Y cuando mi sol se extingue, cuando muero en la dominación del abandono,

 

Dirijo mis pasos a un mar, con los labios cansados.

 

Susurrante hogar,

 

Ciego es el viaje de mi cuerpo,

 

Sufro como cosa del espíritu, como cosa de libros,

 

Como cosa de libertad.

 

Estoy anudando el corazón con la boca,

 

Nunca me he conocido en esa oscuridad.

 

De pronto levanto vuelo,

 

Un pétalo enrojece,

 

Estoy hambriento como cosa triste de abandono.

 

SILENCIO EN EL HUESO

 

Silencio en el hueso, en los ojos que se cierran reflejando las estrellas.

 

Y  en este momento hasta las piedras despliegan sus alas.

 

Mis pensamientos son molinos o barcas en el mar,

 

Esperando mis ojos velados, ¿adónde ir?.

 

Un diablo con voz sofocada imita mi dolor.

 

Pero sigo navegando.

 

Silencio en el beso, en el ocaso enmudecido,

 

En el secreto mutilado, hoy al corazón lo recorre una muerte enzarzada en un placer de

 

belleza,

 

Tiniebla de amor íntimo.

 

Todo silencio se afianza frente a mi rostro.

 

Y mi rostro al no encontrar luna crepita y muere.

 

DESPRECIO DE LA MEMORIA

 

A orillas de la patria,

 

Arrastrando el peso negado,

 

Si eso es futuro,

 

Es decir, esa oscura mano de la historia que se mueve hasta el centro de la carne,

 

Entonces de alguna forma en mis hombros jornaleros,

 

Todo es orilla de la patria.

 

NO ROBEN MIS ARMAS

 

No roben mis armas, ni me perdonen lo imperdonable,

 

A pesar de las palabras que necesitan un amante estas continúan con su tiempo,

 

Con sus dimensiones.

 

Alucinación de desiertos, el perdón y la misericordia es el sufrimiento de un desierto,

 

El hombre es una prolongación del esplendor del desierto mismo,

 

Reverenciamos a la luz, toda flor retorcida busca la luz.

 

Y nadie por ello mismo, roben mis armas.

 

LOS CONTAMINADOS

 

Vaciado el ser a la nada este se llena de hongos,

 

Incesantes en su estrangular, en sus gritos de media noche,

 

Mi magia busca en las murallas, un acto sobrenatural.

 

Me he agotado en el espacio inhabitado de mi alma y por cierto sentido del deber como

 

Plástico retenido por el destino se anuncia la hora de reflejarnos con furia.

 

Solo hay silencio para el inventor de las palabras, para el que revienta entre el espacio de

 

la lluvia

 

Y la quinta esencia de la noche que avanza como una serpiente a la cueva de mis

 

entrañas.

 

Estoy Contaminado por la gracia de las maravillas que emanan del centro de sus mundos.

 

¿Son corceles los que embriagan la luz?

 

Los objetos que me desconsuelan ruedan, y no volverán,

 

Y vendrán los días donde con temor desearé que regresen mis desconsuelos.

 

De todo espejo seré ausencia,

 

De toda luz seré extraño,

 

De cada “yo” seré ese “otro”.

 

UNA VERSION DE LA TRISTEZA

 

Solo por un minuto me distrajo la desnudez de una flor pequeña,

 

¿No es verdad que la muerte está en su verde petrificado?

 

Si, flor que se abre al viento,

 

Como palabras de dos caminos que me llevan a la misma piel.

 

Lo sé, el mundo dice que no sabe nada a cerca de la memoria nocturna,

 

De la muerte de la rebelión de la pequeña flor.

 

El mundo es un agujero, una mano en la garganta,

 

El mundo se ha olvidado de las palabras mágicas,

 

Pero yo las tengo y con ellas vomito relojes,

 

Sus relojes, sus espejos con sus tristes transparencias,

 

Y me desbordo en poemas.

 

Por un momento me ha vuelto a distraer la desnudez de la pequeña flor,

 

Con sus senos luminosos que giran como monedas obstinadas en atestiguar la ruina de la

 

memoria.

 

EL HECHO MAS FUTIL

 

El hecho más fútil de la naturaleza humana clama odio,

 

Odio espiral,

 

Odio araña,

 

Insecto muerto sobre la espalda de otro insecto aún más muerto que el primero,

 

Cucaracha toxica.

 

El amanecer está desvalido,

 

Huérfano de hombres luz,

 

Pedestales despostillados arrancados de tajo de los parques solitarios.

 

De todo esto sólo hay un testigo,

 

Un hombre sombra, silencio meditado,

 

Taciturno fracasado de las cosas carcomidas por el éxito del mundo,

 

En pocas palabras YO.

 

EL DEBIL CRISTAL

 

De la vieja memoria como una flor hosca y dura,

 

Ilumina mi palabra,

 

Recuerdo de fuego oculto como un muro de cuerpos,

 

Silencio.

 

Desnuda la forma en un inmenso mar,

 

Con la fuerza de las aguas ciegas,

 

Pienso en tu poesía.

 

En tus descripciones del olvido y la aurora.

 

Las alas del tiempo hacen crecer el tormento,

 

Y los horizontes quedan libres,

 

Y la carne rondando la ausencia del olvido.

 

ROSAS MUERTAS

 

Rosas muertas sobre mis ojos,

 

Estoy cansado como ausencia que se alimenta de una pena aguda,

 

Acallo la conciencia.

 

Y la iluminación rompe la bruma,

 

El misterio es un torrente rojo,

 

Tormentas que crean la forma de mis cielos,

 

¿soy demonio de rosas muertas?

 

Mis fantasmas duermen en cavernas.

 

POEMA CAMINANDO POR LAS CALLES

 

Me he perdido atado a los cielos y a las pieles suaves,

 

Y mi boca traicionada por el camino recto de los hombres,

 

Se desgaja en niebla,

 

En vagos resplandores,

 

O en profundas tinieblas de los espejos.

 

Nunca he tenido razón en nada,

 

Siempre eterno y sin timón

 

Vicio de luna hecha carne en mi persona.

 

 

 

POEMA EL HOMBRE Y LA REINA DEL CARNAVAL

 

l

Mis labios duermen sobre un lecho de hojas secas,

 

Hay un profundo peregrinar en mis manos,

 

Y a la ausencia la puedo sentir hasta en la punta de los dedos,

 

Mis ojos son las aguas del tiempo.

 

El rostro se me adormece con el viento frío

 

Y el silencio cuestiona  a los poetas.

 

Busco el vuelo de las palabras que revientan en el papel

 

Y La noche se despierta picoteando mis recuerdos.

 

A veces reconozco mi orfandad

 

Pero realmente poco me importa.

 

La proximidad de la lluvia abre el portón de la vieja casa,

 

En el suelo un abismo de ceniza y sombra,

 

En la memoria el temblor de la noche.

 

Il

 

Mi luz desayuna con cerveza

 

Y el tiempo paciente cazador toma la rutina de respirar

 

Y por supuesto la de nunca confiar en nadie.

 

Años que se escapan de mí mismo,

 

y vuelven a encontrarse mi alma de lluvia y tu casa de soledad.

 

¿Amar libremente hasta desaparecer el mundo?

 

No, nuestro camino ha sido otro.

 

He soñado anunciando el corazón de la guerra,

 

La ambición es el fervor de los leves instantes,

 

El espejo incinerado de los hombres “exitosos”.

 

Huyo llevando en mi un corazón que solo es ceniza,

 

Cerebro, hígado y pulmones también están en fuga.

 

Ahora mi columna vertebral florece,

 

Sé que puedo amar a las estrellas perdidas

 

Y dibujar con ellas la piedra y la madera,

 

Ser la huella diminuta del cielo sobre la tierra.

 

Mi última felicidad colapsa.

 

lll

 

En las calles las bestias están heridas,

 

Y yo he sido mordido por la asfixiante humedad.

 

He sido aplastado hasta la ceniza y todo a causa de una nostalgia salvaje ,

 

Soy violento y borroso como un beso ebrio de media noche.

 

¿Y la muerte?

 

Adusta seriedad sobre el filo de un frío cuchillo.

 

-Calma  amigo nuestro tiempo no ha llegado.

 

Furiosa es mi carne jugando con ilusiones perdidas.

 

He desterrado a las gaviotas de mis playas,

 

Y tú que pensabas que siempre podíamos estar ahí

 

Sobrevolando desiertos y amándonos.

 

IV

 

El carnaval y sus demonios me distraen,

 

De pronto robo dinero para tirarlo a la basura,

 

¿Que soy ahora?

 

Comerciante, financiero, empresario

 

O un falso cristo.

 

Multiplico peces, a las mujeres les gusta los peces,

 

Multiplico besos, a las mujeres les gusta los besos,

 

Piden más de mi bolsillo y menos de mi amor.

 

Cierro los ojos y me encierro en las estrellas.

 

Esperamos que una gota de fuego encienda los demás fuegos

 

Y que de nuestras entrañas nazcan nuevos seres

 

Pero sólo el ángel y la sangre engendran un nuevo amanecer,

 

Un nuevo horizonte que alcanzar,

 

¿Acaso no lo entienden?

 

Estamos prostituidos en el laberinto de las causas y los efectos.

 

Me recluyo por cuenta propia

 

Esta fiesta es un manicomio vicioso.

 

V

 

Muero en un hotel barato,

 

No tengo tiempo para pensar ni para subir montañas.

 

En la madrugada al borde mi sed rota la conocí en “EL TARRANDAS”,

 

Había mutado mi piel y ella al parecer con el amanecer tenia nuevos planes de vida.

 

Me alejé entre nubes negras.

 

Lo sé , nado contra corriente.

 

¿Amor?

 

Es solo una ingenuidad como cualquier rabia de juventud,

 

Como cualquier lluvia sin sol,

 

Como maldita espuma de cerveza pegada a los labios,

 

O como aquellas lágrimas que congelamos en el tiempo.

 

Ahora sólo el insomnio es mi salida,

 

Algunas veces me da por sentir la tierra, su arenilla, sus bichos.

 

Otras me da por el mar con su ritual de lamento pulverizándose en espuma.

 

Pero muy pocas por ser humano

 

De esos que consumen su café saboreando sus convicciones eternas,

 

Orgullosos de ser “algo más que el promedio”.

 

Hay un fin común en todas las cosas.

 

¿Qué es esta “sociedad mazatleca”?

 

Sólo un vómito de feng-shui y narcocorridos.

 

Mil demonios y mil ángeles habitan en mi cráneo no necesito a nadie más,

 

Ni a esos místicos amantes que chupan las raíces de teorías subterráneas.

 

¿Quién les llama intelectuales?

 

Las mentes les hierven enloquecidas,

 

Como corona de espinas en la cabeza de un cristo,

 

Ruedan por las plazas en una existencia  embustera.

 

Yo soy el puente final, la puerta al abismo,

 

Putas y putos duermen en mi vitrina de honor,

 

Me disparo hasta hundir mi garganta,

 

La soledad y la sangre en colisión.

 

Vl

 

La palabra cansada descubre sus raíces,

 

Florece un silencio invisible

 

¿Y los ojos de dios?

 

Lloro por su ceguera y me entierro a mí mismo junto con la palabra “salvaje”.

 

Es mí momento, la hora de cosechar todo lo que he callado.

 

Uno dice fácilmente palabras que difícilmente fluyen.

 

De nuestro ayer sólo tengo puentes quebradizos

 

Y la esperanza que ilumina la razón es sólo un vientre enfermizo.

 

Mira y escucha, dios está calando en mi cráneo combatiendo contra lo que no soy.

 

En mi boca hay un cuenco de miel y veneno.

 

¿Cómo hablarte?

 

¿Cómo recordarte?

 

Si llevo a cuestas esta locura por las nubes llorosas,

 

Por las miradas silenciosas que son como libélulas flotando en hilos de tristeza.

 

Tu cuerpo en este tiempo me sabría a mentira.

 

Mi hambre no se sacia con migajas del ayer.

 

Tal vez estoy hablando desnudo o clavando la última libélula en tu pecho.

 

Adiós.

 

POEMA AL FINAL DE LA CALLE

 

Al final de la calle

 

Veo a un hombre cargando con su alma,

 

Como si esta fuese un amasijo de hojas secas,

 

Y mientras más se aferra a ella la tritura en mil pedazos,

 

Mil pedazos de alma de hombre

 

Que recorren las calles dando tumbos,

 

A ciegas por las calles entre sombras y vicios.

 

Y las amas de casas

 

Que tienen por costumbre levantarse temprano,

 

Barren esos mil pedazos de alma de hombre

 

Como si fuese basura común

 

Echada a la calle por hombres comunes,

 

Y esto lo hacen día a día,

 

Sin que el mundo se detenga ni un minuto,

 

Ni un segundo,

 

Ni siquiera una fracción de segundo

 

Para cambiar esta cosa tan importante,

 

Tan vital, tan nuestra.

 

Porque la vida de un hombre que carga con su alma

 

Como si fuese un amasijo de hojas secas,

 

O para los más agnósticos con su conciencia rota,

 

Se le puede barrer fácilmente,

 

Y sin embargo si yo pudiera acercarme a este hombre,

 

Que yace agotado de sí mismo y del mundo al final de la calle,

 

¿Qué podría decirle?

 

“Pedazos insepultos de alma flotando en la estela de la vida de los hombres comunes”.

 

 

POEMA HE SOÑADO

 

He soñado con el ojo de Dios,

 

Es como una Pared sin puerta,

 

Que ajeno ahora me es el mismo universo.

 

Hoy tengo necesidad más que de palabras de agujas.

 

Hay una flecha flotando sobre mi sombra,

 

Morirá ella como mueren las nubes sobre el cielo.

 

POEMA LA NOCHE Y EL SUEÑO

 

Una aureola cruza el tiempo,

 

No se nos ha pedido que hagamos silencio pero aun así hemos callado,

 

Algún día la cosa más triste será una fe ridícula pero ahora solo somos tu yo,

 

Vencidos de inocencia y de excesos.

 

POEMA LAS FATIGAS DE LOS MORALISTAS

 

Sobre un vaso vacío mi generación bebió la palabra futuro,

 

Pero era una palabra que pertenecía al pasado,

 

Al igual que las guerras, las materias primas, y los mercados.

 

El mundo cuelga con sus tuberías rotas,

 

Y los fieles encorvan sus espaldas a la caricia de la felicidad,

 

Si de eso se trata la vida,

 

A mí por curiosidad a veces me da por la tristeza.

 

POEMAS APARTIR DE ESE DIA

 

Escondemos nuestra luz enferma,

 

Y vamos por la calle en línea recta hacia la decadencia,

 

Frente a mí cuelga lo precario,

 

El último refugio: el alcohol en mi garganta dolorosa.

 

Desprecio de mí mismo sobre los cristales.

 

POEMA AHORA

 

Ahora todo se apresura al silencio,

 

El diablo y la carne desgarran mi memoria.

 

El día se vuelve una piedra

 

Y me quedo impasible al fondo de mi cuarto.

 

Soy como todos los hombres

 

Con esa corteza que confirma nuestra existencia,

 

Y la distancia en ocasiones es el resentimiento de todo y contratodo.

 

POEMA UN DIA

 

Un día previo a la tormenta

 

Solté las palabras en sueños de otros tiempos,

 

Yo no invente el “Ser” dije de pronto frente al espejo,

 

Y me desdibuje de tus horas.

 

La tormenta ha pasado,

 

Vuelven a mí las palabras,

 

Como esa música de jazz que se desgaja en mis tardes tranquilas,

 

Empiezo a jugar en tus labios a la cicatriz y a la guerra.

 

POEMA EL CRATER

 

El mismo pliegue indiferente,

 

El mismo deseo hueco,

 

El agua que me desnuda

 

Y La vergüenza que es ajena al cuerpo.

 

POEMA LA INJUSTICIA

 

De nuevo era un caracol,

 

Y la ficción era carne de caracol,

 

Un hombre envuelto en cosas que no entiende,

 

En ventanas de jardín que nunca se atreven abrirse.

 

De nuevo era una sedienta devoción,

 

Un silencio que se ofrece de antemano marchitado,

 

Un recuerdo de historias que arden al primer fuego

 

Una mañana abrazado a ella y diciendo adiós.

 

POEMA UNA LÁGRIMA

 

Una lágrima embriagada en el olvido

 

Retorna como una última noche,

 

Ciega para siempre.

 

Esta fuga también habla de ti,

 

Es decir estamos enrejados entre la búsqueda de los sueños y el sustento.

 

Toda palabra que he dicho es como la profundidad de los mares,

 

Las mismas cosas nos han perdido,

 

Con la misma moneda hemos apostado,

 

En las mismas redes hemos morado.

 

Con tus ojos enlazados he estrangulado cerezos,

 

Desde tardes silenciosas he besado cicatrices,

 

Ambos quisimos clavar colmillo y veneno.

 

POEMA LA SEMILLA SUMERJIDA

 

A los muertos no los consuela la poesía,

 

Ni a los hombres automáticos ni a los on chip,

 

Solo a esos vigilantes de estrellas,

 

Con sus fuegos tejidos en el tiempo,

 

Con sus decapitadas eternidades,

 

Solo a aquellos que no se extinguen en la danza de los falsos lenguajes.

 

El mundo rueda herido,

 

Y con los ojos quebrados lo he recibido,

 

Su aliento lo he convertido en nubes pasajeras e inofensivas.

 

Un rayo florece en el tiempo,

 

¿De qué poeta es la luz que me hace seguir al barquero?

 

Miles son las semillas que se han sumergido en mí.

 

POEMA EL POLVO Y EL SACRIFICIO

 

(Tributo a Paul celan)

 

En los ríos titubeantes de la escritura

 

Las almas como finas flechas se lanzan al cielo.

 

Fuga de la muerte.

 

Una tumba habita en cada hombre,

 

Unos cavan en la tierra más profunda

 

Y hacen sonar sombríos violines,

 

Con palas se beben la noche.

 

La muerte es un maestro,

 

Dura lección que pocos han de ser sabios con ella,

 

Por cierto, no son los ricos ni los doctos los que mejor salen librados.

 

La mayoría cavaremos en la tierra como cavan los gusanos en la carne.

 

Mira a tu alrededor hermano gusano tus despojos no ascienden al cielo.

 

Los espejos más profundos los pasamos de lado,

 

Y la boca se nos llena de lo vacío: trabajo, religión, política,…dinero.

 

Con nada de esto corromperás la sombra imperante del gran bebedor.

 

Polvo y sacrificio.

 

Desfila la centuria,

 

Una barca lleva al mundo,

 

Como tú no tengo nombre solo somos estadísticas,

 

Cualquier plegaria es un circulo entorno a una impasible piedra.

 

En los ríos titubeantes de la escritura

 

Las almas como finas flechas se lanzan rotas al cielo.

 

Fuga de la muerte.

 

Polvo y sacrificio.

 

POEMA CIEGO CRISTAL

 

Ciego cristal,

 

También tú has hablado con media voz,

 

Ta has visto a ti mismo errante como árbol sin hojas,

 

Caído de la suerte, uno tras otro,

 

Hemos atada la flor más negra del cerezo a una cadena de oro y silencio.

 

Ciego cristal,

 

Se trepa la prostituida lágrima,

 

Las cosas del mundo,

 

Y por supuesto la idea de la mano de una gran alfarero.

 

También tú mendigas brillos,

 

También te has visto a ti mismo,

 

Como un hombre con los ojos flotando fuera de órbita.

 

POEMA LA PUERTA EXTRAÑA

 

Titubeantes veo a las gentes cargar las cenizas de un ¨ futuro¨,

 

Unos labios se sumergen en mi noche,

 

Y yo beberé tus cabellos y hundiré la mejilla derrotado.

 

Nosotros y la lluvia retenemos el vacío,

 

¿Acaso no somos solo trozos de fango jugando a ser extranjeros sin patria?

 

Vamos guardando paisajes, rostros, mares burbujeantes,

 

Riquezas de soñadores.

 

También sobre nosotros en ocasiones se extienden las horas extraviadas,

 

Enigmas de gaviotas,

 

Conversaciones explicitas.

 

POEMA EL ESPEJO

 

El espejo dice la verdad nos hemos dormido abrazados a la ventana,

 

Nos hemos quedado demasiado tiempo en la casa del olvido,

 

Nadie te ha visto descender del cielo,

 

Nadie te ha visto resucitar de entre las gentes,

 

Y yo he caminado tan solitario por las tardes,

 

Buscando libros de poemas,

 

Buscando libros de poetas a punto de morir.

 

El espejo dice la verdad,

 

Los muertos se llevan en las manos y el amor se asoma a las ventanas.

 

Nos llama coquetamente, desesperadamente,

 

Lo sé, todos saldremos perdiendo si sigue asomándose a la ventana.

 

La peor hora se lleva siempre en el reloj,

 

¿Buscas agua en mis labios?

 

He guardado una cisterna.

 

El espejo dice la verdad nos hemos dormido elogiando la lejanía.

 

POEMA NOSOTROS

 

Nosotros éramos el mundo,

 

Las dunas apagadas y las aguas acuchilladas,

 

La fuente callada e incluso el amargo olvido.

 

Cuéntame el secreto pensamiento o ese silencio libre que nos rodea.

 

Estoy perdiendo tu nombre,

 

Y mi culpa no es capaz de borrar mi raza impura,

 

Faltas  tú y lo sabes, y sobra  lo propio a esta hoguera.

 

POEMA PRELUDIO AL PERFUME DE UN RECUERDO

 

El filo del cuchillo crece de otra manera,

 

Ángeles insaciables arden en la cima de mi mano.

 

Duermen mis monstruos,

 

Se enmohecen de tanto esperar,

 

Pelean arrinconados y sus cuchillos, se hacen viejos y oxidados,

 

Clavan con deleite espinas en mi espalda, dolor.

 

Todas las ventanas se nublan,

 

Todas las lágrimas se maduran,

 

Todas las posibilidades se fragmentan.

 

He atravesado esos aires cargados de promesas,

 

Esos templos donde cualquier sombra se acerca a su verdad, dolor.

 

Escucho hablar de ruinas,

 

De la impecable adoración por la crueldad del comercio,

 

Todas las doctrinas se tambalean, abren cráteres en las carnes humanas,

 

La sangre brilla como cristales.

 

Empieza la mañana y ¿Dónde estás tú?,

 

Nombre, dirección, en este papel perdido,

 

Hablo como un salvaje.

 

Quizás mañana,

 

Aprenderé a escribir una mejor versión de los cuervos que giran alrededor del corazón.

 

POEMA SOL TORBELLINO

 

Las flores quebradas,

 

Con sus cuerpos saqueados,

 

Con un sabor impaciente de alaridos,

 

Sedientas de esperanza.

 

Flores voraces azotadas por la furia del azar,

 

Ellas vienen con sus espasmos,

 

Con sus minúsculos párpados a soñar al mar,

 

A cantar suavemente canciones piadosas,

 

Y yo las veo en todas las montañas,

 

En todas las lluvias desvestidas

 

Con mis ojos que desenredan el cordón del dolor.

 

POEMA AL VIENTO

 

Al hombre lo conquistan las prohibiciones,

 

Y capitulan en la mazmorra de sí mismos.

 

Hay un silencio mortal al alejarnos de la puerta.

 

Recuerdo cuando me preparaste por primera vez un café instantáneo,

 

Una charla sobre Rimbau me mostraba el camino,

 

Es la ternura lo que me interesa y me abraza como todas tus mañanas.

 

POEMA TROPEL DE SERPIENTES

 

Lo llevaran vencido

 

Tirando abajo, combatiendo contra cada segundo,

 

Contra cada mañana lluviosa como si fuera un error imperdonable,

 

Tocaran campanas al viento y la guadaña le hablara a su garganta.

 

Llevan siglos pescando en el mismo rio,

 

Una humanidad que se atropella en la muerte.

 

Después de seguiré escribiendo sobre este tropel de serpientes,

 

Y me pregunto si en mis arterias ya corre su veneno.

 

POEMA IMPACIENCIA

 

Tu cuerpo de formas barrocas,

 

Y tu cintura que tiene el código de nuevas heridas,

 

No puedo florecer en tu imagen,

 

Incierto es mi deambular

 

Pues ciertamente no todos los días cruzamos la fragilidad de la fría noche.

 

Los labios infieles al silencio estallan

 

Y no quedan flores marchitas en el camino.

 

Nos hemos despojado de cada imagen perfecta,

 

De cada claridad razonable,

 

Ahora solo somos una luz en la arena de la bajamar.

 

POEMA EN BUSCA

 

En busca de la desnudez de las constelaciones

 

Mi carne parte de la extensión de la tuya.

 

La memoria obsesiva reconstruye lo que hemos sido.

 

Las cuerdas del destino se han roto,

 

Y tu sonrisa brilla como nítida naranja.

 

 

 

POEMA   DIBUJOS

 

He dibujado un círculo,

 

Una brisa de otoño que muere en los pétalos de lo cotidiano,

 

Una tinta de refugios,

 

Susurros de una fragmentación

 

O cementerio de viejas mariposas.

 

He dibujado un círculo,

 

Una pregunta embotellada en una conversación,

 

Tengo la sed de las estrellas,

 

La mirada negra.

 

La fiesta de los silencios,

 

En fin, labios ciegos y tristes.

 

El placer es el último signo de la libertad,

 

Desnudo ópalo de sangre y fuego.

 

 

 

POEMA FUERA DE MÍ

 

La espuma, sal amarga que me protege del comercio,

 

Me protege incluso de esas malas caras de ataúd,

 

A veces me encuentro conversando con una botella como si fuera mi alma gemela,

 

Tomo escuchando el silencio de mi gato,

 

El placer es una forma más de desnuda libertad.

 

POEMA OJOS DE FUEGO

 

Rubias centellas cuelgan de la luz del sol,

 

Y veo a la gente que se les cuaja la lengua llena de furia arrugada,

 

Pienso que están así por  estar tan juntos sin desear estar en esa masa de eunucos.

 

Algunas veces los mismos cielos giran en una gran luna en cualquier bar,

 

Es algo mágico,

 

Lo duro que habla la vida al margen de la noche de mis ojos.

 

POEMA HAY QUIEN

 

Hay quienes ya no son muros que sangran,

 

Se pierden en la extensión de una ceniza, de una lágrima,

 

Dicen que hasta para sufrir debes tener disciplina.

 

El tiempo hoy es súbdito de mi última palabra.

 

POEMA EL ORIGEN DE LA RUTINA

 

Las pupilas sueñan,

 

Son orificios mudos,

 

Veo en el ímpetu de la vida

 

Solo Avalanchas de indiferencias,

 

La verdad es solo una posibilidad breve y ambigua,

 

Un minuto después mi vida cae en un campo de guerra.

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

elcarpideloscabos

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información