Cine y Televisión

Por Qué “Trainspotting” Es Una Película De Culto

Por Qué “Trainspotting” Es Una Película De Culto - Cine y Televisión

“Elige la vida, elige un empleo, elige una carrera, elige una familia, elige un televisor grande que te cagas, elige lavadoras, coches, equipos de Compact Disc y abrelatas eléctricos, elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo, elige un piso piloto, elige a tus amigos, elige ropa deportiva y maletas a juego, elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos, elige el bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana, elige sentarte en el sofá a ver teleconcursos que embotan la mente y aplastan el espíritu, mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudriéndote de viejo meándote y cagándote encima en un asilo miserable siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida. Pero, ¿por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida. Yo elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?”

 

Así empezaba “Trainspotting”, película de culto de 1996 dirigida por Danny Boyle, con uno de los mejores inicios de la historia del cine. A ritmo de “Lust for live”, de Iggy Pop, Mark Renton (Ewan Mc Gregor), el protagonista, huía de dos guardias de seguridad junto a su amigo Spud (Ewen Bremmer) y nos contaba en off ese speech que marcó a los chicos y chicas de la llamada Generación X, esa juventud que veían cómo la sociedad del consumismo se apoderaba de todo sin dar demasiadas opciones.

 

Rodada en siete semanas, la película costó poco más de 2 millones de euros y recaudó en todo el mundo 59. Estuvo nominada al óscar al mejor guión adaptado, ya que está basada en una novela de Irvine Welsh, y aunque no obtuvo el galardón, sí que lo consiguió en los premios Bafta.

 

Lo mejor de la película

 

La banda sonora: de las mejores de toda la historia del cine. Te encontrarás temazos de Blur, New Order, Lou Reed, Sleeper, Elastica, Underworld, Primal Scream, Pulp, Iggy Pop y otros iconos de los 90. Canciones míticas: “Born slippy”, de Underworld, “Lust for life”, de Iggy Pop y “Atomic”, de Sleeper.

 

La pandilla: Renton, Spud, Tommy, Begbie, Sick Boy y Diane son entrañables y conectan con el público desde el minuto 1. Eso a pesar de sus múltiples idas de olla y la montaña rusa de emociones en la que viven continuamente. Este grupo de amigos de los suburbios de Edimburgo refleja a la perfección la indolencia y la confusión de los jóvenes de los 90.

 

El significado de “Trainspotting”: es una palabra con distintos significados en inglés. En la novela aparece cuando Renton y Begbie defecan en una estación de tren y un borracho les pregunta si están haciendo “trainspotting”, un juego de palabras que indica algo así como defecar en un tren. También hace referencia a una “afición” en Reino Unido de ver alejarse los trenes en el horizonte y, por último, en el argot escocés de los heroinómanos, “buscar la vena”.

 

Escenas de culto

 

Risotada de Renton delante de un coche: en la secuencia inicial, un coche está a punto de atropellar a Renton cuando huye de los guardias. En vez de continuar con la carrera, Renton se detiene, mira al conductor y se ríe en su cara mientras se congela la imagen. Esta escena tendrá continuidad a mitad de película.

 

Renton en el peor baño de Escocia: es una escena onírica que todos recordamos. Renton se introduce en la taza del water y bucea por el océano en una fenomenal ida de olla.

 

Síndrome de abstinencia de Renton: esta sucesión de escenas con música machacona, transmite lo mal que lo pasa Renton cuando intenta dejar la heroína. Al espectador le crea una sensación de desasosiego brutal, sobre todo con el bebé que gatea por el techo y gira el cuello en plan niña del exorcista.

 

La pelea de Begbie en el bar: es una escena fantástica. Después de contar a todos una anécdota que no interesa a nadie, Begbie lanza hacia atrás su jarra de cerveza y provoca una increíble pelea en el bar ante la mirada atónita de sus amigos.

 

La entrevista de trabajo de Spud: esta escena hilarante de Spud es para verla varias veces. Primero cómo intenta conseguir el trabajo y después para pasar de él. Inolvidables las caras de los entrevistadores.

 

Cuando Renton conoce a Diane: en una discoteca, cuando todo el pescado está vendido, aparece Diane y deja alucinado a Renton por su seguridad en sí misma. Después ella le deja subir a un taxi y se marchan a su casa. Quién le iba a decir en ese momento a Renton que iba a acostarse con una menor de edad…

 

Spud y la sabana escatológica: es una escena cómica, a la vez que repugnante, el pobre Spud se ve en una situación que a nadie nos gustaría estar. El resultado es de lo más repulsivo, sobre todo la primera vez que la ves…

 

Sobredosis de Renton: para mí es la escena más triste de la película con esa canción sonando de Lou Reed “Perfect day” que transmite a la perfección cómo Renton desciende hasta los infiernos, otra vez.

 

Reflexión final:  a ritmo de la pegadiza “Born Slippy”, Renton se larga con la pasta y deja solo una parte al buenazo de Spud en la taquilla de una estación. Mientras, nos explica que ahora sí que va a ser un tipo normal con un televisor grande que te cagas por la única razón de que ahora tiene dinero. Un punto final para reflexionar.

 

Diálogos de culto

 

  • “Todos envejecemos, dejamos de molar y morimos.”
  • “Las calles rebosan de drogas que puedes tomar para combatir la infelicidad y nosotros las tomábamos”
  • “Joder, nos hubiésemos inyectado Vitamina C si hubiese sido ilegal”.
  • “Coge el mejor orgasmo que hayas tenido, multiplícalo por mil y ni siquiera andarás cerca”.
  • “Es una mierda ser escocés, somos lo más bajo de entre lo más bajo, la escoria de la puta tierra, la basura más servil, más miserable y más patética jamás salida del culo de la civilización. Algunos odian a los ingleses, yo no, sólo son soplapollas. Estamos colonizados por unos soplapollas, ni siquiera encontramos una cultura decente que nos colonice. Estamos gobernados por unos gilipollas. Esto es una grandísima mierda Tommy, y todo el aire puro del mundo no cambiará las putas cosas”.
  • “Diane tenía razón. El mundo está cambiando, la música está cambiando, las drogas están cambiando, hasta los tíos y tías están cambiando. Dentro de unos años no habrá ni tíos ni tías, sólo gilipollas”.
  • “A veces pienso que la gente se hace yonqui, solo porque su subconsciente anhela un poco de silencio.”
  • “La gente se cree que esto no es más que miseria y desesperación y muerte y toda esa mierda que no hay que olvidar, pero lo que olvidan es el placer que supone. De lo contrario no lo haríamos. Después de todo no somos gilipollas, joder. Bueno, al menos no tan gilipollas”.
  • “Begbie no le pegaba a las drogas, solo le pegaba a la gente.”
  • “Cuando estás enganchado tienes una única preocupación, pillar, y cuando te desenganchas de pronto tienes que preocuparte de un montón de otras mierdas. No tengo dinero, no puede ponerme pedo. Tengo dinero, bebo demasiado. No consigo una piba, no echo un polvo. Tengo una piba, demasiado agobio. Tienes que preocuparte de las facturas, de la comida, de algún puto equipo de fútbol que nunca gana. De las relaciones personales, y de todos las cosas que en realidad no importan cuando está enganchado al caballo.”
  • “Lo malo de desengancharme del caballo era que sabía que tendría que volver a juntarme con mis amigos en un estado de consciencia plena.”

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Rauli Jiménez

3 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información