Política

Por qué un ecologista en España sólo puede votar a Vox: Toros



Por qué un ecologista en España sólo puede votar a Vox: Toros - Política

 

A mi me pasa que no me gusta nada la tauromaquia -incluso he llegado a despreciar entradas gratis- y sin embargo, me fascina el animal que depende de este espectáculo. Los toros de lidia son animales bravos, bellos, masculinos, y los entornos donde viven, aún son más hermosos si cabe y les dan más lustre. El toro de lidia no es sólo un animal; es también un hecho cultural, ya que desde la edad del Bronce los toros son símbolo del Mediterráneo, y de Hispania en particular. Hoy día es símbolo no sólo de España, sino de todo lo hispano; ya que los toros de lidia son valientes, fuertes, resistentes y nobles, como aspiramos a ser en estos países. Para que siga habiendo toros, debe conservarse la tauromaquia y promoverse; las atracciones turísticas para visitar las dehesas son sólo eso, visitas, que no cumplen la función de proteger al toro de lidia y su hábitat. El hábitat del toro de lidia incluye la plaza de toros, porque es la forma en que estos animales se mejoran y se cuida su vigor y su genética de forma adecuada; el toro de lidia es parte del paisaje antropizado y no tiene garantizada su supervivencia o bienestar al margen de sus usos tradicionales.

https://www.torosydehesa.es/

Los toros de lidia son una raza particular, seleccionada por su bravura; por atacar cuando debería huír o rendirse. No hay toros de lidia en Italia o Marruecos, porque no hay corridas. Es la industria de las corridas la que sustenta una red de espacios naturales donde viven a su aire estos animales; y la que se encarga de su salud, pureza genética y selección.

El ecologista ingenuo dirá: pero se les mata. Respondo: todos morimos. La muerte es la otra cara de la vida; sin muerte, no hay vida. Los vegetales, frutas y cereales que alimentan a los veganos y jainistas, que no pueden tomar otra cosa, también se producen con la muerte -directa con exterminios, o indirecta impidiendo su reproducción, alimentación y cobijo- de muchos, muchos animales tanto vertebrados como invertebrados. Animales que, según sabe ya la Ciencia, sienten placer, miedo y dolor de forma subjetiva; incluso los escarabajos o avispas, algo sorprendente que sólo se ha confirmado en el último lustro.

La Naturaleza no pide que el ser humano no coma o no mate; en la vida salvaje ser comido es lo más natural del mundo. La naturaleza cultural del ser humano, exige además que no les hagamos sufrir de forma innecesaria al sacrificarlos o al criarlos. Lo que sí demanda la Naturaleza, es que cumplamos la ley de Oro según la cual, damos a la vida más de lo que tomamos de ella. La Naturaleza tiene que ganar siempre con el intercambio, y por eso está justificado clamar contra la deforestación para plantar forrajes, el hacinamiento de los animales de granja, o el sacrificio religioso y terrorífico para los animales.

Sin embargo, el toro de lidia no es hacinado, sino que se cría en semilibertad; no se cría masivamente, sino de forma selecta y sostenible.

Esta el tema por supuesto, de su sacrificio; que no es indoloro precisamente como imaginan los taurinos. Sin embargo, es posible evolucionar hacia corridas incruentas, como en Portugal, si la industria de la tauromaquia y los aficionados dejan de sentirse tan amenazados y obligados a cerrarse en banda para defender las plazas que aún siguen.

Y es que se cierran plazas, no por falta de afición, sino por razones que no son éticas, sino políticas. Los toros son perseguidos en España por el globalismo socialista y el separatismo fascista, simplemente porque son españolas, hispanas, y sirven de lazo de unión a todos los españoles y a éstos con otros países como Méjico o Colombia. Sean ustedes honestos, y reconozcan que si la tauromaquia fuese patrimonio exclusivo de vascos o de catalanes, sería intocable.

El toro que simboliza a España y Europa, y que vemos ya en las pinturas cretenses, no es por supuesto el toro de lidia moderno. Es el Bous Primigenius, espléndido y gran toro que se extinguió en el siglo XVI. Un proyecto llamado Tauros Project, en el que participan varios países europeos, intenta desde hace años recuperar por retro-crianza (back-breeding) un animal similar en tamaño, anatomía y comportamiento, para que ayude a recuperar la salud y la diversidad de muchos espacios naturales europeos.

Si bien en Palencia hay un centro de crianza de este animal «rescatado de la extinción», la contribución principal de España al empeño por devolver a Europa su verdadero símbolo, es el acerbo genético del toro de lidia. Las razas de lidia españolas son las que más genes del Aurochs conservan; por eso son clave para que la nueva especie no sólo se parezca al animal que cazó Julio César, sino que lleve su sangre. Diversas ganaderías de lidia colaboran con el Tauros Programme.

Enlace: https://en.wikipedia.org/wiki/Tauros_Programme

El toro de lidia es parte de nuestra familia extensa formada por los animales de granja, compañía y oportunistas como los gorriones. El ser humano como fenómeno no es sólo una especie; son muchas, que dependen de que la sociedad les siga haciendo un hueco para evitar la extinción y seguir ayudándonos a seguir siendo humanos. Comerlos es una forma de relación que garantiza que ellos sigan existiendo; porque no todos los animales sirven para ser mascotas. El toro de lidia merece seguir existiendo, y siendo parte de la sociedad española. Sin duda la tauromaquia evolucionará en su rito, pero no debe desaparecer nunca. Por los toros, por las dehesas, hay que defender a la Tauromaquia primero y proponer cambios después. Vox es el partido que más claro tiene que la tauromaquia debe seguir.

Nota: ni PACMA, ni Equo plantean en su programa alternativa alguna para los toros tras prohibir las corridas. Los santuarios de animales, como el famoso de las gallinas, son una broma de mal gusto y no una alternativa real para el toro de lidia, que requiere de grandes inversiones, intercambio de sementales, selección, grandes espacios…todo lo que pagan las corridas, vamos. La alternativa de estos partidos es la extinción, aunque no lo digan de forma clara. Sólo Vox garantiza que las futuras generaciones puedan ver toros de lidia vivos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

2.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

DiegoT

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información