Medio Ambiente

Privatización del Agua en Chile

Privatización del Agua en Chile - Medio Ambiente

La legislación chilena sobre aguas, vigente desde 1981, y modificada recientemente por la Ley Nº 20.01719, ha permitido un gran desarrollo en todas las actividades que son intensivas en el uso de este recurso, sin que se hayan producido problemas de disponibilidad. Es así como sectores intensivos en su uso, como son la agricultura, el hidroeléctrico, el minero y el sanitario han experimentado un auge sin precedentes que ha significado una gran demanda sobre el recurso agua. Esta demanda ha podido ser satisfecha sin problemas mediante una asignación óptima, sin tener que realizarse inversiones excesivas, como ocurre en aquellas situaciones en que algún recurso se subutiliza.

La legislación vigente se basa en la asignación a perpetuidad de la propiedad de los derechos de aprovechamiento y en su libre transferencia a precios de mercado. En consecuencia, es el mercado el que asigna el recurso agua. Esto introduce un incentivo a la mayor eficiencia en su aprovechamiento. El que utiliza el agua más eficientemente, se beneficia dando al recurso ahorrado usos más rentables o vendiendo aquellas partes de los derechos que no necesita en un mercado transparente que asegura su utilización eficiente.

La normativa vigente se basa en los principios de una economía de libre mercado:

• Se asigna a perpetuidad el derecho de aprovechamiento de las aguas. Se da el dominio completo del derecho de aprovechamiento (uso, goce y disposición).Adicional mente, contempla el mecanismo de remate para asignar el derecho entre dos o más competidores.

• Supone que la escasez y la tranquilidad del recurso determinan precios que reflejan el costo de oportunidad que tiene cada uso alternativo del recurso.

• No se justifica la solicitud de un derecho de aprovechamiento, dado que reconoce que el mercado y sus condiciones son cambiantes. Tampoco exige que el derecho de aprovechamiento se asocie a un uso específico, dado que la asignación por el mercado exige que exista flexibilidad.

• Crea la figura del derecho no consuntivo, el cual permite superponer los usos posibles del agua con la sola limitación de que los derechos no afecten a los anteriormente constituidos.

• Los usuarios administran organizadamente el recurso y el Estado sólo mantiene la potestad administrativa.

Dados estos principios, quien usa el agua con más eficiencia, puede beneficiarse, ya sea dando al agua ahorrada otros usos más rentables, o simplemente, vendiendo aquella parte de sus derechos que ya no necesite. Así se ha logrado introducir un incentivo a la mayor eficiencia en el aprovechamiento del recurso hídrico en el pais de Chile

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Elvisju21

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.