Literatura

Prohibido Pensar

Prohibido Pensar - Literatura

Capitulo 1: La crisis economica.
Mi nombre es Ernesto Zategui, y vendo autos… bueno… Al menos eso intentaba. Desde que asumió este gobierno ya casi no vendo nada. Tengo 24 años, estoy casado, no tengo hijos, aunque ganas no me faltan… Tambien vendo productos para el hogar por internet, cualquier micro-emprendimiento es vital para llegar a fin de mes.
Gracias a Dios hoy me llegó el mensaje de Gabriel, un amigo que trabaja como cadete para un tipo que hace politica para el partido opositor a este que tenemos ahora…
Asi que me dije… Que bueno!!! se termino esta vida tan sacrificada y a cobrar un sueldito facil por ordenar un par de papeles burocráticos.

Pasaron dos dias y es el comienzo de la semana. Estoy subiendo las escaleras para charlar con este tal Aldo Celaya… El jefe de mi amigo Gabriel. Llevo unos papeles que me pidió para asegurarse, que ya no trabajo en ningun otro lado. Mi tranquilidad abunda ya que renuncié a mi anterior empleo de vendedor, y por supuesto practique como el gran charlatan que soy para que en esta entrevista mi nuevo jefe quede impresionado.

Solo fueron cuatro minutos de charla y no solo conseguí entrar. Sino que tambien me ofreció un cargo mucho mejor que el de mi amigo… Hacerme cargo de la Juventud del movimiento de esa localidad. Ser un encargado apenas uno entra a trabajar en un lugar completamente nuevo es algo que llama la atención, pero existía una condición… Trabajar codo a codo con su sobrino Nicolas Celaya. Un joven que recien entraba a trabajar con su tío.

Veo que Nico se me acerca y me estira la mano… yo como todo vendedor educado, estiro mi brazo para saludarlo con un fuerte apreton de manos, sin embargo el esquiva mi saludo para decirme de manera altanera «dame tus papeles»… Como si fuese un fugitivo de mi propio pais.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Federico el mecha

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.