Anuncios
Ciencia

Psicópatas Subclínicos Y Relaciones De Pareja.

Psicópatas Subclínicos Y Relaciones De Pareja. - Ciencia

Un psicópata es una persona que tiene una conducta dispar  porque necesita avalar una serie de necesidades que generalmente son muy diferentes a las que suelen satisfacer las personas comunes. El psicópata, con el fin de cubrir tales necesidades, se beneficia de la libertad de una forma particular, genera códigos  propios, tiende a reiterar los mismos patrones conductuales y necesita percibir estímulos intensos de forma continua.

Una vez comprendido que es un psicópata, es necesario hacer una distinción entre los psicópatas criminales y los psicópatas integrados o subclínicos, puesto que, a pesar de tener la misma estructura básica de personalidad y emociones, la actividad conductual de ambos es diferente. Los primeros son aquellos que tienen la capacidad de cometer cualquier delito mientras que los segundos no.

La psicopatía y el maltrato dentro de una relación de pareja están relacionados. En este contexto, es vital precisar que la violencia que se puede desarrollar (física, económica, sexual, emocional…) aparece antes de que la pareja este consolidada, es decir, en la fase de noviazgo o incluso antes.

Cuando alguno de los miembros de la pareja es un psicópata integrado o subclínico, la relación nunca estará determinada por los valores característicos de una relación de pareja amorosa (respeto, compromiso, lealtad, amor…). Estas relaciones están caracterizadas por el maltrato psicológico-emocional y no tanto por el físico.

¿Cómo es el perfil de un psicópata integrado?

Según Cleckley (1976) un psicópata integrado o subclínico se caracteriza por ser una persona simpática, seductora, deslumbrante, perspicaz, y, exitosa con los demás, entre otras. Sin embargo, este tipo de persona está caracterizado por ser valeverguista y autodestructiva.

“Los psicópatas saben la letra, pero no la música” (Johns y Quay, 1962, p. 217), es decir, aparentemente estas personas parece que disponen de todos aquellos rasgos que el resto de personas comunes desea tener, como por ejemplo la gran seguridad en sí mismos. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce porque estas personas, según Cleckey (1976), presentan un déficit afectivo que les impide experimentar emociones profundas, es decir, un psicópata integrado o subclínico sólo experimenta emociones superficiales.  Por lo tanto, al no tener empatía, ni conciencia, ni remordimiento, estas personas desarrollan una conducta atípica que cualquier persona común catalogaría como espantosa.

La elocuencia, el encanto superficial, el sentido babilónico del propio valor y la manipulación son algunas de las características que componen la representativa personalidad de un psicópata. La mentira y el desprecio hacia los demás son el motor de su actividad conductual.

¿Cómo es el perfil general del psicópata integrado en las relaciones de pareja?

La violencia psicológica – emocional es un tipo de violencia que incluye las acciones de atemorizar, aterrorizar, amenazar, explotar, rechazar, aislar, ignorar, insultar, humillar o ridiculizar a la pareja, en este caso. Este tipo de violencia es aquella a la que los psicópatas acuden como recurso cardinal, pero no sólo la utilizan los psicópatas, sino que también la emplean los maquiavélicos y los narcisistas. A estos tres tipos de personalidad (psicopatía, maquiavelismo y narcicismo) se les denomina La Triada Oscura, porque las personas que tienen estos rasgos tienden a ser impasibles, avaros y malintencionados en sus relaciones interpersonales.

Cada uno de los tipos de personalidad que conforman La Triada Oscura presentan unos rasgos de personalidad que se establecen dentro de constructos independientes. Sin embargo, tienden a compartir rasgos. Por ejemplo, ninguno de estos tres estilos de personalidad utiliza la violencia física como herramienta fundamental, si no que la emplean cuando no tienen otra alternativa.

Las diferentes causas que tienen los psicópatas para aplicar este tipo de violencia son muy variopintas. No obstante, generalmente cuando este tipo de persona decide agredir tiene el propósito de obtener el control y el poder sobre las víctimas.

A pesar de que un agresor en términos de violencia de género y un psicópata parece que son gemelos, no son iguales, puesto que los primeros no responden a un perfil psicopatológico, mientras que los segundos sí. Además, los primeros tienden a emplear la violencia física como primer recurso y los psicópatas no.

Tal y como comentábamos con anterioridad, antes de que la relación de pareja este consolidada como tal, la violencia psicológica – emocional aparece mucho antes. Cuando este tipo de violencia aparece en escena se expone, de forma conjunta, con una serie de indicios que la delatan. Estos son:

  • El control y el aislamiento: El psicópata dentro de la relación necesita saber en todo momento lo que la otra persona está haciendo, con quien lo está haciendo y como lo está haciendo. Si el psicópata no está de acuerdo con la persona con la que su pareja está haciendo determinadas acciones que haga en su día a día, este intentará convencerla de que se tiene que separar de esa persona; el psicópata formula prohibiciones, impone reglas y siempre exige explicaciones.

 

  • Agresividad manifiesta y encubierta: El psicópata siempre tiende a mostrar su exasperación con la pareja, y aunque no emplea la violencia física, sí que generalmente es una persona verbalmente agresiva con el otro.

 

  • Desconsideración y humillación: El psicópata, generalmente, deja de hablarle a su pareja o simplemente desaparece sin dar ningún tipo de explicación a la otra persona; El psicópata emplea aquello que sabe de la vida de la pareja para utilizarlo en su contra, burlarse o incluso llega a hacer reproches; también aplica sus dotes de seducción con otras personas para que la propia pareja se sienta mal.

 

  • Manipulación: El psicópata siempre quiere saber si su pareja le miente por lo que intentara emplear técnicas aparentemente inocuas para averiguarlo. Además, el psicópata no tiene ningún reparo en mentir una y otra vez a su pareja.

 

  • Negación de los errores y culpabilización externa: El psicópata, bajo su propia visión, nunca comete errores por lo que nunca pide disculpas. Además, en las situaciones en las que se coloca bajo el punto de mira tienden a culpabilizar a su pareja y adquirir el rol de víctima, dejando a su pareja por mentirosos y/o locos.

Los psicópatas integrados o subclínicos presentan un perfil cognitivo-conductual multifacético.

En la vida cotidiana suele decirse que no hay dos personas iguales, y, los psicópatas no iban a ser menos. Siguiendo este razonamiento, es muy lógico pensar que las dinámicas relacionales que tienen los psicópatas integrados o subclínicos con sus parejas son muy diferentes. Sin embargo, los resultados de diferentes investigaciones han manifestado que las dinámicas relacionales son muy parecidas, sobre todo en la selección de parejas a corto plazo, en la creación de un ambiente de relación volátil y en el maltrato psicológico a la pareja.

REFERENCIAS:

Pozueco Romero, J.M y Moreno Manso, JM. (2013). LA TRÍADA OSCURA DE LA PERSONALIDAD EN LAS RELACIONES ÍNTIMAS: Psicopatía, maquiavelismo, narcisismo y maltrato psicológico.Boletín de Psicología, 107, 91-111.

 Pozueco Romero, J.M., Moreno Manso, JM., Blázquez Alonso, M., y García- Baamonde Sánchez, M. E. (2013).PSICÓPATAS INTEGRADOS/SUBCLÍNICOS EN LAS RELACIONES DE PAREJA: PERFIL, MALTRATO PSICOLÓGICO Y FACTORES DE RIESGO. Papeles del psicólogo, 34 (1), 32-48.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

1.75 - 32 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

itziargm

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información