Sociedad

Pulsadas en el Arte Ciscense.

Pulsadas en el Arte Ciscense. - Sociedad

En el arte circense, dentro del grupo de acrobacia plástica encontramos la especialidad de parada de manos o pulsadas. Para la mayoría de las personas es muy llamativa la acción de realizar una parada de manos porque resulta una posición para nada normal, a la vez que se cambia la posición espacial se le está enviando una información diferente a nuestro cerebro el cual necesita un gran tiempo para adaptarse así como para que las cadenas musculares tengan la fuerza y coordinación suficiente para mantener este tipo de posición. A la vez que se realiza la inversión del cuerpo, además del cambio en cuanto a la orientación espacial, los órganos que se encuentran debajo del diafragma comprimen este, lo que dificulta la respiración. La musculatura de los brazos que es menor en cuanto a cantidad y volumen comparada con la de las piernas, tienen que soportar el peso de todo el cuerpo, lo que hace que gran parte de la preparación física de estos artistas se priorice para los miembros superiores.

Como toda obra de arte lúdica no está sujeta a reglas porque la creatividad no puede estar sujeta a regulaciones, pero si debe tener algunas características que la permitan identificar y diferenciarla con otras obras circenses. La pulsada se hace de diferentes formas, una de ellas, de forma individual, se puede realizar en una esfera, en una cuerda floja, en un trepel, en la mesa o sobre un animal (casi siempre se ha visto sobre un elefante o sobre un caballo trotando en círculos sobre la pista). Los trucos o maromas (nombre que se le da en el circo a los elementos técnicos) que caracterizaban este tipo de obra circense eran: realizar una parada sobre una mano, una parada de cabeza, una parada sobre uno de los codos (brazo flexionado a noventa grados, un elemento en descenso (ejemplo: parada de manos a parada de codos) y un elemento en ascenso (ejemplo: parada de codos a parada de manos. En estos momentos con el desarrollo de los métodos de entrenamiento para incrementar la capacidad de fuerza, se dejan de hacer algunos de estos elementos y sustituyéndolos por otros de más complejidad y sin que se pierda la esencia de la obra por el cambio de los elementos.

Al seleccionar los trucos que se ejecutarán en la obra hay que tener en cuenta las características del artista ya sea hombre o mujer. En la ejecución de los trucos hay unos que demandan más flexibilidad o más fuerza (tengamos en cuenta que la ejecución de cualquiera de ellos conlleva a un nivel muy alto de coordinación) y es aquí donde entra la creatividad para que se vea la transición de uno al otro de “forma natural”, como si no costara esfuerzo. En este sentido, hay que destacar que se tiende a confundir las contorsiones con las pulsadas, porque cuando el artista es muy flexible se seleccionaran varios elementos donde sea la capacidad de flexibilidad la que prime y no la de fuerza.

El entrenamiento para llegar a realizar un número de pulsadas de gran dificultad lleva años de trabajo técnico y físico. Los artistas entrenan de dos a cuatro horas diarias con el fin de incrementar sus capacidades físicas y perfeccionar sus elementos técnicos, de esta manera crean una obra bella y casi perfecta para el disfrute de los espectadores.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Maseda1984

Deja un comentario