Economía

¿Qué es el dinero? Más allá de la apariencia.

¿Qué es el dinero? Más allá de la apariencia. - Economía

¿Qué es el dinero?

La aparente obviedad y simpleza de la cuestión hace que pase desapercibida ante los ojos de un mundo concentrado en la apariencia y la utilidad más racional, más a veces cuestionarnos lo obvio resulta un acto extremadamente complejo que requiere mucho más de lo que en un principio podríamos esperar.

La mayoría se conformará con la idea de que el dinero es ese portador de valor tanto físico (como papel moneda) o digital (como el dinero en bancos y procesadores de pago) con el que podemos acceder a bienes o servicios (en lo adelante mercancías), lo cual no es una respuesta errónea, pero sí muy superficial. Para respondernos esta pregunta debemos ir a los inicios, tratar de buscar allí la esencia.

El dinero nació por su naturaleza como una mercancía, una mercancía especial que contaba con la capacidad de reflejar en ella el valor del resto del mundo de las mercancías y eso la hacía diferente dentro de este.

Las primeras mercancías utilizadas como dinero fueron tan diversas como la sal, el cacao o las conchas, hasta llegar a la mercancía dineraria más conocida, el oro. El mismo tenía características que lo hacían idóneo para cumplir esa función, era maleable, homogéneo, difícil de falsificar y fácil de dividir en partes más pequeñas, así como transportable sin dificultad de un lugar a otro.

El oro por sí mismo tenía un valor intrínseco (propio), por los que una porción definida de este podía ser intercambiada por una porción definida de otra mercancía cualesquiera, y era como en todo un intercambio de valores equivalentes.

A la larga el oro se volvió también ineficiente para servir de medida para el valor del resto de las mercancías, por lo que empezó a circular un representante mucho más eficaz, el papel moneda. Este era muchos más portables que el oro y ofrecía el despegue para un nuevo tipo de negocio, los bancos.

En sus inicios el papel moneda tenía una atadura directa con el valor del oro, por decirlo de alguna manera, un patrón. Una cantidad de alguna divisa (moneda de aceptación internacional), en su forma de papel moneda que podía ser intercambiada en los Bancos Centrales de cada país por una cantidad determinada de oro, siguiendo un patrón a veces fluctuante establecido por la oferta y la demanda o constante como el establecido tras finalizar la Segunda Guerra Mundial en donde el valor del oro se fijó a 35 dólares la onza de oro.

Existieron durante muchos años polémicas diversas sobre cuál de las dos opciones era mejor, ambas traían pro y contras, por lo que según las posturas de diferentes escuelas económicas se defendió una u otra en distintos momentos de la historia.

Para inicio de los años 70s del pasado siglo, el patrón oro establecido con el dólar fue abandonado por el gobierno de los Estados Unidos, lo que conllevó a una desregulación acelerada de la oferta de dinero en los mercados, lo que trajo una pérdida continuada del valor del dinero conocida como “inflación”. La misma había existido siempre en todas las economías, erosionando el valor del dinero, como un impuesto general que pagaban todos y cada uno de los consumidores y productores, cuando el valor de su medida de valor (el dinero) disminuye con el paso del tiempo. Lo singular es que tras el abandono de dicho patrón la misma se disparó a niveles alarmantes con un aumento anual nunca antes visto que llega hasta el día de hoy pasándonos factura.

Bueno, entonces si ya no existe un patrón con el oro. ¿Qué le da valor a mi dinero?

Aunque algunas veces se escucha todavía hablar del respaldo del dinero, algunos dicen que en reservas de oro, otros que se respalda en producción de mercancías, la verdad es que el dinero actual funciona sin respaldo alguno. El dinero moderno no tiene ya ningún valor intrínseco, al este dejar de ser una mercancía su valor pasó a ser puramente de sustancia social. Mejor dicho, el dinero sí funciona con respaldo, uno mucho menos tangible y mucho más subjetivo, funciona a base de confianza, reconocimiento social.

Exactamente lo único que le da valor al dinero moderno es que tú y todas las demás personas sobre la faz de la tierra creamos que tiene algún valor, que puede ser intercambiado por una mercancía que satisfaga nuestras necesidades. Todo dinero moderno está respaldado en la confianza que sobre él depositan productores, consumidores y entidades gubernamentales, ya sean monedas de libre circulación internacional como el Dólar o el Euro o monedas de circulación local como el Peso Cubano o el Kwanza Angolano. La diferencia entre una y otra está en las dimensiones de esa confianza, las primeras son aceptadas por casi todas las personas como divisas válidas, como portadoras de valor, no así el peso o el kwanza que solo son aceptados allí en su país de origen.

En gran medida esto lo determina la confianza que tienen los actores de la economía de los emisores de las distintas monedas, existe mucha mayor confianza en que la Reserva Federal de los Estados Unidos o el Banco Central Europeo mantenga un valor estable de su moneda y esta sea reconocida por muchos Estados como representante de valor, que la confianza existente en los Bancos Centrales y en las economías de Cuba y Angola. Pero nuevamente recalco esto es solo una construcción social, el dólar ni el euro tienen valor en sí, más allá del que nosotros mismo le conferimos.

El futuro del dinero es incierto y turbulento, al igual que el de la especie humana, como lo ha sido su pasado, si algo queda claro es su necesidad en la actualidad y en el futuro inmediato. Solo cuando el desarrollo y organización de la sociedades humanas que nos sucederán hayan podido desarrollar métodos más eficientes para el intercambio de mercancías, el hombre podrá desprenderse del mediador universal que nos ha acompañado desde el inicio de nuestro andar por este mundo y quién sabe quizás esté ahí para decirnos adiós cuando lo abandonemos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Alejandro Ko.

1 comentario

  • El valor del dinero hoy día no lo dá la confianza.

    El valor que tiene es que es impuesto a la sociedad. Si la sociedad se dejará libre, esta aberración de papel moneda sin valor desaparecería. Ejemplo de ello son el auge que ha tenido bitcoin, que es una alternativa moderna al monopolio monetario que ejercen los estados.
    En un mercado libre sin un estado que coacciona para que todos usen la misma moneda, no se podría mantener la situación actual.

    Además sufrimos crisis recurrentes por este mecanismo de moneda sin valor y monopolio estatal. Necesitamos volver ya a un patrón estable escogido por la sociedad bajo prueba y error. No hay contras más graves que el quitar el trabajo a millones de personas cada 10 años (De media)

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información