Ciencia

Qué es la Mente Holográfica



Qué es la Mente Holográfica - Ciencia

Si nos referimos al conocimiento como la capacidad humana para aprehender la realidad conceptual y material de nuestro Universo, nos encontramos con la comprensión de tres vías que lo hacen posible. La primera de ellas es el sentido común, el cual nace de la pura experiencia personal frente al mundo. La segunda es la creencia cuyo origen se debe a las ideas, pensamientos, juicios e imágenes cerebrales que influyen en la supuesta certeza de lo real o de lo ficticio. La última vía es el conocimiento científico que por no estar fundamentado en el sentido común ni en la creencia, indaga y explica la realidad a partir de leyes, principios o axiomas que a su vez están relacionados  de manera directa o indirecta con una serie de experimentos para comprobar algo descubierto en cualquier dimensión universal, ya sea en el ser humano, en la naturaleza, en la materia o en cualquier otra forma real de la existencia.

En este artículo me ocupo de la concepción científica capaz de mostrar la realidad objetiva, es decir, tal como es y tal como se manifiesta ante la observación y la inteligencia humana. Para que las ideas y los conceptos se conviertan en un conocimiento científico es necesario comprobarlos con un conjunto de hechos o de datos que aseguren su certeza porque la suprema aspiración de la ciencia en su continua transformación no consiste en la simple búsqueda de la verdad, sino en la recreación de la realidad universal evidente. El Universo es concebido como la representación de la materia y de lo inmaterial en todos sus diversos y posibles estados unificados. Como los seres humanos estamos inmersos en la realidad material al ser un cuerpo y en la realidad inmaterial al estar dotados de energía, formamos parte importantísima de la esencia universal. A partir de este horizonte, voy a presentar paulatinamente la comprensión de la Mente Holográfica por medio de los artículos que iré publicando en este blog.

Para adelantar un poco el entendimiento de la holografía mental, permíteme mencionar que la actividad cerebral de los seres humanos de este siglo XXI está desarrollando nuevos cambios relativos no a la posibilidad o al origen del conocimiento ni a su esencia que consiste en la facultad de relacionar y concatenar imágenes y símbolos de manera metafísica, así como conectar nuestro pensamiento con las propiedades de la materia, entre otras funciones, sino a la forma en que presenta y proyecta la realidad interna humana, creando una visión novedosa del Planeta y de su consistencia universal. En otras palabras, ya van pasando aquellos tiempos en que se sostenía que la mente es lo mismo que el cerebro y, lo que es más aún, se creía que el sistema nervioso es el único que nos ayuda a conectarnos consigo mismos y con los objetos e instrumentos para vivir expresando nuestros pensamientos, emociones, movimientos, sentimientos y palabras. En efecto, el desarrollo perenne del cerebro y las influencias químicas, físicas, moleculares y electromagnéticas universales, hace de nuestra mente una entidad distinta a la que descubrieron la Biología y la Ciencia Médica a partir de la Antigüedad hasta los últimos decenios de la Modernidad y de la Post Modernidad. Dado que un holograma refiere a una superficie dimensional que tiene el poder de mostrarnos por medio de un efecto fotogénico imágenes detalladas de los objetos reales en tres o más dimensiones,  nuestra manera de ver y conocer nuestra naturaleza y la del Planeta donde vivimos está cambiando.

La palabra holograma proviene del Griego y significa «descripción total»; no hablo aquí de una descripción entendida dentro de una nueva teoría del conocimiento, sino más bien del modo en que la presente Cuarta Revolución Científica y Tecnológica está formando una nueva visión adaptada a una concepción holística de la realidad humana y universal. Resulta obvio decir que las nuevas generaciones humanas a quienes ya identificamos como milenians y centilenians, por ser parte de la transición entre la era analógica y la era digital, son el comienzo de esta nueva configuración conceptual, cerebral, material, física, química, molecular y energética de la realidad en el Universo. Esto te permite ahora comprender que la holografía mental es la nueva manera en que la naturaleza humana y cuanto existe como materia o más allá de ella,  se está transformando. Con esta transformación el cerebro de los seres humanos se va adaptando más al desarrollo de la visión y de la intuición que del pensamiento y de la intelección.  En efecto, la energía mental está operando cada día más en ello en lugar de seguir elaborando en el cerebro imágenes y conceptos relativos a una tercera dimensión de la realidad, es decir, pareciera ser que la comprensión de lo material en tanto que se refiere a los cuerpos con altura, anchura y profundidad, se entiende ahora en una cuarta dimensión, en la cual además de esas cualidades de la materia se va captando de un modo más claro y evidente la función importante que aporta la naturaleza de la luz tanto artificial como natural. De allí que el órgano sensorial que más importancia e influencia tiene en nuestro acontecer humano actual es el ojo. De hecho, la Mente Holográfica es la causante del origen de una Inteligencia Artificial, de la Cibernética y de la Ingeniería Mecatrónica cuyos adelantos están destinados a captar la visión humana a través de sus sofisticaciones y novedades. No menos prueba de ello son las diferentes generaciones de computadoras, pantallas, celulares, tabletas, cuadernillos electrónicos, cámaras y robots. Vaya que lo que antes se comprendió como ciencia ficción, se manifiesta actualmente como la cuarta configuración del pensamiento científico y tecnológico.

Ahora bien, ¿cuál es la atinencia de la luz con respecto a la mentalidad holográfica? Simplemente, sin ella no sería posible una transformación del modo en que concebimos el tiempo, el espacio y la dimensionalidad universal. Desde la fundamentación y comprobación de la Teoría de la Relatividad propuesta por el Físico Matemático Albert Einstein, la investigación sobre el comportamiento y la naturaleza de la luz continúa siendo el punto focal para ir más a fondo de lo esencial en la materia; el concepto de átomo ha sido superado por la actual Física Cuántica, la cual gracias al empleo del telescopio y del microscopio, contribuye a que las limitaciones de la visión humana se vayan superando porque ahora esos instrumentos experimentales permiten observar lo micro y macro fenoménico de las diferentes formas de ser de cuanto existe. No obstante a este adelanto científico y tecnológico cabe preguntarnos qué es lo que realmente pasa con la naturaleza de la visión humana, es decir, ¿qué vemos en realidad? La combinación de la oscuridad con el haz de luz, la actividad química y electromagnética del cerebro, nos permite captar a través de los ojos puntos, rayas, superficies o «manchas» cuya impresión queda grabada en la memoria originando la imagen extraordinariamente conformada y comprendida por cada uno de nosotros. Este trabajo entre el cerebro, la energía y la luz, hace posible nuestra orientación externa en el ambiente y la interpretación del encuentro con los demás, con nuestra naturaleza interna y con los objetos e instrumentos utilizados en nuestra vida diaria. A esto lo conocemos como cosmovisión.

Más allá de una interpretación u orientación matemática y física del Universo, la Mente Holográfica expresa una nueva perspectiva mental en la vida de nuestra especie. En el pasado el uso de las manos ayudó al origen de la tecnología; piensa por ejemplo en el descubrimiento del fuego, el cual fue posible cuando un ser humano usó sus manos para frotar piedras o utilizó una varita de madera contra una piedra para generar la combustión; o en el tiempo en que otro fabricó la rueda, la polea, la máquina, la imprenta y hasta un robot en la actualidad. En este presente siglo el uso de las manos que configuró a un homo faber, es decir, a un ser humano de la fabricación, configura ahora a un homo videns,  esto es, a un ser humano visionario. Los adelantos tanto científicos como tecnológicos de nuestra especie como visionarios, se fundamentan en una complementariedad mas: además de ser homo faber y homo sapiens, somos una especie vidente. La evidencia va completando nuestra configuración individual y social porque la explotación de la naturaleza provocada por la utilización de las manos para la productividad de los víveres y de los accesorios que posibilitan nuestra supervivencia y adaptación, pasó ahora de la vida agraria a la vida industrial; la racionalidad conceptual de la realidad transita ahora de las construcciones teóricas y bibliográficas a los sistemas e ingenierías teleinformática y cibernética; por último, la intuición y el entramado psicológico y neuronal se transforman en la actualidad en una actividad mental que nos conduce a interrogarnos e investigar qué son realmente la mente y la conciencia. En el próximo artículo te compartiré la información que tenga a la mano sobre esa indagación. Por lo pronto deseo haberme explicado bien en este artículo al hablarte sobre lo que significa la Mente Holográfica.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ricardo Sosa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.