Sociedad

¿qué Es Realmente Una Mujer?

¿qué Es Realmente Una Mujer? - Sociedad

¿Qué es realmente una mujer?

 

A lo largo del tiempo hemos convertido a la figura femenina en símbolo de diversidades inapropiadas, haciéndolas sentir en unos casos, orgullosas, pírricamente apreciadas o simplemente despreciadas, mal valoradas anhelando solo una palabra para que su alma retorne al cuerpo. Ese lucero que está a punto de extinguirse injustamente quedando en el olvido.

Es verdad, los hombres somos hombres. Seres con la capacidad de soportar duras adversidades y de tener una doncella de primera clase a su lado… pero, ¿Qué es un hombre sin una mujer?… Simplemente nada.

Con esto, no pretendo desprestigiar a nadie ni ganar puntos a mi favor, simplemente los errores del pasado y la experiencia del tiempo, te hacen mejor persona.

La gran mayoría de nuestras damiselas nos sirven casi de por vida. Nuestra mejor amiga después de nuestra madre, sacrifica cada segundo de su vida, algunas veces llevando al límite su cuerpo para darnos alegría con su presencia y salvaguardar esa difusa emoción llamada ´´amor´´.

Olvidamos  el tesoro que nos asiste.  Un tesoro que no está en el mar, pero que algún pirata resentido desearía poseerlo. Para ser aptos de su amor, le entregamos el cielo como reino, las estrellas como súbditos y la luna como la lámpara que enfoca sus pasos en la oscuridad. Nos convertimos en su héroe de fantasía, su protector, su insigne caballero… y hoy cuando erradamente nos creemos sus dueños, aquella princesa que soñaba con ser la reina de nuestro universo, extraña esa fantasía en su mundo de plebeya.

Esos son los momentos que alimentan la angustia y soledad. Cuando una relación se enfría, cuando todo se vuelve rutina, cuando en medio de tanta gente todo se vuelve soledad. Olvidamos quienes eran, no miramos los muros que se levantan sobre ella, extinguiendo lo que alguna vez  era fuego… un fuego que se convierte en hielo hasta que se derrite, para después evaporarse y desaparecer.

Recuerda, cuando conocemos a una mujer, no es un símbolo o un trofeo o un objeto, enamórala como la princesa que es, y al pasar el tiempo cuando sea tu reina, recuerda enamorarla más  cada día. Que ese fuego arda con apremio,  bájale la luna mil veces al día, que cada noche se sienta en las estrellas, y que a tu lado se sienta en el cielo. No es encontrarla, es mantenerla a tu lado.

Sea lo que sea una dama, su color, su contextura, su oficio, su personalidad es una reina donde se posen sus pies… de ellas venimos, con ellas vivimos, y por ellas morimos.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Gubekiano

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información