Ciencia

Qué Es Un Empático

Qué Es Un Empático - Ciencia

¿Qué es un Empático? Un empático es una persona con un espíritu abierto; inconscientemente percibe las cosas en los campos invisibles y visibles hasta el punto de que pueden convertirse en una carga. Detecta la energía que los rodea y tiene una habilidad natural para estar en sintonía con los sentimientos de los demás. Está influenciado por los estados de ánimo, pensamientos, deseos y anhelos de otras personas. Ser empático no se limita a la alta sensibilidad y las emociones; ellos intuitivamente conocen las intenciones y motivaciones de otros. Ser empático no es algo que se aprende, naces así o no lo eres. Como empático, estás constante mente en contacto con los sentimientos y la energía de los demás, lo que significa que estás soportando continuamente el peso de las emociones de quienes te rodean. Muchos empáticos son propensos a las manifestaciones físicas de las emociones que absorben, como aflicciones y dolores diarios, y cansancio crónico. Estoy segura de que has escuchado el dicho “¡Parece que llevas una mochila sobre tus hombros!” ¡Esto es exactamente lo que hacen los empáticos! Llevan la energía, las emociones y el karma de todas las personas con las que entran en contacto. Los empáticos son extremadamente humildes, huyen de los cumplidos y prefieren alabar a alguien más que ser reconocidos. Se expresan con gran pasión y hablan cándidamente, lo que a veces puede causar ofensa. No son el tipo de personas que ocultan sus sentimientos, se abrirán a cualquiera que quiera escuchar. Por otro lado, también pueden ser todo lo contrario; pueden ser muy antisociales y con mucho gusto bloquearán de sus vidas a quienes sientan que los están obstaculizando de alguna manera. Es posible que no se den cuenta de que están haciendo esto; para los empáticos que no entienden quiénes son, a menudo esta es su manera de cerrar los sentimientos y la energía de los demás con los que constantemente tienen que lidiar. Aunque los empáticos son sensibles a las emociones de los demás, no dedican mucho tiempo a escuchar sus propios corazones. Esto puede llevarlos a preocuparse por las necesidades de los demás antes que por las suyas. Un empático generalmente no es agresivo, no es violento y se convierte rápidamente en el pacificador entre las personas. Un empático se siente extremadamente incómodo cuando se encuentra en un ambiente de desarmonía; evita la confrontación o rápidamente hace las paces si una situación se sale de control. Si pierde el control y dice algo que ofendería, se resiente por ello y ofrecerá una rápida disculpa. Los empáticos tienen una tendencia a recoger los sentimientos de los demás y luego proyectarlos de vuelta a la persona sin darse cuenta de lo que están haciendo. Cuando un empático se encuentra en las etapas iniciales de comprender su don, se le aconseja que hable sobre las cosas para liberar la acumulación de emociones; si no, tiene una tendencia a embotellar cosas y construir rascacielos a su alrededor, y se niega a dejar entrar a nadie. La incapacidad de expresar sus sentimientos a menudo es el resultado de un evento traumático, una infancia donde las emociones no se expresaron en el hogar o tuvieron padres que les decían que los niños estaban para ser vistos, pero no escuchados. La abstinencia emocional puede tener un efecto negativo en nuestra salud; mientras más tiempo mantengamos nuestras emociones sin liberar, más poder tendrán sobre nosotros. Cuando las emociones se acumulan, eventualmente habrá una liberación y eso nunca es algo bueno. Los humanos están conectados para expresarse cuando sienten una carga; es la forma en que la curación toma lugar. Cuando compartes algo, hay un alivio emocional y ya no estás cargando el peso solo. Si esto no ocurre, existe el riesgo de inestabilidad mental y emocional, así como de emociones negativas que pueden llegar a manifestarse en forma de una enfermedad. Los empáticos tienen sensibilidad hacia las películas, la televisión, los videos y las transmisiones de noticias que muestran escenas de violencia o dolor y trauma físico o emocional, ya sea un adulto, un niño o un animal. Esto puede llevarlos al llanto y causarles enfermedades físicas. No pueden justificar el sufrimiento que sienten y ven, y no toleran a otros que no comparten el mismo nivel de compasión que ellos. Los empáticos trabajan en carreras que les permiten ayudar a otros, ya sea con animales, naturaleza o personas. Les apasiona su trabajo y la dedicación a los demás. A menudo encontrarás empáticos en puestos de voluntariado dedicando su tiempo a ayudar a otros sin paga ni reconocimiento. Debido a su incesante imaginación, los empáticos son excelentes narradores de cuentos; están constantemente aprendiendo y haciendo preguntas. También son muy amables y románticos; tienen una pasión por la historia familiar y conservan fotos antiguas, joyas u otros artículos de valor que se han transmitido de generación en generación. A menudo son los que se sientan y escuchan las historias contadas por los abuelos y bisabuelos, y poseen una gran cantidad de conocimientos sobre la historia de su propia familia. Para adaptarse a la variedad de estados de ánimo que experimentan, escuchan diversos géneros musicales. La gente suele sentir curiosidad por su gusto por la música, especialmente por el alcance de la diversidad. ¡Están escuchando música clásica y al minuto rap hardcore! Las letras de una canción pueden tener un efecto poderoso en un empático, especialmente si se relaciona con algo que ha experimentado recientemente. Se aconseja que los empáticos escuchen música sin letra para evitar que sus emociones entren en un torbellino. Los empáticos usan su lenguaje corporal como una forma de expresión; pueden articularse a sí mismos con la misma facilidad a través de la danza, los movimientos corporales y la actuación, así como a través de las palabras. Los empáticos son capaces de exhibir grandes cantidades de energía cuando bailan; se pierden en la música y entran en un estado de trance mientras sus espíritus se sincronizan con el ritmo y la letra. Describen este sentimiento como perderse completamente en el momento, dejan de ser conscientes de la presencia de otros. Los empáticos tienen espíritus muy atractivos, por lo que la gente se siente atraída por ellos sin comprender por qué. Descubrirán que los completos extraños se sienten cómodos al hablar con ellos sobre los temas y experiencias más íntimos. Otra razón por la cual los empáticos son tan magnéticos es porque son muy buenos oyentes; son burbujeantes, extrovertidos, entusiastas y la gente ama estar ante su presencia. Son la vida y el alma de cualquier fiesta y a la gente le gusta tenerlos cerca porque se alimentan de su energía. Debido a la naturaleza extrema de su personalidad, lo opuesto también es cierto; sus estados de ánimo pueden cambiar en un instante y la gente se dispersará como cucarachas para alejarse de ellos. Si un empático no comprende su don, la carga de llevar tantas emociones puede ser abrumadora. No entienden que sienten las emociones de otra persona, es confuso para ellos. En un momento están bien y al siguiente sienten un tsunami de depresión, que causa que lo exterioricen. No es una buena idea abandonar a un empático en los picos de uno de sus cambios de humor. Quien esté cerca en este momento debería prestarle un hombro para llorar, llegar a ser compasivo y ser un oído atento. Este retorno del cuidado emocional empático a menudo conducirá a una recuperación instantánea. Los empáticos a menudo son incomprendidos, y es una parte crucial de su travesía que no sólo se comprendan a sí mismos, sino que los demás a su alrededor también lo comprencomprendan. Los empáticos a menudo son pensadores y solucionadores de problemas; les encanta estudiar diversos contenidos. Creen que los problemas y las soluciones existen juntos, y que siempre hay una solución a mano. A menudo buscarán hasta encontrar la respuesta a un problema, lo que puede ser un gran beneficio para los que los rodean, ya sea en el trabajo o en el hogar. El empático suele ser capaz de aprovechar el conocimiento del universo y recibir la guía que necesita para resolver el problema en el que ha puesto su mente. Los empáticos son soñadores, tienen sueños vívidos y en detalle. Creen que sus sueños están vinculados a su realidad física y que están siendo advertidos sobre algo que está sucediendo en sus vidas o en la vida de alguien que conocen. Desde muy pequeños, invierten su tiempo y esfuerzo en descubrir los misterios de sus sueños. Los empáticos prosperan en el compromiso mental, no desean lo mundano y les resulta difícil concentrarse en cosas que no los estimulan. Cuando se encuentran aburridos, a menudo recurren a soñar despiertos y se relajan en un estado mental desinteresado. Aunque su cuerpo físico está en el mismo lugar, su mente está en otra dimensión. Un maestro solo captará la atención de un estudiante empático si es tan expresivo y emocional como él, si no, se desconectará rápidamente. Si los empáticos no están completamente cautivados por su audiencia, carecen de interés. Ellos son los mejores actores debido a su capacidad innata para sumergirse tanto en los sentimientos de los demás que, cuando juegan un rol, lo hacen con todas las emociones del personaje que están interpretando. Son propensos a experimentar sincronicidades y deja vu. Lo que comienza como un conjunto de coincidencias continuas lleva a comprender que mirar hacia el futuro es una parte de quiénes son los empáticos. Cuando esta aceptación se convierte en realidad, se produce una sensación de euforia a medida que comienzan a conectarse con el poder de su don. Muchos empáticos tienen una conexión profunda con lo paranormal, tendrán una cantidad de experiencias cercanas a la muerte y fuera del cuerpo a lo largo de sus vidas. Viajar en el ámbito espiritual a otra dimensión es una situación normal en la vida de un empático. Son espíritus libres y no viven para la rutina mundana de la vida. Cuando se quedan atrapados en este ciclo, todo el sentido de la vida se pierde y se ven obligados a detenerse, volver a examinar su vida y emprender el viaje hacia el autodescubrimiento. Sus experiencias paranormales conducen al aislamiento, lo que no es bien visto por el común de la gente, por lo que el empático tiende a suprimir sus habilidades con el temor de ser etiquetados negativamente. Sin embargo, son capaces de superar esto y generalmente ocurre cuando están rodeados por otros empáticos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Tsun1

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información