Sociedad

Qué Hacer Cuando Te Sientes Decepcionada Por Alguien

Qué Hacer Cuando Te Sientes Decepcionada Por Alguien - Sociedad

Puede ser difícil sentirse decepcionado por aquellos que te importan.

Tenga en cuenta que no titulé este artículo: “Qué hacer cuando alguien te decepciona”. Eso es porque, en mi experiencia, no es lo que nos sucede lo que nos hace infelices. Es cómo reaccionamos ante él, y cómo nos “sentimos” es el núcleo de esa reacción.

Hace unos años, me sentí defraudado por un amigo. Ella había sido una de las personas con las que contaba para mi apoyo, ya que vivo el día a día con dolores crónicos y enfermedades. A lo largo de los años, ella fue importante para mí, tanto en la práctica (podía contar con ella para que me ayudara si lo necesitaba) y personalmente (ella siempre escuchaba si quería compartir mis problemas).

Entonces, de repente, su vida cambió dramáticamente, de una manera que fue maravillosa para ella. Ella se enamoró . Y sin embargo, desde mi perspectiva, ella había “desaparecido”, tanto física como emocionalmente.

Experimenté una variedad de emociones, algunas de ellas aparentemente contradictorias. Por ejemplo, me alegré por la nueva dirección que había tomado su vida, pero también me encontré resentida por su falta de atención hacia mí. No quería que las cosas fueran diferentes para ella, pero al mismo tiempo, anhelaba que las cosas fueran como habían sido entre nosotros.

En Song of Myself , Walt Whitman escribió que no hay nada de malo en experimentar emociones conflictivas. De hecho, a menudo disfruto esa característica particular de la mente humana. Pero con mi amigo, estos sentimientos aparentemente contradictorios aumentaron mi estrés cuando intenté aceptar el cambio en nuestra relación.

Para entender lo que estaba sucediendo, decidí hacer una lista de respuestas inútiles para sentirse decepcionado por alguien. Luego hice una lista de respuestas útiles. Hacer y contemplar esta lista resultó ser tremendamente valioso para mí cuando me adapté a este cambio en mi vida. Espero que mis pensamientos te sean de utilidad.

Respuestas inútiles

1. enojarse

La ira no ayudó en absoluto. Incluso exacerbó los síntomas físicos de mi enfermedad. Me gusta la forma en que lo expresó el Buda: la ira vuelve directamente hacia ti como el polvo fino arrojado contra el viento. Enojarme por lo que había sucedido fue como golpearme la cabeza contra la pared. La única persona que me hizo daño era yo.

El hecho es que la vida siempre está en movimiento. Es delirante pensar que las relaciones siempre serán las mismas. Cuando una relación cambia de una manera que no es de su agrado, puede surgir la ira. Eso está bien, pero en lugar de dejar que la ira brote y se intensifique, déjate sentir la tristeza que la subyace. Este es el comienzo del proceso de curación.

2. alimentando el miedo

Para mi sorpresa, experimenté cierto temor por lo que estaba sucediendo, el temor de perder a todos mis amigos y todo mi apoyo. Cuando surge el miedo, he aprendido a cuestionar la validez de los pensamientos que genera. No trato de suprimir los pensamientos porque, francamente, la mente va a pensar lo que va a pensar. Sin embargo, al mismo tiempo, no tengo que creer esos pensamientos.

Cuando cuestioné la validez de mis pensamientos, me di cuenta del absurdo de asumir que un cambio en una relación significaba que todos los demás cambiarían repentinamente y perdería a todos mis amigos y apoyo. Este cuestionamiento disipó mis miedos y, con eso, vino un sentimiento de alivio.

3. Participar en la auto-culpa

Cuando mi amigo se enamoró, en ocasiones negativo auto-conversación mostrado su lado oscuro. Me encontré pensando: “¿Qué esperas? Dada la imprevisibilidad de sus síntomas, no es confiable como amigo. ¿Quién querría aguantar eso por mucho tiempo? ”¡Qué irracional vincular el amor recién descubierto de mi amigo a mis supuestos defectos como amigo! Tomar partido contra ti mismo de esta manera es la respuesta más dañina.

Respuestas útiles

1. Reconociendo que todas las relaciones cambian

El cambio es una parte inevitable de la vida. Pensar de otra manera te prepara para la angustia y el sufrimiento innecesarios. Las circunstancias cambian; La gente cambia. Aceptar esto como parte de la experiencia humana alivió el dolor mental de este cambio en particular, aunque no fue de mi agrado.

2. Sentirse feliz por los demás.

Cuando me di cuenta de que estaba sintiendo resentimiento hacia mi amiga, me recordé a mí misma que en realidad me sentía feliz por ella de que el amor había entrado en su vida, a pesar de que era difícil para mí. Sentirse feliz por los demás se llama mudita, o “alegría empática” en la práctica budista. Y toma práctica. Sin embargo, vale la pena porque sentirse feliz por los demás te hace sentir feliz. Confía en mí esta vez.

3. Cuestionando la validez de las historias que giramos.

Ya mencioné el valor de cuestionar la validez de los pensamientos. Es una práctica tan valiosa que quiero desarrollarla un poco. Me sorprenden continuamente las locas historias que puedo contar, historias que llegan a extremos, como: “Claramente, a ella nunca le gusté tanto en primer lugar, por haber cambiado tan rápidamente su atención a otra persona”.

Cuando te encuentres con este tipo de historias estresantes, pregúntate si hay alguna razón para suponer que son ciertas. En esta situación particular, a menos que hable con su amigo sobre el cambio en su relación (lo que podría ser una buena idea, dependiendo de las circunstancias), no tiene forma de saber lo que está pasando por su mente. ¡Puede muy bien pensar que todo sobre tu amistad está perfectamente bien!

4. Investigar cómo la fuente subyacente de la infelicidad es un deseo insatisfecho.

No obtener lo que queremos es una experiencia inevitable en el camino de la vida. No pasa un día (tal vez ni una hora) sin que uno de mis deseos quede sin cumplir. Cuando puedo reconocer que los deseos están siempre presentes pero a menudo no se cumplen, estoy mejor capacitado para liberarme de la prisión de los deseos y hacer las paces con mi vida tal como es.

Y así, trabajé para ver claramente que mi deseo continuo y el anhelo de que esta relación fuera como antes no me estaba sirviendo bien. De hecho, fue una fuente de profundo sufrimiento. Me dije a mí mismo que cuanto antes pudiera aceptar sin amargura que ya no iba a obtener exactamente lo que quería de la relación, podría seguir adelante con mi vida (y la relación).

Pasar a una situación como esta puede tomar varias formas: continuar con la relación, pero cambiar sus expectativas, trabajar para enriquecer sus otras relaciones o llegar a nuevas personas.

5. Envolver la decepción en un manto de autocompasión.

Hace muchos años, me comprometí a tratarme con amabilidad y compasión. Es el mejor regalo que me he dado. En esta situación particular, fue el antídoto perfecto para mi decepción y para la auto-culpa que ocasionalmente se coló.

Para cultivar la autocompasión, le recomiendo que empiece por comprometerse a ser amable con usted mismo (sí, es así de simple) y luego, al principio, esté contento de dar pasos de bebé. Con la práctica, ser tu propio aliado incondicional puede convertirse en un hábito de por vida.

Cuando te sientes triste o decepcionado de alguna manera, te ayuda hablarte con una voz compasiva. Uso palabras que se relacionan directamente con la situación en cuestión. Aquí me repetí silenciosamente frases como: “Es tan difícil haber perdido la compañía cercana que alguna vez sentí con mi amigo”.

Espero que intente hablar a sí mismo con compasión la próxima vez que se sienta a punto de apuntar pensamientos críticos a sí mismo. Esta práctica puede abrir su corazón a su decepción y eso hace posible desearles lo mejor a todos y saludar su próxima aventura de vida con curiosidad y amistad.

***

Es doloroso sentirse decepcionado por alguien, pero nos sucede a todos. Espero que esta discusión de respuestas útiles e inútiles les sea útil a medida que recorramos el camino de la vida juntos.

Gracias por leer

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

PSICOLOGÌA Express

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información