Sociedad

Que No Te Corten Las Alas



Que No Te Corten Las Alas - Sociedad

No hay nada mas grave, trágico y nefasto en la vida que vivir los deseos de alguien mas. Nuestros padres quieren una vida muy distinta a la que nosotros visionamos; para nuestros hermanos y primos somos los pretenciosos e insaciables soñadores; nuestros amigos, nos ven con un potencial mucho mas alto al que estamos destinados; y nuestros enemigos son los únicos que logran ver nuestro verdadero ser digno de envidiar.

Ahora bien, ¿qué es lo que queremos nosotros?, y es que ¿acaso alguna vez nos ha importado realmente?, son contadas las ocaciones en las que ponemos nuestros intereses por encima de nuestros queridos o indeseados, son contadas las ocaciones que hemos incomodado al resto por el bien propio, ¿y saben que es lo peor? , ante los ojos de ellos, ante los ojos del mundo, nosotros somos los rebeldes, los mal agradecidos con la cómoda vida que nos ha tocado, los inconscientes que no tienen la suficiente habilidad mental para darse cuenta del bondadoso pedestal donde están siendo esculpidos. Y es que no entienden, no logran entender, que somos almas inconformes, que somos personas que buscamos algo mas valioso que el dinero o el poder o un simple estrato social, algo que no te ata hasta la muerte, que no te priva de placeres, y es la libertad.

Oh bella y tan anhelada libertad, es aquel momento en el cual nos sentimos cómodos con tomar nuestras desiciones, de volar tan alto o tan bajo sin miedo a ser juzgados, de transformar nuestra vida sin ser reprendidos, y es que ellos ya han vivido lo suficiente para aprender de sus errores y construir su propio imperio con cada piedra que encontraron en el camino, y si , nosotros somos parte de esa construcción, somos pieza fundamental y bendecida del imperio, pero al parecer, no tenemos derecho a comenzar desde cero, ni mucho menos a cometer errores, pues si lo hacemos, nos convertimos en seres oscuros, amargos de corazón, de poca humildad y de escasos conocimientos, pobres almas que necesitan del perdón de Dios, pues sin el y gracias a nuestros desaciertos, estaríamos condenados. Lo confuso es, ¿ qué paso con ellos?, ¿ qué paso son nuestra autoridad?, si han sido exitosos y al parecer llevan una vida correcta y sin pecados, digna de señalarnos y humillarnos ante nuestras equivocaciones. Te lo dire:

Construyeron sus propias alas y de sus caídas se levantaron victoriosos, trabajaron bajo la luz del sol y el resplandor de la luna, lloraron sus fracasos y celebraron sus aciertos, se equivocaron, pero disfrutaron, salieron de sus moradas y diseñaron un camino incierto pero perfecto para ellos. Entendieron el propósito de su vida, se multiplicaron y por ello hoy lees esto. Así que no decaigas, no te desanimes y sigue adelante a pesar de su oposición, pues ellos lo hicieron en su momento, fue lo que causo sus triunfos. Si te cohiben es por miedo, al incierto destino que te espera y al dolor de dejarte ir, pero ahora es tu turno de jugar, de descubrir, de perderte y encontrarte, es tu turno de vivir: ¡QUE NO TE CORTEN LAS ALAS!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Maria Paula Vasquez

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información