Ciencia

¿qué Pasaría Si Nos Movemos A La Velocidad De La Luz?

¿qué Pasaría Si Nos Movemos A La Velocidad De La Luz? - Ciencia

Para comenzar, debemos saber un poco de ciencia: Según la Ley de Relatividad Especial de Einstein, la velocidad de la luz es absoluta e inalterable, y todo cuerpo con masa no podrá igualar esta velocidad, pero si acercarse. En otras palabras, se necesitaría una cantidad de energía infinita para mover una masa a la velocidad de la luz, y aún así, se debe tomar el tiempo como una magnitud física, el cual también se comporta de manera extraña al acercarse a esta velocidad, lo cual abordaremos más adelante.

Pero supongamos que en un futuro consigamos una herramienta, como una nave espacial, que nos haga llegar al 99,99% de la velocidad de la luz, ¿Qué consecuencias nos traería eso?, pues la verdad, no sentiríamos nada. Uno de los principios más antiguos de la física es la Relatividad de Galileo, y establece que es imposible saber cuando nos movemos y cuando no al estar dentro de un vehículo en el espacio a una velocidad constante. De hecho, nos estamos moviendo a velocidades increíblemente altas en el universo justo ahora. Vale acotar que es muy diferente viajar a una velocidad constante, independiente de su valor, a acelerar, ya que en esta última actuarían muchas otras fuerzas externas que podríamos en diversos ambientes, sentir.

Un dato curioso, si la tierra detuviera su movimiento justo ahora, sería una catástrofe total, en pocas palabras, todo lo que esta sobre el planeta, incluyéndonos, continuaríamos moviéndonos a la misma velocidad y sentido, Primera Ley de Newton, o Ley de Inercia, es decir, todas las fuerzas que actúan sobre nosotros, continuarán haciéndolo, sin importar que pase con el medio en el que nos movamos.

La acotación anterior surge del problema al que nos enfrentamos al acelerar. Una aceleración muy repentina hasta acercarnos a velocidades astronómicas, nos mataría en muy poco tiempo. Entonces, hay que suponer que la nave en la que vayamos tendrá una aceleración suave hasta acercarnos a la velocidad deseada. Pero esto conlleva otros problemas; el cuerpo humano puede soportar fueras de 5G en el mejor de los casos (1G equivale a la aceleración de gravedad, es decir, 9,8 m/seg^2). La velocidad de la luz es 300.000Km/seg, es decir, sacando un cálculo muy simple, para llegar a esta velocidad, a una aceleración de 0.04905 km/s^2 tardaríamos un poco más de 2 meses en llegar a esta velocidad, suponiendo que tengamos dicha aceleración siempre constante, y en un espacio ideal sin fuerzas ajenas. No parece mucho, pero el cuerpo humano tiende a comportarse de maneras muy extrañas a aceleraciones constantes (y al mencionar constantes, hablamos de pocos minutos o segundos) y mayores a 1G en tiempos muy prolongados, siendo uno de estas consecuencias, la concentración de sangre en ciertas partes del cuerpo, trayendo como resultado graves problemas de salud.

Pero digamos que soportamos nuestro viaje ya que tenemos los medios tecnológicos requeridos, otro punto en contra que tenemos en pues, el ambiente espacial y una vez más, la fragilidad del cuerpo humano. A velocidades tan altas, cualquier partícula, incluidos y sobre todos, los átomos, en este caso de hidrógeno por ser el elemento más abundante en el universo, tendrán velocidades cercanas a las alcanzadas en el Gran Colisionador de Hadrones, es decir, emitirán radiación a niveles letales, que dañarían seriamente la nave, y consecuentemente a nosotros.

Aún así, digamos que tenemos los recursos para construir una super nave con un blindaje suficientemente alto y un escudo que nos protegerá de todos los peligros que tendríamos en frente de nosotros, entonces es hora de tomar en cuenta el tiempo. Tendremos pues un amigo en la tierra el cual tomaremos como referencia, y es entonces que el tiempo actúa de manera muy curiosa; tanto este, como el espacio, se comportan de manera diferente a lo que lo hacen a velocidades “normales”, debido a que el tiempo pasa mucho más despacio mientras nos acercamos a velocidades cercanas a la luz; nosotros no lo notaremos, pero al volver a la tierra veremos que las cosas han cambiado mucho. En un viaje de 9 meses, a una velocidad de 99,99% a la de la luz, en la tierra habrán pasado 56 años. En un viaje hacia una galaxia promedio, a tal velocidad, pasarán cerca de 100.000 años en la tierra. Otro punto a tratar es la llamada Aberración, que consiste en la disminución de nuestro campo de visión hasta hacerse una pequeña ventana que tendrá forma de túnel, sin mencionar el efecto Döppler, el cual hace que las ondas de luz que podemos ver se aglomeran en un solo punto, formando un destello de luz azulado, y las estrellas que pasamos se esparcen y cambian a un color rojizo.

Estos son algunos de los efectos que trae como consecuencia alcanzar esta velocidad tan nombrada dentro de la física moderna.

Si bien nuestra especie difícilmente saciará nuestra sed de conocimiento, es muy posible que no veamos ninguna nave alcanzar las mencionadas velocidades, por lo menos, en lo que nos queda de vida, pero si sabemos sus consecuencias, y podemos asegurar, que, gracias a esa sed, hallaremos las respuestas a cada una de las incógnitas y obstáculos que nos proponga la física, pues tenemos un gran historial de logros con el cual demostrarlo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.80 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

VictorERL

1 comentario

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información