Sociedad

¿quiénes Somos En Esencia?

¿quiénes Somos En Esencia? - Sociedad

Wilhem Von Humboldt; nacido en Potsdam, Alemania en 1967, creó las bases de un sistema educativo que revolucionaría la educación Alemana, definió la formación como: “Interacción general entre la comprensión teórica y la práctica”.

Thomas Paine (1737-1809) famoso pionero de la Revolución Norteamericana dijo: “El vigor y la determinación harán todas las cosas y cualquiera de ellas”.

Nelsón Madela (1918-2013), el expresidente Sudafricano que despertó la admiración y el respeto más allá de las fronteras de su propio pueblo, dijo: “Mientras estemos vivos, hay esperanza. La esperanza sólo desaparece cuando dejamos de creer en nosotros mismos”.

Según mi visión, la voluntad práctica de la que hablaba Humboldt es la misma determinación de la que habló Paine y ambas, voluntad y determinación, son las bases fundamentales de lo que más tarde Mandela expreso: “La esperanza la da el creer en nosotros mismo”.

En mi opinión, cuando reunimos esa firme voluntad y determinación y decidimos creer en nosotros mismos, efectivamente, alimentamos la esperanza y somos capaces de comprometernos solemnemente, solo por el hecho de querer ser un mejor ser humano, de querer auto transformarnos, de aspirar a la autosuperación y al crecimiento interior.

La grandeza de un ser humano, no solo se mide por su ascenso social y económico, la grandeza de un ser humano es realmente lo que queda cuando nos desprendemos de: títulos, cargos, posesiones materiales y hasta de los roles que nos ha tocado desempeñar a lo largo de la vida.

Es allí, cuando realmente sabemos quiénes somos en el nivel más elemental, es cuando nos damos cuenta de lo que somos en esencia, simplemente, seres humanos.

Pero ¿Qué tipo de seres humanos somos?
¿Somos ese que personifica el éxito en los negocios y en lo profesional, pero se olvida, con mucha frecuencia, de sus afectos, seguramente, por falta de tiempo?, que también, se encarga de tener a su familia cómoda y con sus necesidades cubiertas o al menos los materiales, por aquello de que…” alguien tiene que trabajar… Amor con hambre no dura…”

Seguramente, algunos, incluso nos acordamos de dar un donativo para una causa noble, como la infancia abandonada, o los niños enfermos.

Pero, más allá, de nuestras buenas acciones económicas, ¿Cómo somos en esencia? ¿Somos acaso, misericordiosos, amables, sinceros, tolerantes, pacientes, respetuosos, responsables…?
¿Acaso todos estos valores humanos los manifestamos en forma de acciones en nuestra cotidianidad?

¿O, por el contrario, nos damos cuenta de que somos individualistas, como reflejo de nuestro egoísmo?

¿O quizá, ese individualismo, sea reflejo de nuestra falta de misericordia?, falta ésta, que seguramente, nos permitirá caer en cuenta de que somos: poco amables, carentes de tolerancia, arrogantes y hasta irrespetuosos…

No importa que tan difícil sea nuestra situación o que tan incomprendidos nos sintamos, o incluso, que tan avergonzados nos podamos sentir de lo que descubrimos como nuestras tendencias emocionales o del sentimiento, siempre que logremos reconocer, que en principio somos responsables de nuestra propia vida.

Si entendemos, que todo lo que pensamos, hacemos o decimos, tiene una posterior consecuencia, que se manifiesta en nuestra realidad y en nuestro entorno más inmediato.

Si nos desafiamos a cambiar todas nuestras limitaciones y actitudes negativas.

Si nos determinamos con firme voluntad, porque, si creemos en que es posible nuestra autosuperación, lograremos cambiar para mejor toda nuestra vida.

Con solo, cambiar nuestra actitud, las respuestas que devuelve nuestro entorno serán diferentes, seguramente, estas respuestas, nos hagan sentir más comprendidos, más respetados, más amados, menos avergonzados.

Y aunque al principio, no logremos percatarnos de ello, con el tiempo, muy probablemente, caigamos en cuenta de lo afortunado que somos.

Amigo lector, pienso, que, en nuestro camino para cultivar la educación del corazón, esa que nos permitirá el crecimiento interior, es vital creer en nosotros mismos, como decía Mandela.

El solo hecho de apostar a nosotros, nos llenará de esa “Esperanza” de la que habló Mandela, nos permitirá, poner en práctica nuestra voluntad, como decía Humboldt, con el vigor y la determinación requerida para lograr todas las cosas y cualquiera de ellas, como lo expresó Thomas Paine.

Reflexionemos, sobre:
¿Quiénes somos en esencia?
¿Qué nos mueve o qué nos motiva?
¿Qué nos emociona?
¿Qué sentimos?
Y atrevámonos a creer en nosotros mismos y a tomar la responsabilidad de nuestras vidas, desde el corazón.

Fanny Ramírez V.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

framirvi

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información