Literatura

Rebelión: Capítulo 1.



Rebelión: Capítulo 1. - Literatura

En el año 2012 se produjo una ola de radiación procedente del Sol, al principio nadie le dio tanta importancia a este fenómeno hasta que muchísimo años más tardes aparecieron los primeros humanos con variaciones en su genética, dándoles habilidades sin precedentes, habilidades simples capaces de ayudar al día a día hasta otros poderes con la fuerza de destrucción suficiente para hacer desaparecer a la Tierra. Por eso las personas responsables de cada país decretaron que cada vez que aparecieran fueran encerrando a estos super humanos. Lugar: La gran torre, un lugar alejado de la civilización, donde sus residentes nunca pudieran ver la luz nunca jamás. Hasta ahora.
Día 23 de Mayo del año 2145. Siglo XXII. Rusia. «La gran torre.»
– Hoy hace 33 años de la inauguración de «La gran torre» y a día de hoy sigue en funcionamiento, ayudando a los ciudadanos a vivir mucho más seguros, sin seres que corrompan la estabilidad de este gobierno.- Anunciaba la reportera delante de la cámara, conmemorando el día de la libertad según muchos lo llamaron aquel día. – Por ello nos encontramos aquí, frente al monumento de la libertad del ser humano y del símbolo de la protección… – ¡Boom! Aquella explosión detuvo las palabras de la periódista, la cual dirigió su mirada hacía donde se había escuchado aquel fuerte sonido. Había humo y fuego, ¿qué había pasado? No importaba, esta sería la noticia que la llevaría a los más alto, por lo que empezó a correr hacía el lugar con el cámara pisándole los talones. Tenían que llegar antes de que vinieran otros y le robaran la exclusiva.
No tardaron mucho en llegar lo suficientemente cerca como para no salir heridos y lo que vio allí la asombró. Era un pequeño grupo, que no contaba con más de cinco personas, pero lo más impresionante era que uno de aquellos tipos tenía en sus manos un pedazo, bastante grande, del edificio, como si lo hubiera arrancado. ¿Era posible aquello? Tenían que salir de allí antes de que fueran descubiertos, por lo que empezó a caminar de espalda, hasta que chocó contra el pecho de alguien, más alto seguramente y al levantar la mirada lo último que vio fueron unos ojos malvas casi hipnóticos. Cuando se dio cuenta de quien era ya era demasiado tarde, la había dejado inconsciente y se la llevaba con él.
En la gran torre por el contrario, había un gran caos. Los guardias contenían a los presos en uno de los lados, hasta que llegaban los intrusos y los hacían saltar por los aires. ¿Qué hacían allí? Sólo ellos eran conscientes de lo que buscaban, para ello iban hacía las plantas inferiores donde se encerraban a los que los humanos pensaban que eran más peligrosos para ellos. Y allí en uno de los últimos rincones se encontraba ella. Oxana. Eso mencionaba el listado de los presos.
Encerrada desde que nació, hija de uno de los científicos que aportaron a aquella edificación tan alejada de la civilización, hacía ya casi 25 años. La joven era hermosa dentro de lo extraño, pero lo que rápidamente llamaba la atención hacía ella eran sus ojos, dos iris de un color amarillo bordeado del azul neón más brillante que se pudiera descubrir a causa de su mutación. Lo que los tipos no supieron era que a ella la habían sacado de allí siete años antes.
– ¿Dónde está ella? – Dijo el mayor del grupo de asaltantes mientras observaba la celda vacía y en la cual no había signos de que hubiese alguien antes.
– Capitán, hemos encontrado los archivos de la chica donde se dice que fue trasladada, pero no menciona el paradero. – Aquella noticia hizo que el hombre de unos cuarenta y pocos años chasqueara la lengua con resignación, pero inmediatamente pensando en como conseguiría aquella información tan importante para ellos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Eevee

2 comentarios

  • Aquel que decide contar una historia de ciencia-ficción, se enfrenta a un grave problema muy similar al que plantea el género histórico, debe conseguir que el lector olvide sus conocimientos e incluso su capacidad de crítica y raciocinio para lograr esa completa catarsis que se suele denominar entretenimiento, y tú, Eevee, lo has conseguido. Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.