Sociedad

Recibió Una Gran Herencia, Pero Predio El Amor De Su Vida

Recibió Una Gran Herencia, Pero Predio El Amor De Su Vida - Sociedad

Muchas veces las personas piensan que el dinero todo lo puede y relacionan incluso la felicidad con él, pero no es así. La felicidad nos las brindan otras cosas que muchas veces ni siquiera nos detenemos a ver debido a la prisa que llevamos.

La historia que a continuación narraré, es de la vida real y qué sucedió a mi lado.

Por el año 96 compartía oficina con un amigo de la universidad, ambos trabajabamos en diferentes rubros. Era una hermosa oficina incluso un poco grande para nosotros dos ya que tenía dependencias que no utilizabamos.

Al principio éramos solo nosotros que entrábamos y salíamos de ella, pero a poco andar nos dimos cuenta que necesitábamos una secretaría. Otro amigo en común, un arquitecto, nos recomendó a su secretaría ya que ella solo asistía a su oficina por las mañanas y nosotros podríamos contratarla por las tardes. Así es que la ubicamos y tuvimos una pequeña reunión, la verdad es que nos encantó de inmediato, era una mujer que rondaba los 45 años, muy calmada y su cara denotaba mucha ternura. Nos contó que vivía con su madre ya que ella al estar soltera y no tener hijos tenía más tiempo que su hermana.

Así cada tarde Sofía llegaba a nuestra oficina y atendía el papeleo y algunos clientes que llegaban allí, cada día yo compartía algún momento con ella y disfrutábamos de un rico café, compartiendo conversaciones del día a día, ella no hablaba mucho, era más bien reservada, pero me daba absoluta confianza,incluso cuando a veces sentía la necesidad de algún consejo, ella siempre tenía las palabras precisas para entregarlo. Mi amigo igualmente  hacía lo mismo, en ese tiempo mi amigo y yo éramos jóvenes y como tal, impulsivos y ansiosos, pero Sofía nos entregaba esa paz y tranquilidad que necesitábamos.

Así fue transcurriendo el tiempo, incluso los años y ella jamás se ausentó de la oficina, excepto en sus vacaciones.

Luego de unos cinco años junto a nosotros, comencé a ver un cambio en ella, se veía más sonriente y comunicativa. Recuerdo especialmente ese tiempo, ya que los negocios no habían estado muy buenos durante ese año, por lo que cuando nos tomamos vacaciones con mi amigo, cada quien la pasó con sus respectivas familias disfrutando de playas cercanas. Al regresar a la oficina, como era habitual compartimos un rato con Sofía, quien había tenido sus vacaciones antes que nosotros. Conversamos acerca de lo diferente que habían sido mis vacaciones, pero que había usado el tiempo en desarrollar nuevas estrategias en mi negocio y de paso preguntarle  qué tal habían sus vacaciones…ella con esa humildad y tranquilidad que la caracterizaba, me comentó que había pasado sus vacaciones en Cuba, Cuba !!, exclamé, eso es genial le respondí, me moría de conocer más detalles, pero no quise invadir su privacidad, solo esperé a lo que ella quiso contar, que era hermoso, habló de sus comidas y sus gentes.

Y los años seguían transcurriendo, así también las vacaciones de los 3, pero siempre Sofía nos sorprendía con las suyas, a lejanos países y si con mis amigo de curiosos nos preguntábamos  de dónde sacaba dinero para todo esos viajes, ella ganaba un buen sueldo, pero también sabíamos que mucho debía aportar para ayudar a su madre,ya que la pensión que recibía era pequeña. A veces yo la miraba y le sonreía en complicidad diciéndole..-ahh, creo que tienes novio, a lo que ella solo atinaba a sonreír y nada más. Era imposible sacarle mayor información.

A mediados del año 2008, una tarde ella no llegó a trabajar, pensamos que había tenido algún problema, pero como nunca había faltado en tantos años no quisimos molestar llamando.

Al siguiente día lo mismo y supusimos que había enfermado, la llamamos, pero no respondió, dejamos pasar unos días y en eso llega a la oficina nuestro amigo el arquitecto que era quién nos la había recomendado, muy preocupado preguntándonos si teníamos alguna novedad de ella ya que él incluso había ido a su casa, pero nadie había abierto la puerta.

Con ello comenzamos a intentar ubicarla, no sabíamos qué hacer, incluso pensamos que su madre había fallecido, pensamos en ir hasta la policía, pero no queríamos cometer ninguna falta en contra de su privacía, además su hermana y su madre sabía dónde trabajaba y si se hubiese tratado de algo más grave, ellas nos habrían intentado ubicar. Hasta que de pronto un poco más de un mes  apareció, se veía demacrada y sus ojos hinchados, se notaba que había estado llorando, la abracé y le pregunté qué había sucedido y por fin se abrió, mi amigo también estaba presente.

Nos contó que hacía mucho tiempo ella había conocido en nuestra oficina a un ingeniero, que era cliente de mi amigo y también de nuestro amigo arquitecto, que al principio habían formado una hermosa amistad y poco a poco se habían enamorado. El ingeniero estaba divorciado desde hacía muchos años y sus hijos no lo visitaban jamás, esto último lo supe por mis amigos.

A los tres años que ellos habían iniciado su relación, él enfermo de cáncer y quiso disfrutar con ella, por eso aprovechaban las vacaciones de Sofía para conocer el mundo, la enfermedad se pudo controlar por algunos años, pero llegó a un límite que ya él comenzó a agravarse y tuvo que ser hospitalizado, por lo que Sofía había dejado de ir a nuestra oficina y se dedicó exclusivamente a su cuidado, hasta el día que falleció que había sido recién un par de días antes de su aparición en nuestra oficina.

Esa tarde los tres lloramos, tratabamos de consolarla, pero era imposible, él había sido su único novio de toda la vida, incluso habían planificado casarse.

Sofía continuó yendo a trabajar cada día, su rostro se veía muy triste, hasta que un día llegó un abogado a nuestra oficina, en ese momento Sofía había salido a hacer un trámite, así es que yo lo atendí. Me dijo que era el abogado de aquel ingeniero y buscaba a Sofía por un tema de una herencia, en eso entró ella, así es que los dejé solos.

Al rato escuché la puerta, él se había marchado por lo que fuí hasta donde Sofía y me la encontré llorando a mares. Qué sucede pregunté,casi no podía hablar, cuando se calmó me contó que el ingeniero había dejado la mitad de sus bienes a ella en un testamento, la otra mitad la había dejado a sus dos hijos.

Dentro de los bienes estaban 2 departamentos, un campo, una casa y su camioneta, además de bastante dinero.

Nuevamente la abracé y le dije ya deja de llorar, él sigue en tu corazón, muchas personas pasan por la vida sin encontrar el amor verdadero, pero tu tuviste la oportunidad de encontrarlo.

Ella me respondió, daría todo lo que me dejó por estar nuevamente a su lado aunque fuese solo un día más.

El año 2010, después del terremoto de Chile, mi amigo y yo cerramos la oficina por lo que dejamos de ver a Sofía ya que cada uno debió reconstruir su vida luego de ese desastre que vivimos, pero hace un año, tuve la suerte de encontrarla.

Nos alegramos muchísimo de vernos, ella seguía igual, aunque más avanzada en  años y a pesar que sonrío pude ver esa tristeza que le emanaba desde el alma, me contó que luego de lo que sucedió sigue su vida sola, esperando el reencuentro con él.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

ulma

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información