Literatura

Redactando marketing de contenidos



Redactando marketing de contenidos - Literatura

Hace poco empecé a redactar textos para webs de terceros, un mundo totalmente nuevo para mí pero en el que he querido probar fortuna a ver qué tal me iba. Como redactor sin experiencia y sin recomendaciones, la única salida posible ha sido a través de las webs y agencias que ponen en contacto empresas con escritores, y empezar desde abajo como uno más.

Tras algunas pruebas de acceso, tuve la suerte de ser admitido y empezar a redactar pequeños textos para empresas. Al principio iba poco a poco, los tiempos eran largos y las dudas antes de coger un trabajo, frecuentes. No fue hasta redactar algunos textos que empecé a darme cuenta de algunas cosas, y busqué información fuera al respecto. Descubrí que lo que estaba haciendo se llamaba marketing de contenidos, y que era un género con reglas propias y trucos que lo simplifican.

El marketing de contenidos consiste en crear entradas para un blog de una empresa, para atraer más visitas y clientes potenciales. Los posts tienen giran en torno a un tema cualquiera que se pueda relacionar con la oferta del, pero sin caer en la promoción burda y directa. El objetivo de estas entradas es doble: por una parte ofrecer al lector información sobre un tema de interés y captar su atención, y por otra enlazar a la página web del negocio y promover el SEO. Estas entradas pueden ir acompañadas de un tweet con gancho, para introducir el tema en las redes sociales.

En lo que respecta al formato, en estos textos se utiliza un tono cercano y el lenguaje es común pero sin caer en vulgarismos o expresiones coloquiales. Su mensaje será siempre en positivo, en cierta forma persuasivo y animando al lector a contar con los servicios de la empresa que le brinda esa información. Aunque no se trata de una escritura especialmente rica, original o depurada, sí que hay poner mucha atención en las faltas ortográficas y en normas que te dicen cuándo usar las cursivas, por ejemplo.

La temática puede ser variada y pillarte por sorpresa, no siempre tendremos temas con los que nos sintamos cómodos o que dominemos, así que tendremos que adaptarnos a lo que hay si queremos trabajar. Seguro que nunca te imaginaste escribiendo un artículo sobre las virtudes de las suelas de caucho o de los inodoros de porcelana, pero una vez lo hagas te darás cuenta de que no es tan difícil y de que si sigues unas pautas, mejor.

Para escribir estos artículos necesitaremos realizar un pequeño trabajo de documentación sobre el tema (aunque creamos que sabemos del tema es hay que documentarse), y utilizar nuestra capacidad de síntesis para resumir las principales ideas que hayamos podido captar en nuestra investigación previa.

Lo que me he dado cuenta en estos días es que, redactando contenidos de este tipo, se aprende bastante ya que tienes que documentarte sobre temas nuevos y que desconocías. No deja de tener su parte graciosa y paradójica que termines escribiendo algo sobre lo que acabas de aprender, y lo hagas fingiendo ser un experto. Por otra parte, cuando finalmente terminas los encargos y sales de casa, te das cuenta de que tienes un montón de temas nuevos de los que hablar en el bar y de que se ha convertido en un trabajo en el que siempre hay algo nuevo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.83 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Borja.t

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.