Literatura

Regreso



Regreso - Literatura

Va de regreso a las hamacas de la infancia. Esta de vuelta y como en cada regreso una diáfana canción lo deposita en los umbrales del tiempo.
Las uvas ya pisadas le embriagan el coraje y en una lágrima borracha acontece el anonimato de la vida.

Ahi esta entonces balanceandose en los recuerdos de la infancia. A su lado un niño sonrie en la inocnsciecia. El lo mira, ambos sonrien, el niño pregunta con calma pero con prisa:

– ¿Cómo estás? –

– Cómo puedo – Responde – ¿Vos? Hace mucho tiempo no te veía –

– Yo sonrió – Dijo el niño.

– Eso es bueno –

– Es bueno y gratis – Sentencia.

El hombre sonríe y sabe en eso fondo que lo mejor que le ha pasado en la vida tuvo el precio del alma.
Es otoño y el sol ya le ha puesto nombre a cada hoja y los árboles han llorado cada pérdida. La conversación se hace honda:

– ¿Viste las hojas en suelo? – Pregunta el niño.

-Si ¿Que tienen? –

– Vida, eso tienen. Han vivido –

– ¿Por qué te fuiste? – Pregunta el hombre acongojado.

– No me fui, acá estoy –

– Yo debi irme y acá estoy viviendo el tiempo que te pertenece –

– El tiempo no nos pertenece. Somos esclavos del tiempo cada vez que miramos los relojes. Aquí no existe el tiempo, ni los días, ni los colores: el sepia nos perfuma como los jazmines en las navidades –

El hombre resigna la vista y su hamaca se detiene. Mira la nada en el preludio de la tarde.
El niño toma su hombro y abraza el silencio de su cuerpo aturdido por la rigidez y la soledad.
Pasó un buen rato y la tarde comenzó a bostezar, el niño interrumpe el silencio de tumba:

– Hoy estuve con la abuela. Anda bien, jugamos ajedrez, no le puedo ganar –

– Dale un fuerte abrazo de mi parte, decile que la extraño –

– Ella te ama –

Los ojos del hombre se inundan de llanto pero contiene el dolor. Una lágrima cae.
La tarde se muere
Un último abrazo
El niño se marcha

Despierta el hombre del sueño que invita el vino. Las penas de la muerte duelen más que nunca.
El hombre se levanta, toma una pluma y con una lágrima en la mejilla apunta en su escritorio:

” Esta condicion de esclavo del tiempo, este dolor de hijo, de padre, de todo “

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.17 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Gaspar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información