Sociedad

Reinterpretando Monumentos

Reinterpretando Monumentos - Sociedad

Somos un país de gilipollas, si señor. Permitimos que nuestras ideas y opiniones las modelen en Gran Hermano, a golpes de libro de Belén Esteban y basuras similares.

En un mundo globalizado, en el que la prensa tradicional ha dejado de ostentar el cuarto poder, en este país nos creemos a pies juntillas lo que dicen en televisión. Antiguamente me reía cuando tropezaba con algún fanático religioso; sea de la vertiente que sea del cristianismo principalmente; cuando como explicación al porque él tenía la razón te contestaba con un “Lo dice la biblia”. Actualmente me asombra descubrir la cantidad de gente que te responde para sustentar con argumentos cualquier burrada con un “Lo han dicho en la tele”.

Pero… ¿Tiene realmente razón la televisión? Pues no sabría que deciros, porque según que cadena de televisión pongas van a contarte una cosa un otra, es por eso que yo directamente evito ver televisión.

Hoy en día, para dolor de la prensa tradicional, el cuarto poder se ha desplazado hacia la globalización, aunque la prensa no se haya enterado de esto. Cualquier gilipollas; por ejemplo, yo; puede escribir artículos de opinión, publicarlos en medios digitales y conseguir lecturas de estos artículos. La prensa tradicional, es obsoleta.

Hay muchos usuarios que no se han enterado aun de esto, por eso se creen a pies juntillas aquello que la prensa tradicional le bombardee a bombo y platillo y en lo que todos estos medios decidan coincidir; pongamos un ejemplo: VOX es la terrible ultraderecha. Y nos lo creemos porque lo dicen en la tele.

Lo cierto es que, en un país como este, en el que tenemos leyes tan democráticas como la ley de memoria histórica; que quizás en su idea inicial pudiera estar bien, pero que se ha corrompido convirtiéndose en una ley que bien podría llamarse ley de reescritura histórica.

Eso de restituir a los perdedores de la guerra… a mi no me disgusta demasiado. Quiero decir, los derrotados luchaban por lo que ellos creían que era mejor para España, al igual que los vencedores. Es licito restituir el honor de aquellos que no cometieran crímenes durante la guerra. Es licito crear espacios para honrar a aquellos soldados que defendieron honradamente lo que creían que era mejor para su país.

Aunque quizás parezca extraño, yo creo que estos espacios ya existen; pero somos tan inmensamente imbéciles que no nos percatamos de ello. El régimen de Franco inundo España de monumentos a los caídos. Vale que los monumentos honraban inicialmente a los caídos de un solo bando, pero los monumentos ya están. Desde el valle de Los Caídos hasta el último rincón de España hay un monumento a los caídos. Y un monumento tendrá el significado que nosotros queramos darle, no tiene porque tener el significado que nos han dicho que tiene. Podemos buscarle el significado que debería tener en realidad. Y nadie puede negar que un monumento con un nombre como “Monumento a los caídos en la guerra civil” sin distinciones de ningún tipo, tan solo con la leyenda que entrecomillo antes; eliminando todos los símbolos de los bandos enfrentados, bien podría representarlos a todos. Pero solo si nosotros decidimos darle ese significado.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.88 - 8 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Dani Castro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información