Literatura

Relato De Terror Para Halloween

Relato De Terror Para Halloween - Literatura

Estamos a 31 de octubre, con todo lo que ello implica. Charles y Anne se dirigen a una fiesta de disfraces para celebrar Halloween. Charles va disfrazado de vampiro y Anne de novia cadáver. Cada año eligen un ciudad cercana a la que ir, siempre les ha gustado ir a fiestas en las que no conocen a nadie. Estaban circulando por una carretera que atravesaba un gran bosque mientras escuchaban la radio. Llevaban ya casi una hora de viaje y Anne le recriminaba a Charles que se habían perdido. A Anne no le gustaba nada el paisaje y menos aún que no parase de llover desde el mediodía, y sumando que pensaba que se habían equivocado de carretera, estaba muy nerviosa.
Llevaban un rato discutiendo hasta que de la nada apareció una mujer delante moviendo los brazos. Charles casi la atropella pero consiguió esquivarla. Paró el coche para recuperarse del susto mientras la chica se abalanzaba sobre su ventanilla dando golpes y gritos. Estaba histérica, y a duras penas se le entendía poco más que accidente y marido. Anne tenía miedo y mandaba a su marido acelerar, pero él vio que la mujer estaba herida. Le hizo gestos para que se calmase y funcionó, dejó de gritar y dar golpes. Charles le pidió que se subiese al coche y que la llevarían a un hospital, pero ella se negó diciendo que tenía que encontrar a su marido. A duras penas entendieron que su marido y ella habían sufrido un accidente y él había desaparecido. La chica rogaba para que la acompañasen al bosque y Charles y Anne empezaron a discutir sobre ayudarla o no. Anne estaba demasiado asustada como para bajarse del coche y ya no hablo para adentrarse en aquel bosque, pero Charles la convenció preguntándole que hubiese querido ella si la situación fuese al revés.
Fueron con ella hasta el lugar del accidente y vieron el coche accidentado contra un árbol. Entre la lluvia y el desnivel del terreno no fue fácil llegar, pero cuando llegaron vieron las dos puertas abiertas y los dos airbags desplegados. Laura, así les había dicho que se llamaba la chica, les dijo que así estaba el coche cuando se despertó y que su marido se había esfumado.
Empezaron a seguir un rastro de ramas rotas y sangre que Laura había encontrado. Avanzaban y avanzaban por el bosque siguiendo el rastro, a la pareja le costaba más por los disfraces, mientras llovía y llovía sin cesar. A cada paso que daban Charles y Anne, tenían la sensación de que les observaban, veían sombras por todas partes, figuras que se movían entre los árboles o que se ocultaban detrás de un tronco, ¿o era la misma siempre? Se decían que era su imaginación, que los fantasmas no existían, que esa era la noche de Halloween y que les afectaba al subconsciente. Total, no tenían a dónde ir, hacía mucho tiempo que no sabían dónde estaban. Sólo Laura parecía saber dónde estaban.
Sin darse cuenta se vieron rodeados de una niebla que dificultaba seguir el rastro y que a cada paso que daban se hacía más y más densa. Charles miraba a su alrededor buscando algún sitio a dónde ir, y se fijó en dos puntos rojos centelleantes que brillaban a través de la niebla. Clavó su vista en esos puntos rojos hasta que se dio cuenta de que eran ojos, brillaban intensamente y estaban clavados en ellos. El contacto visual fue breve pero Charles se volvió blanco, y un escalofrío recorrió su cuerpo. Nunca antes había sentido tanto miedo, pero tan rápido como vio aquellos ojos los dejó de ver. No quiso decir nada para no asustar a las chicas mientras se autoconvencía de que lo que había visto era su imaginación. Los monstruos no existen se dijo, nadie había visto nunca uno y él no sería el primero, a pesar de estar en un bosque tan amenazante. Todo ello funcionó, y consiguió calmarse.
Laura divisó una luz entre la niebla y avanzaron hacia ella. Vieron que se dirigían a una casa, y Laura se esperanzó pensando que allí encontraría a su marido y ellos también se animaron viendo un lugar en el que refugiarse. Lo que no pensaron es quién podría vivir en mitad de aquel bosque, pero enseguida lo descubrirían. Con cada paso que daban hacia la casa sentían más y más frío, hasta que vieron vaho salir de sus bocas menos de la de Laura, pero eso sólo les hacía avanzar más rápido viendo que podrían cobijarse dentro.
La casa tenía aspecto de estar abandonada si no llega a ser por aquella extraña luz. Cuando llegaron, miraron por la ventana y vieron una chimenea encendida al fondo de la sala pero no había nadie dentro, así que entraron. Primero entró Charles, luego Anne y, por último, Laura. Al cerrar la puerta y contemplar la instancia, Charles vio que había una persona delante de la chimenea, sentado de espaldas a ellos, pero entonces se dio cuenta de que no había nadie cuando miró a través de la ventana. Sentía miedo y estaba nervioso, y sumando el frío que dentro era mayor, le costó mucho articular palabra, y a duras penas consiguió articular un hola. Se dio cuenta de que el hombre les estaba mirando, pero ¿cómo?¿si estaba de espaldas cuando entraron y no sé había movido? De pronto una risa siniestra inundaba la casa y vio como sus ojos se volvían de un color rojo fuego. Se dio cuenta de que eran los ojos que había visto en el bosque y aterrorizado gritó que huyeran de la casa. Casi inmediatamente, vio como la sombra se abalanzó como un relámpago hacía su mujer, y vio impotente como la alzaba en el aire mientras su mano le atravesaba el pecho. Sangraba por la boca mientras agonizaba, al igual que también chorreaba sangre por la herida del pecho manchándole lo que antes de entrar en el bosque era un vestido blanco. Charles se horrorizó y apremió a Laura a abrir la puerta para huir, pero cuando se giró, Laura se había esfumado. Charles intentaba abrir la puerta mientras gritaba pidiendo ayuda, y el hombre se abalanzó sobre él. Lo último que alcanzó a ver fue su sangre manchando la puerta juntándose con otros rastros de sangre seca. En mitad del bosque nadie pudo oír sus gritos, como cada año.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Alber_1993

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información