Sociedad

Relato Erótico Corto

Relato Erótico Corto - Sociedad

 

Relato erótico corto.

Luis dejó salir una risa coqueta, de esas que se forman cuando sientes pena y nerviosismo. La miró a los ojos, le tomó una mano y sin dar muchas vueltas a eso que venía planeando de hace días, él dijo: “quiero sexo contigo mujer “; la mirada se perdía en ella, sabía que la deseaba, que, si por él fuera, la desnudaría en un instante.

María se mojó los labios, sonrió, y los ollitos de sus mejillas se vieron tan evidentes, de su respuesta a el comentario, se apresuró a cerrar la puerta del apartamento, cerró las cortinas y se acercó a Luis.

Él le tomo la mano y con la otra le rodeo la cintura, le dijo al oído lo mucho que le gustaba con una voz tan suave, que hicieron que ella le recorriera un escalofrío y empezara a sentirse excitada por las palabras del chico. La tocaba muy suavemente como si se tratara de algo tan delicado y preciado, le quito la ropa, la cargo y la subió sobre sus muslos. Sus piernas de ella rodearon la cintura de él quien caminó a la cama y muy lentamente la recostó. La besaba tan cálidamente que no parecía un encuentro ocasional, si no que el demostraba amor con cada beso, y la llevaba al cielo con cada caricia. Con esa manera de tomarla, parecía amor, parecía que el sentía algo más por ella que atracción física; como cuando dos enamorados se entregarán por primera vez, se acoplaban tan correctamente que no hicieron falta las palabras, si no que el silencio engalanó el momento para los dos.

Luis aun no podría creer que ella estuviera desnuda, en su cama y esperando recibir más del él. Todo habría pasado tan rápido, hace apenas unos meses él había conocido a María en una tienda de autoservicio, apresurándolo para cobrarle los artículos en la fila del super, era cajera, ambos se gustaron inmediatamente, y desde entonces Luis habría de frecuentar más ese lugar. A pesar de conocerla poco se despertó un sentimiento por ella, que, el mismo no sabría diferenciar si se trataba de una obsesión, o simplemente se enamoró de esta chica.

El la besaba suavemente al mismo tiempo que se sumergía en su en su cálido cuerpo y entre sus caderas. María comenzó a sentir auténtico placer, empezaron a subir sus pulsaciones, de manera que Luis avanzaba con su boca por sus muslos, hasta que se perdió completamente en ella. Solo se escuchaba la voz de la chica quien no podía hacer mas que disfrutar y gemir al mismo tiempo. María se sentó ahorcajadas, lo besó por debajo de la ropa, nadaba en el cuerpo del chico, por debajo de su camiseta negra de rock, de sus pantalones de mezclilla y finalizando en su bóxer. Le dió consentimiento para que ella hiciere con él lo que quisiera. Así que sin prisa ella le liberó su sexo empezó a jugar con él, su boca fue su principal herramienta, algunas veces rápido, otras más lento   haciendo que el pobre hombre temblara ante la situación en que María lo tenía. Luis estaba perdiendo el control de su cuerpo, sentía aquella sensación de terminar, pero pudo contenerse, no hubo palabras solo los gemidos de placer, de dos cuerpos desnudos excitados que se habían cobijado en la sombra de la noche.

De repente Luis a contraste de las primeras caricias que ofrecía en el cuerpo de María, la giró bruscamente para penetrarla, a lo que María solo pudo soltar un grito, y así fue que la poseyó, los gemidos de María hacían que Luis se excitara aún más, despacio, luego un poco más rápido. Lo hizo varias veces hasta que evidentemente terminó.

Así pasan las noches, desde entonces, así se curan la soledad y así evitan el compromiso, lo único que desean es quererse amarse sin ataduras ser felices tan solo lo que dura noche.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Mariel

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información