Literatura

Respecto a la guerra



Respecto a la guerra - Literatura

11 de septiembre 2001

El cielo norteamericano se cubre de fuego. Mas de dos mil novecientos muertos y quien sabe cuantos heridos. Dicen que el terrorismo le ha tocado los huevos al padre de los paises. Da igual, al menos para la muerte, quien no entiende de cuestiones humanas. Ella, la muerte, es sincera como una madre y siniestra como su hija adoptiva: la guerra.
La guerra afila sus uñas al costado del medio oriente. Espera mansa y tranquila a que los dueños del mundo aprieten el botón.
Entre tanto en todos los televisores del mundo una imagen se lleva todas las miradas. Los ojos no parpadean, el corazón comienza a latir indiscriminadamente y el terror se sienta en la mesa de todas las casas donde haya un televisor encendido. El almuerzo de aquel mediodia de septiembre pareciera el último y el primer banquete de la humanidad, todo en un mismo instante.

Ese mismo años, unos meses mas tarde, el cielo de Afganistán tira flashes embrutecidamente. La guerra juega con soldaditos de plástico y su madre, la muerte, fotografia a su hija divirtiendose entre bomba y metralla. El milenio debuta en el plano terrestre haciendo temblar la tierra.
Es de madrugada, mi padre y yo sentados frente al televisor. No es epoca de mundial de futbol, pero mi padre y yo estamos anesteciados frente al aparato como si el pitido de un arbitro le esté dando comienzo a una final mundial: la guerra es trasmitida en vivo para todo el mundo. La guerra es una celebridad. Mientras tanto su madre, la muerte, nos da su escandalo con sus cruces y sus clavos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.78 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

elartededecir

5 comentarios

  • Se dice que hay tres tipos de personas con respecto a la guerra, aquellos que la ven con pesar y miedo, los que con valentía y regocijo la reciben, y los más conformistas, que la entienden como un tránsito a otro modelo de existencia. En realidad, yo creo que todos somos víctimas de ella, de manera directa o indirecta, porque vivimos circunstancias de guerra permanente, en nuestro día a día podemos pasar por víctimas o combatientes, porque aunque no haya campos de batalla definidos, la guerra se libra en las ciudades, en la convivencia, entre la propia gente. Quizás, el mismo ser humano sea hijo a su vez de ella.
    Muy interesante punto de vista el que propones. Habría que hablar más de ello, tal vez viendo en lo que nos hemos convertido como especie, quede aún lugar para la esperanza.
    Un saludo, amigo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información