Sociedad

Ricardo: Una Vida Frustrada Por La Violencia Doméstica

Ricardo: Una Vida Frustrada Por La Violencia Doméstica - Sociedad

Hoy les contaré la historia de Ricardo, un joven que vivió la frustración desde niño y ahora hace lo que hace únicamente por sobrevivir en este mundo que él considera muy cruel.

Lo conocí hace unos días, cuenta que desde los 14 años se vio obligado a ingresar en uno de los negocios más arriesgados pero lucrativos en el mundo del hampa: la venta de drogas. Hoy, a sus 19 años, cuenta con dos ingresos a la correccional de menores por este delito. Pero dice que ahora tiene el dinero suficiente para comprar abogados, fiscales y todo lo que sea necesario para no ir preso o tener una estancia placentera de no poder evitarlo.

Recuerda que pasó su infancia en una modesta casita de estera ubicada en los barrios bajos del Callao. Aquel hogar era un martirio, según comenta, pues a diario tenía que vivir con la terrorífica escena de ver como su padre, en completo estado etílico, golpeaba a su madre hasta dejarla bañada en sangre, con la cara hinchada y moretones por todo el cuerpo.

Una fatídica noche, se sintió con el valor suficiente para esperar a su padre y afrentarlo, pero en cuanto lo vio cruzar el umbral de la puerta, tuvo miedo y se escondió. Habían pasado unos minutos y el hombre ya había empezado con los gritos y los golpes. Sin poder reprimir más el dolor, fue hasta la cocina, cogió el cuchillo más grande que encontró y con un certero brinco clavó el arma en lo más profundo de la espalda del maltratador. Mientras éste se deslizaba lentamente hacia el suelo, con expresión terrorífica, miraba a su hijo tan sorprendido y decía: per-dó-na-me. A partir de aquella noche, solo faltarían tres días para el cumpleaños numero 14 del pequeño Ricardo.

Cuando la madre se percató de lo que su hijo había hecho, lo echó de la casa, le pidió que se fuera lo mas lejos posible. Él así lo hizo. En ese momento no entendió lo que pasaba, pero si él la había salvado. El día de su cumpleaños volvió a casa luego de haber mendigado por comida desde aquella noche que mató a su padre. Los vecinos, sorprendidos por su aparición, le comunicaron que la policía se había llevado a su madre y que ahora debía afrontar un juicio por asesinato. Entonces comprendió que su madre se había inculpado para salvarlo.

Por aquel entonces conoció a un tipo muy bien vestido y le invitó a comer, quizá porque lo vio en la calle hambriento y sucio. El hombre misterioso le prometió un trabajo con el que ganaría 100 soles diarios. para un niño esto es demasiado, así que aceptó la oferta sin más. No sabía qué debía hacer, solo le interesó el hecho de que nunca más pasaría hambre. y que quizá podría ayudar a su madre a salir de prisión. Entonces comenzó a trasladar paquetes de un lugar a otro sin la más remota idea de lo que era.

Al cumplir 15 años una pequeña redada policial que andaba persiguiendo delincuentes, lo capturó sin tener nada que ver con aquellos sujetos. Cuando los efectivos revisaron su mochila se encontraron con un pequeño paquete amarillo y muy bien sellado. Uno de ellos cogió una navaja e hizo un pequeño corte, del interior emanó un polvo blanco, que él dedujo rápidamente: droga. Dos días después fue trasladado a una correccional de menores en donde pasó 9 meses y devuelto a la calle por buen comportamiento. se sentía aliviado de no haber delatado al tipo que le daba trabajo, de quien hasta el momento no sabía su verdadero nombre, solo era conocido como “el oso” y le estaba muy agradecido por la “ayuda”.

Cumplido los 16 años estaba nuevamente en las calles llevando paquetes de un lugar a otro, pero esta vez ya contaba con la idea de lo que cargaba, así que debía ser más precavido. Fue así, entonces, que un mes antes de cumplir los 17 años, nuevamente fue capturado en una requisitoria de rutina policial, cuando quiso correr, se dio cuenta que tenía dos patrullas cerrándole el paso. y así es como nuevamente pasó 18 meses otra vez en una correccional. hace un tiempo obtuvo la libertad con la idea de que si esta vez cae, ya no serán meses sino años, si es que no decide enmendar sus errores. pero poco o nada le interesa porque según comenta, no tiene nada que perder.

Hoy vive en un cuarto modesto sin tantos lujos, solo, pero siempre a la expectativa, no tiene muchos amigos por temor a que lo delaten al darse cuenta de su ilícito negocio. Según dice, solo confía en Romina, su arma, es quien siempre esta en los peores momentos y lista para defenderlo. ahora ya no traslada paquetes, sino que cuenta con 5 personas que le hacen ese trabajo. Pues se jacta de ganar casi 5000 soles diarios y quiere seguir creciendo.

Esta es una de las tantas historias que existen en el mundo, es por ellos que debemos tener cuidado con la crianza y la corrección de los hijos. las discusiones en pareja, se arreglan en pareja, recordemos que los niños on como espojas que absorben lo bueno y lo malo, y dependiendo del trato ellos van haciendo sus caminos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Roy Pacaya

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información