Cine y Televisión

Riverdale, Sabrina, Titans. ¿corrompiendo Personajes O Actualizándolos?

Riverdale, Sabrina, Titans. ¿corrompiendo Personajes O Actualizándolos? - Cine y Televisión

Hay una gran tendencia en las series “juveniles” actuales, en que las tramas se reducen a tres elementos: Sexo, drogas y violencia.

No importa la temática del producto, la trama debe girar alrededor de estos tres temas. Los creadores de contenido llenan las pantallas de personajes sexualmente promiscuos, con diversos tipos de vicios y siempre quedan envueltos en algún asesinato (o algo por el estilo) que hará que se unan o dispersen. Los personajes actuales son amorales, sin conciencia. Justifican sus actos reclamando la “tolerancia” que todos debemos tener ahora; una tolerancia que debe admitir todo tipo de libertinaje solo porque ahora nos vemos imposibilitados de señalar algo como incorrecto, por malo que esto sea, por temor a las represalias que esto nos puede traer. Todos los adolescentes son intocables ahora, no importa sin son una ninfómanas o asesinos seriales, son “personas” y merecen respeto, comprensión y apoyo.

También la agenda LGTB hace sentir con toda su fuerza su adoctrinamiento, al igual que la “igualdad racial”, metiendo a homosexuales y a negros o islamistas solo para que nadie se siente excluido, sin importar que esto sea incongruente o forzoso.

En esta ocasión les quiero hablar de tres series cuyo origen tienen un significado personal para mí y que están ancladas en los recuerdos de mi infancia y adolescencia: Riverdale, Las escalofriantes aventuras de Sabrina y Titans. Hablare de ellas basándome en las diferencias entre su fuente original y su versión actual, dejando de lado el lado estilístico y de producción de  las mismas.

 

Riverdale: Todos somos malos

Riverdale está basado en los personajes de los comics de Archie, publicados desde 1941 y que representaban a una idealizada adolescencia sana y sin malicia, en donde privaba la amistad y el buen sentido, aun cuando había ligeras referencias sexuales gracias al atractivo de las protagonistas Verónica y Betty. Archie represento el lado ligero de las historietas y su longevidad habla por él. Hace poco se estrenó Riverdale, nombrada así por el pueblo donde ocurren las aventuras de Archie y su pandilla, convertido ahora en un lugar decadente, lleno de violencia, drogas, crimen. Archie es un tipo agresivo y odioso, Verónica se convirtió en una ninfómana drogadicta, Betty en una rencorosa amargada y Torombolo en un pandillero traficante. ¿En dónde quedaron los simpáticos adolescentes de antaño? ¿Era necesario convertir a todos en seres depravados, solo preocupados por el sexo, rodeados de homicidios y sustancias prohibidas? Si Archie representaba al adolescente en décadas pasadas… ¿Riverdale representa al actual? ¿Así de mal esta la sociedad ahora?

 

Sabrina: Contra el patriarcado de Satán

Salida de los mencionados comics de Archie, Sabrina era una alegres y optimista brujita que vivía con sus torpes tías, brujas también y que se dedicaba a hacer leves travesuras mágicas en pro de ayudar a sus amigos. En los 90’s salió al aire una serie live action, Sabrina: La bruja adolescente, protagonizada por Melissa Joan Hart, producida por Nickelodeon, siendo uno de los mayores éxitos de la cadena. Bastante cercada a la idea original, Sabrina era una jovencita que usaba su magia para beneficio propio y ajeno, metiéndose en problemas a ella y a sus alegres tías, junto a su sarcástico gato Salem. La Sabrina del 2018 es una feminazi irritante, que se niega a entregarle la virginidad a Lucifer para convertirse en bruja, pues porque… es hombre. Las tías son personas malvadas, que dejan entrever que han cometido asesinatos y otros horrendos crímenes. Las demás brujas son perversas y crueles, usando su magia para el mal, con rituales que incluyen sacrificios humanos y canibalismo. Sabrina es una caliente que quiere tener sexo pero no puede, pues su cuerpo le pertenece por destino al Demonio, el cual es representado de forma literal y alabado contentamente. De nueva cuenta, hay exceso de elementos eróticos y la obligatoria introducción de personajes homosexuales y hasta transgeneros. Ya nada queda de la recordada bruja de buen corazón y de aventuras jocosas. Todo eso se cambió por oscuridad, sexo, sangre y maldad.

Titans: Héroes volviéndose villanos

Los Jóvenes Titanes eran la versión juvenil y más ligera que la Liga de la Justicia, creada por escritor Bob Haney y el dibujante Bruno Premiani  para DC comics en 1964. Han tenido docenas de miembros, todos ellos héroes adolescentes y sus aventuras han ido desde las típicas y simples hasta tramas oscuras y complejas. Pero era claro que todos eran héroes y que hacían lo mejor posible para mejorar al mundo. En la serie recién estrenada Titans, ha revertido la personalidad de varios de los personajes más conocidos y han reformado tanto sus orígenes como sus motivaciones, haciéndolos, en lo personal, desagradables. Robín se ha convertido en un psicópata violento, que se aleja de Batman porque no es lo suficientemente despiadado con los criminales… ¡Cuando originalmente Dick Grayson se alejó de Batman pues este cada vez se volvía más agresivo! No tenemos al Grayson dinámico, energético y dicharachero, que hasta al mismo Joker le parecía insoportablemente alegre. Tenemos a un sujeto amargado y con ganas de matar a todo el que se le pare enfrente para desquitar su odio hacia el mundo… y Batman. Nada queda de Starfire, la princesa alienígena exiliada, alegre, optimista, inocentona, ingenua, pero también muy sensual y temperamental. Aquí tenemos a una prostituta negra de mediana edad que incinera a sangre fría a mafiosos rusos. Raven no es la poderosa hechicera criada en una dimensión magica, que aprende a utilizar sus enormes poderes y que pierde su equilibrio al conocer a su demoníaco padre Trigón. En vez de eso tenemos a una huérfana vagabunda con síntomas de esquizofrenia que se la pasa lloriqueando y da la imagen de una drogadicta con síndrome de abstinencia. ¡Ah, también mata! Como lector veterano de comics, no veo en esta adaptación a los personajes originales, si no en versiones corruptas, degradadas,  que se regodean en la violencia, en los elementos innecesariamente oscuros y ambientes enfermizos.

 

En resumen, me parece que ambas series parecen salidas del mismo molde. Las tres tienen el mismo ambiente, la misma fotografía, personajes y actuaciones similares. Esto parece un intento de corromper a iconos positivos de la cultura popular. Supuestamente están “modernizando” a estos personajes, pero… ¿Es realmente una actualización de acuerdo a nuestra realidad el mostrar a estos personajes, antaño afables, en seres corruptos y llenos de vicios? ¿O solamente es el gusto del público actual por ver solo historia pletórica de sangre y otros fluidos? ¿Tan mal estamos?

Como nota curiosa, tanto Riverdale, como Sabrina y Titans pertenecen al mismo “universo” pues hace años Archie pertenece a DC comics, así que no está muy alejada de la realidad la teoría de que las tres series ocurren al mismo tiempo, pero en diferente lugar.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

John Lostar

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información