Literatura

Roma



Roma - Literatura

Dulces perfumes de roma inundan sus calles perdidas en el tiempo, camino y camino por esta ciudad que no me cansa, quiero descubrir sus antiguas construcciones y mirarme a través de ellas, que sencillas parecían sus precarias decoraciones, la gente de aquellas épocas las disfrutaba como ahora cuando de pie se vuelan los sombreros de tanta majestuosidad, me alejo desde lo alto y miro el trazo que he recorrido, nunca se sabe donde termina o donde comienza roma, finalmente no se sabe si es uno el que la atraviesa o es ella la que te inunda, desde lo alto busco mi próximo destino, nada en particular con roma nunca se sabe que puede aparecer, entre sus muchos monumentos aparecen inconformidades y miedos de años oscuros… Caminando llego al puerto, ingenuo me convenso y con cierto cariño lo veo como una escapatoria, pero quien puede escapar de roma si todos los caminos conducen a ella? Sigo recorriendo y aparecen casitas de distintos tamaños y colores, voces de mujeres saludan a lo lejos, roma me seduce con cada tranco que comienzo, de pronto aparecen murallas que me alejan, intimidado miro desde lejos, curioso me acerco sin pensarlo, heridas de otros tiempos, celosos guardan aquellos muros, como tristes esculturas vivientes, maguñaduras de guerras encendidas… un té quiero a media tarde, para acompañar la soledad de roma en un día que se cubre, no me dejes sin tu rumbo, pero como perderme entre tanta gente, roma, roma, camino entre tus calles y no te encuentro, desesperado te busco y te encuentro a veces, ansioso me aferro al recuerdo de otros caminos, tiempos y distancias.. El ahora se fue y el mañana no lo encuentro, aparecerás de nuevo en estas calles que no se topan? Roma, roma, escribo tu nombre para olvidar, pero tu ausencia inunda, esta vez corro por tus calles de adoquines, sintiendo los estruendo de mis pasos que me acercan a ti, tomo tu mano como tantas veces y me quedo contigo, pero cae la noche y te pierdo, te reconstruyo con infinitas lucesitas que brillan a lo lejos, ya la vista no es continua, no reconozco las fotos que tomé hace un rato, pareces distinta, un mapa señor, un mapa! no puedo creer que esté en roma, que lo que me sostiene de los pies sea aquella bella y delicada que me recibió en la madrugada… Cruzo la calle y entro en un hotel, quiero arrancar de ti, me asustas roma infiel, tus caminos no me libran y tampoco quieres que te encuentre, escondida te hayas bajo aquellas calles que se construyeron en tu honor, a otros quizás invites, otros quizás te encuentren, roma de mi juventud, tu que me quisiste desde antes, me pierdo entre tus calles adornadas, no quiero que aparezcas y descubras, que son más tus caminos de ida, que los de regreso…

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

farriamoll

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.