Salud

Rutina De Belleza Nocturna, Sencilla, Casera Y Sin Tóxicos

Rutina De Belleza Nocturna, Sencilla, Casera Y Sin Tóxicos - Salud

Hola a todos:

Hoy os traigo una rutina de belleza nocturna adaptada a cualquier tipo de piel, muy fácil de hacer y con unos resultados sorprendentes. A pesar de que desde hace tiempo fabrico mis propias cremas en casa, he querido hacerlo aún más sencillo, de forma que cualquiera pueda empezar hoy mismo con esta rutina que es 100% natural, totalmente libre de tóxicos para nuestra piel, y con unos resultados que empezaréis a ver desde la mañana siguiente, y que si sois constantes, lograrán cambios importantes en vuestra piel. ¡Empecemos!

Limpieza

Toda rutina nocturna debe empezar con la limpieza de la piel. Si me he maquillado, lo primero de todo aplico aceite de coco por todo el rostro. Si no os habéis maquillado podéis saltaros este paso, pero os diré que el aceite de coco, además de ser el mejor desmaquillante del mundo, tiene propiedades anti bacteriales e hidrata la piel.

Después lavo mi cara con uno de los jabones naturales que hago yo misma. Me gusta tanto hacer jabón que tengo una gran variedad disponible, y voy alternando según las necesidades de mi piel, pero si aún no estáis muy familiarizados con el proceso os aconsejo que hagáis uno básico para piel sensible. En mi perfil podéis encontrar muchas opciones, incluso para hacer cuatro versiones diferentes con una misma base de jabón, también para piel con manchas, para piel madura o para piel grasa.

Si aún no os habéis animado a realizar vuestros jabones de aceite, o sí os habéis animado pero estáis esperando a su curación (recordemos que después de hacerlo hay que esperar mínimo un mes para poder usarlo), podéis comprar una base de jabón de glicerina vegetal. Procurar que sea de la mejor calidad posible, y si podéis, con aceites orgánicos. Estas bases están preparadas para derretirlas al baño maría o microondas (mejor al baño maría para mí) y añadirle los ingredientes que deseéis. Por ejemplo arcilla blanca, aceites esenciales, aceite de coco o de oliva para que hidrate/nutra más la piel, etc. Después lo ponéis en un molde y en un par de horas estará fría y podréis usarla sin problemas.

Tónico facial

Después de limpiar bien nuestro rostro, llega el momento de aplicar el tónico facial. Yo siempre lo tengo en un difusor/spray, me gusta mucho más que el sistema del algodón y es más ecológico. 🙂

Como tónico tenéis varias opciones, pero todas muy sencillas. Por ejemplo, agua de rosas. Tan simple como eso. También podéis hacer una infusión con té blanco, que tiene unas impresionantes propiedades antioxidantes, también se puede usar té verde, pero definitivamente este es mi favorito. Luego, a la infusión, cuando ya está fría y la puedo envasar en mi difusor, le añado unas gotitas de aceite esencial de árbol de té y de Ylang Ylang. Tengo la piel normal/mixta y esos son los dos aceites esenciales que más me gustan, pero como ya sabréis hay miles de opciones y siempre podréis usar el de vuestra preferencia. Siempre guardo este tónico en la nevera. Se conserva mejor (aunque no suele durarme más de una semana, porque me gusta hacerlo con frecuencia e ir variando) y además al estar fresquito me da la sensación de que cierra mejor los poros.

Una tercera opción que también hago con frecuencia es el agua de arroz. Simplemente (eso sí, con arroz orgánico de alguna tienda ecológica) cubro un puñado de arroz con agua, como si lo estuviese lavando y lo dejo un rato. Muevo bien, y después lo cuelo. Ese líquido blanco es espectacular, especialmente para la piel con manchas o mixta. Y como siempre, le añado unas gotitas de aceite esencial y lo guardo en la nevera.

Hidratación/nutrición

Llega el momento de nutrir nuestra piel. Para ello, en un bote de cristal pequeño y de color ámbar (para conservarlo mejor, sin que les afecte la luz solar), hago una mezcla de aceites. Al igual que con el tónico, la hago cada semana o cada 15 días. Muy poquita cantidad, puesto que con unas gotas sobre nuestra piel es suficiente, y voy variando los aceites según las necesidades de mi piel. Siempre mezclo al menos 3 aceites diferentes, así que paso a daros una lista de los que más utilizo y por qué. A esta mezcla de aceite le añado aceites esenciales, y una gotita de vitamina D, que no solo es excelente para la piel, sino que además los conserva en perfecto estado (aunque al ser solo una mezcla de aceites no tenéis que preocuparos porque se os estropeen, especialmente si hacéis como yo y vais haciendo la mezcla cada poco tiempo). Mis aceites favoritos:

  • Jojoba: porque no engrasa nada la piel, pero la hidrata en profundidad. Suelo poner más proporción de este aceite que del resto, simplemente porque me encanta como funciona en mi piel, pero según vuestras necesidades, podéis ir probando uno u otro. Si tenéis la piel mixta o grasa, este aceite se convertirá en vuestro favorito.
  • Argán: creo que por todos es conocido las fantásticas propiedades de este aceite. Va fantástico para pieles secas y/o maduras.
  • Oliva virgen: igual. Tiene gran cantidad de antioxidantes y es muy nutritivo, pero debéis tener cuidado si tenéis la piel mixta o grasa, porque este aceite sí que engrasa mucho.
  • Aceite de coco: otro de mis indispensables, tanto por sus propiedades antibacteriales, como porque no me deja sensación grasa en la piel, sobre todo cuando lo mezclo con el de Jojoba.
  • Aceite de rosa mosqueta: regenerador y muy eficaz para piel con manchas. Si tenéis cicatrices, marcas, manchas o simplemente piel madura, adoraréis este aceite.

Estos son los que utilizo con más frecuencia, aunque la lista de aceites podría ser eterna. Yo os aconsejo que busquéis según vuestro tipo de piel, porque hay muchísimos: de aguacate, de semillas de uva, de ricino… luego también podéis hacer maceraciones con plantas. Yo por ejemplo las mismas hojas de té blanco que uso para hacer mi tónico, las tengo ahora mismo macerando en aceite de oliva para hacer un super aceite antioxidante lleno de propiedades. Eso sí, es fundamental que los aceites sean de calidad, de primera presión en frío y ecológicos. Esto es muy importante. Aunque al principio invirtáis un poco más, piensa que ahorrarás muchísimo dinero en cremas comerciales que normalmente tienen un nivel alto de tóxicos, y además te acabarán saliendo rentables, pues la cantidad que usarás será muy poca y te durarán muchísimo.

A esta mezcla de aceites, le añado siempre aceites esenciales. Me gusta mucho de naranja y limón, no solo por el aroma, sino también porque son fantásticos para las manchas de la piel y aportan vitamina C. Siempre pongo además aceite esencial de árbol de té (para granitos y poros dilatados) y aceite esencial Ylang Ylang (antiséptico, sedante, equilibrante y que ayuda a descansar por la noche). Pero al igual que con el tema de los aceites, hay mil variaciones que podéis adaptar a lo que necesitéis. Por último, una gota de vitamina D y solo resta aplicarlo sobre la piel.

Como veis es una rutina muy sencilla, pero al mismo tiempo muy efectiva. Creo que un día de estos me animaré a contaros como hago mis cremas caseras y otros productos de higiene diaria, pero de momento, con esta rutina nocturna os garantizo que os levantaréis con una piel increíble, y lo más importante, sin tóxicos, de una forma natural, sabiendo exactamente lo que estáis aplicando en vuestra piel y con unos ingredientes que a la larga, os harán ahorrar dinero y que superan con creces los efectos de cremas y tónicos comerciales de alta gama.

 

Imagen de pixabay.com

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.56 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Cristinace2018

4 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información