Sociedad

Sacerdotes Y Abuso

Sacerdotes Y Abuso - Sociedad

Acabo de leer las declaraciones más recientes del Papa, en donde culpa al mismísimo demonio por los abusos sexuales a menores, y es que para muchas personas religiosas creer en Satanás es un dogma de fé.

Estas declaraciones resultan sumamente indignantes, sobretodo si recordamos casos como el de Pensilvania, en donde más de 300 sacerdotes fueron acusados de abuso y en donde la mayoría de las víctimas no obtendrá justicia, ya sea porque el perpetrador ya falleció, o bien, porque la propia burocracia lo impidió.

Pero más allá de las escandalosas declaraciones del Papa ¿cuáles son las razones por las que un un cura se convierte en un depredador?

Analicemos las creencias más comunes:

 

  1. El celibato

Originalmente instituido para evitar que los herederos de los sacerdotes se adueñaran del patrimonio de la Iglesia, muchas personas creen que es la principal causa de que los sacerdotes se conviertan en abusadores; sin embargo, esta creencia no se sostiene, veamos porqué:

 

-Conscientes del origen de esta regla, muchos sacerdotes deciden no ser célibes.

-Si bien la abstinencia provoca cierta ansiedad al inicio, con el paso del tiempo ésta baja por sí misma.

-Los seres humanos somos perfectamente capaces de educar nuestra sexualidad tal como lo hacemos con otras funciones biológicas.

 

También recordemos que no todos los sacerdotes son abusadores, por lo que no podemos deducir que el celibato sea la razón del abuso.

 

  1. B) La homosexualidad

Muchas personas creen que son los sacerdotes homosexuales quienes abusan de los menores ante la falta de pareja. Esto más que una explicación, pareciera más un ataque directo a la comunidad gay aprovechando el prejuicio de lo “antinatural y perverso”. Por otro lado, recordemos que un gran número de curas abusadores, atacan a niñas y mujeres.

 

  1. C) Pederastas

Yo solía sé partidaria de esta creencia: personas pederastas que eligen esta profesión a propósito para estar más cerca de sus víctimas infantiles. Parece lógico y seguramente hay muchos casos así; pero recordemos que hay infinidad de trabajos en similares circunstancias como en el campo de la educación o la medicina, sin que estas ramas se vean inundadas de un ejército de perpetradores.

 

Entonces, si estas no son las causas de fondo de los abusos ¿cuáles sí lo son? En mi opinión, el abuso se debe a tres factores:

 

-Autoridad absoluta.

-Arbitrariedad.

-Entorno cerrado e incomunicado.

 

Estas mismas características se han presentado en otros sistemas en donde el nivel de abuso es particularmente alto como en cárceles, hospitales psiquiátricos antes de su regulación por las autoridades, cuerpos militares, etc.

Todos estos entornos son sistemas binarios donde hay dos grupos: los que cuidan el orden y los que deben someterse a las reglas. Siempre habrá un celador con autoridad absoluta, y en el caso de la Iglesia católica este papel lo ocupa el sacerdote mientras que los feligreses se someten a las reglas.

El sacerdote tiene autoridad absoluta, nadie le cuestiona pues es el enviado de Dios. Puede absolver pecados y escuchar confesiones, y establecer una pena convencional para que el creyente sea absuelto. Aunado a lo anterior, la arbitrariedad le permite establecer cuáles son las sanciones. No hay realmente un límite establecido y conocido por los feligreses sobre los castigos que un sacerdote puede dictaminar.

Por último, el sistema no permite la comunicación salvo con las mismas autoridades del grupo que generalmente son encargadas también de cuidar la reputación e imagen. Esto deja a los feligreses en una indefensión muy grande, pues en caso de abuso no habrá a quien recurrir, si esto es cierto con los adultos, cuanto más con los menores.

Existe un fenómeno recurrente: en ambientes en donde se cumplen estas características, los responsables de impartir castigos se vuelven cada vez más sádicos, particularmente en contra de individuos que consideran pasivos. Está situación deja a los niños en un estado muy vulnerable.

En concreto, aunque la prensa y el Papa se concentren en individuos monstruosos que han sido guiados por el Diablo para cometer atrocidades en contra de niños y niñas; lo cierto es que es el sistema mismo el que vuelve a cualquier persona que juegue el papel de autoridad en proclive a cometer abusos o ser cómplice al encubrir o participar activamente. Y esto ha sido demostrado por varios psicólogos, lo explica por ejemplo Philip Zimbardo en su libro “El efecto Lucifer”, quien también relata como observó los mismos comportamientos durante un experimento en la Universidad de Stanford.

Y si no lo creen, recuerden que uno de los sacerdotes acusados se sintió realmente terrible después de cometer su primer abuso; pero cuando este lo confesó a otro cura, este lo absolvió y le quitó toda responsabilidad de sus actos. Fue como si le dieran un permiso tácito para seguir cometiendo abusos, de hecho así fue. A la larga, este personaje incrementó cada vez más sus atrocidades y esta vez sin ningún remordimiento; pero recordemos que no siempre fue así, que hubo un inicio en donde jamás le hubiera pasado por la mente que llegaría a convertirse en un ser así.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

blanestrod

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información