Sociedad

Se acabó depender de Dios. Debemos crecer



Se acabó depender de Dios. Debemos crecer - Sociedad

Introducción a la eiségesis:

Leer La Biblia de forma literal es un error que mucha gente ha cometido a lo largo de la historia.

A través de una ideología tan potente como la existencia de un Dios se ha podido unificar a personas para conseguir cosas maravillosas y a su vez practicar las mayores atrocidades.

Por lo tanto, no olvidemos que La Biblia reúne historias inspiradas en hechos históricos ayudándose a su vez con la ficción, guardando una simbología en su esencia que ha bebido de otras religiones y mitos, pues los mitos no los abordamos literalmente, sería absurdo; explican la naturaleza como en aquella época podían.

El cristianismo hizo lo mismo pero con la naturaleza del individuo, su psicología, su dramática esencia encapsulada y sintetizada en pasajes, cuentos breves que albergan años y años de estudio del comportamiento humano, y lo más importante, su moralidad acorde a una psique colectiva que ha perdurado hasta nuestros días.

Dios como Padre Nuestro:

No andaba mal encaminado el filósofo Friedrich Nietzsche cuando analizó por qué necesitamos creer en un Dios y por qué debemos enfocarlo distinto.

La necesidad de tener a un padre que nos vigile y nos cuide, un apoyo constante para no sentirnos solos. Esa dependencia que genera Dios ha reforzado la personalidad débil, dócil y amable, unos valores tóxicos si se trata de un mundo el cual compartimos con otros humanos que no pensarán dos veces en hacerte mal por su propia supervivencia.

Todo porque proyectamos a Dios hacia afuera, esa imperiosa necesidad de ver con distancia lo divino, de despreciarnos como humanos, y de vernos indignos e impuros como especie; aquellas acciones buenas serán gracias a Dios, y las malas serán nuestra culpa.

Esta retrógrada creencia en Dios, de verlo como un ente externo y minimizarnos es lo que ha vendido porque es lo más confortable en un principio, depender y no tomar responsabilidades, vivir bajo el velo de la ignorancia pero felices, eso interesa a los poderosos para manipular a los creyentes en ese Dios, pues quien reina es quien sigue el desarrollo personal, quien se autogobierna, quien lucha por su independencia, madurez, competencia y toma conciencia de sus capacidades.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ethan Tornero

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información