Ciencia

¿Se han estrellado ovnis en la Tierra?



¿Se han estrellado ovnis en la Tierra? - Ciencia

La censura a la que los gobiernos mundiales someten todo lo referente a este tema raya lo histérico. Como muestra, recordar que todo el personal militar que ha tenido alguna relación con accidentes de esta índole está sometido a un juramento férreo que, en caso de ser violado, las sanciones que conlleva son desmedidas, hasta tal punto, que no se ha dado el caso de ninguna filtración.

El primer caso de colisión del que hay noticia oficial es el de Roswell, en el Estado de Nuevo México, en 1947. Lógicamente, en aquel momento las autoridades aún no habían determinado una censura a aplicar, por ese motivo los periódicos de la región dieron cuenta del hecho. Las mismas autoridades convocaron una rueda de prensa para informar de lo que había pasado.

Pasado ese momento de desconcierto primero, las cosas cambiaron, y pronto se cubrió todo con un telón de silencio. Amedrentaron a los rancheros en cuyos terrenos había caído el artefacto; amonestaron y trasladaron a los a los oficiales de la vecina base aérea que habían dado la noticia y exigieron un juramento de silencio a todos, tanto a civiles como a militares. Las autoridades construyeron en torno al acontecimiento tal cúmulo de mentiras que todo el mundo terminó creyendo que lo dicho en primer lugar sobre un accidente extraterrestre fue el bulo de alguien. Se dijo que se trataba de un globo sonda. De hecho hicieron publicar su foto en todos los periódicos, acompañando la noticia con las aseveraciones de importantes científicos. Esta fue la primera gran mentira que un gobierno, en este caso el de los EE.UU., lanzara para ocultar una información que el pueblo debe conocer. Más tarde hubo otras muchas, en un empeño traicionero por mantener fuera del conocimiento de la sociedad, algo tan importante como la existencia de estos seres racionales en el universo y en nuestro propio planeta.

Pocos meses después, también en el Estado de nuevo México, hubo otro hecho similar, cerca de un pueblo llamado Aztec. En este caso las autoridades estuvieron muy atentas desde el primer momento para que no se filtrase nada al público.

Sucedió el día 25 de marzo de 1948, desde tres radares diferentes, se detectaron en los cielos de sudoeste de los Estados Unidos, un objeto no identificado. Al ser alcanzado por las ondas de los radares, dio la impresión de perder el control descendiendo a una velocidad muy rápida. Los radares determinaron dónde se había producido el impacto. Esto desencadenó una frenética actividad. El general Marshall en persona, un gran organizador, se hizo cargo de la situación y llamó a un amigo suyo, el Dr. Vannevar Bush, para que formase rápidamente un equipo de científicos encargados de analizar el objeto caído.

Al mismo tiempo, un grupo de helicópteros del IPU (Interplanetary Phenomenon Unit), volaba en círculos sobre el platillo caído. Su misión era esperar a que llegase el equipo de reconocimiento e impedir que ningún intruso se acercase. La familia propietaria de los terrenos donde había caído la nave fue mantenida incomunicada durante el tiempo que duró la operación, y se les amenazó para que no hablases nunca de lo sucedido con nadie.

Además por una orden del Secretario de Estado, el lugar en que había caído el ovni le fue confiscado a su dueño, pasando a ser propiedad del Estado, que lo cercó con la prohibición absoluta de que nadie penetrase en el recinto.

Lo curioso es que ha habido más de 30 casos documentados como el de Aztec. Estos datos provienen de las fuentes de la Nevada Aerial Researtch, junto con los documentos ofrecidos por el Dr. J. F. Gille y el libro de William S. Steinman, de 625 páginas, titulado “UFO crash at Aztec”, tras cuya lectura no queda duda de que estamos ante hechos completamente verídicos y de una importancia capital.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 15 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

2 comentarios

  • La existencia de los ovnis está fuera de toda duda. No sólo por la montaña de informes de distintos ejércitos y pilotos civiles; sino también por miles de avistamientos de personas comunes, como yo, que nada tienen que ganar con decir que han visto un artefacto sólido y totalmente físico no identificable con nada que hayamos conocido.
    Lo que distingue a los OVNIs auténticos no es, como podría creerse, su forma; ya que esta es variada y no necesariamente lenticular. En realidad los ufos se catalogan así en relación a su forma de moverse, que es más rápida que incluso la de los cazas más modernos; que realiza maniobras imposibles; que tiene periodos de aceleración prácticamente inexistentes; que se pueden desplazar por mar, aire y espacio; etc.

    Otro mito es que los OVNIs sólo empezaron a verse en el siglo XX, cuando en realidad hay reportes chinos, romanos, medievales, del siglo XIX…Por ejemplo, en la Antigua Roma se llamaban «escudos» o «barcos flamígeros».

    El problema de los OVNIs es que plantean un problema de seguridad enorme. No se puede defender un país contra objetos que aparecen y desaparecen de forma instantánea y en cualquier lugar. De hecho me cuesta creer que haya restos de ovnis accidentados, como dice el ex jefe del departamento del Pentágono para estos temas, Luis Elizondo. Lo que es seguro es que no hay nada orgánico dentro de ellos, porque nada vivo puede soportar esa forma extrema de volar. Yo no sé lo que son, pero sí se que son totalmente reales por mi experiencia y lo que me he documentado. Es posible que el oscurantismo relativo sobre el tema tenga que ver con no añadir más terror a la población mundial, que ya vamos servidos.

    • En diciembre de 2017 apareció en el New York Times una publicación de Helene Cooper, Ralph Blumenthal y Leslie Kean sobre los avances del programa de identificación de amenazas aeroespaciales del Departamento de Defensa, consistía en catalogar ovnis avistados por pilotos militares. Los oficiales del departamento de defensa confirmaron su existencia. Esto confirma que el Gobierno de Estados Unidos reconoce la existencia de dicho programa. Lógicamente, nadie en el Departamento de Defensa dice que esos objetos sean extraterrestres, más bien consideran que detrás de este tipo de incidentes suele haber explicaciones terrestres. Dicho de otra manera, no dicen que los OVNIs sean extraterrestres, pero no niegan tampoco el fenómeno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información