Literatura

Se Me Inquietan Los Dedos Al Recordarnos

Se Me Inquietan Los Dedos Al Recordarnos - Literatura

Empezó acariciándome la pierna mientras me hablaba como si no supiera lo que iba a pasar después. Sabiendo que era probable que lo rechace, se animó a besarme. El beso hizo que las catástrofes de mi cuerpo se dieran la mano, se miraran y sonrieran. Nos besamos tan lento como si de esa noche no hubiera más, había que saborear el rencuentro, reconstruirlo y renacer. Me incliné para agarrarlo de la cara y juntar nuestros sexos. Suspiramos porque comenzaba el placer. Ya estaba tan duro. Tan rápido como a mí me gusta. Me gusta saber que provoco eso con solo un beso. Jugar con ese poder sobre su miembro es insaciable.

Fuimos a la cama. Me besó las caderas mientras yo deseosa de lo que iba a venir me dejo ir y recaigo sobre sus besos en mi sexo llenándome de saliva y palpitaciones. Lo vi besándome, siempre al tanto de complacerme, le acaricié el pelo y juro por mi vida que todavía no vi nada más hermoso que él.

¿Vos sabés lo que yo puedo provocarle?

Me encanta sentirlo en el culo entonces me giré sin dejar de moverme sobre su miembro. Me dijo entre dientes que lo vuelvo loco. Tan erecto se paseaba sobre mis nalgas mientras me daba masajes en la espalda. Volvió a bajar. Yo lastimaba las sábanas de tanto apretarlas y menos mal que a las paredes no se les puede hacer entrevistas. Estallé entre sus dientes. Por Dios, amo a este hombre.

Besándolo en la boca, en el lío de constelaciones que tiene sobre el hombro y el lunar que tiene al costado del ombligo, se tapó la cara con la almohada porque sabía lo que iba a venir… Lo inspeccioné con mi lengua para ver si estaba todo como lo había dejado. Lo obligué a gemir cuando ya lo tenía en mi boca. Apretándolo fuerte con una mano mientras con mis labios y lengua hacía círculos lo inundé con su propia transpiración. Lo conozco. Sé lo que le gusta y cómo. Me agarró del pelo y yo lo miré a los ojos, no dejándolo acabar. Después de eso sus dedos entran en mí y le digo cómo tiene que hacer para tocarme el punto G y el clítoris a la vez. Los dos estábamos sorprendidos de lo mucho que le empapé la mano. Sacó sus dedos de mí y poniéndolos en su boca los saboreó. Insisto, una parte de mí se sanó después de ver eso. Qué feo el trabajo de Dios que sólo puede mirar. Le pido que se ponga el preservativo y lo introduzco dentro mío, suave y lento para que sienta todo de mí. Para que sienta que hasta mis paredes internas lo desean y se abren con su paso. Lo miro con las mejillas coloradas y me besa. Empiezo a mover sólo el culo arriba y abajo, lento, despacio, lo agarro del cuello, mordiéndome los labios lo miro mirándome con la misma expresión en la cara, nos deseamos y es indisimulable. Nuestros cuerpos hablan si con palabras no lo hacemos. Él me llama y mi cuerpo le responde. Ardemos en el nombre de los amantes del mundo. Leí una vez que aveces cabe la paz mundial entre unas piernas y yo la verdad que siento el poder de conquistar el mundo entre las suyas, soy egoísta y hago que cada vez que nos alejemos quiera volver. Me levanto un poco agarrándome de su pecho y  muevo las caderas con más intensidad, me agarra de la cara y hace que le chupe un dedo, encontramos el ritmo y nos dejamos llevar. Le gusta y me siento bien. Le gusta y me encanta. Le gusta y quiero darle todo hasta el final de los tiempos. Le gusta y sabe que lo quiero. Le gusta y lo veo llegar al punto máximo de placer. Lo siento derretirse en mí y lo abrazo con las fuerzas que me quedan. Amo su cara cuando llega al clímax. Nos besamos y… ¡por Dios, quiero agua!

 

Me gusta cómo me lo hace. Le gusta cómo se lo hago. Nadie lo hace como nosotros dos cuando estamos juntos.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Melcast_

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información