Sociedad

Seguir Tus Sueños

Seguir Tus Sueños - Sociedad

 

El difícil camino hacia la vida adulta es incomprensible, cuando estamos pequeños y tenemos uso de razón queremos ser como nuestros personajes favoritos de fantasía o la vida cotidiana; en caso particular yo ansiaba ser un bombero para combatir los incendios y ayudar a las personas en su grito de auxilio. Con el paso del tiempo me visualizaba siendo un maestro, donde impartía clases a mi manera en una escuela primaria, por ciento, siendo todo un maestro galán. Por último un gran músico del regional mexicano, un mariachi de los de antes, esos que salia en las películas del cine de oro mexicano, Pedro Infante y Javier Solis por citar algunos. Hoy en la vida adulta es muy diferente a lo que yo soñaba de pequeño…

Todos los adolescentes cuando cursamos los niveles básicos y medios superior, entramos en una situación de trance, en donde nos vemos afectados por tomar una decisión que velara el futuro de nuestra vida, pues es la de elegir una carrera.

El mayor obstáculo que no hace tropezar es el de seguir los sueños de otros y no los nuestros, así es, estas pensando en ese vinculo sanguíneo llamado familia, esa familia que quiere verte triunfante en la vida, todo un profesionista, ese sueño que ellos no pudieron lograr y poderle decir al resto del mundo, mi hijo es medico, abogado, ingeniero, arquitecto, odontólogo, psicólogo etc.

También existen factores influyentes a parte de nuestra familia que nos impide seguir nuestros sueños, como las amistades, la misma sociedad, la indagatoria por medios electrónicos, la cuestión monetaria, el casarse a temprana edad y no tener el apoyo para trabajar y estudiar “el que dirán” etc, sin poder corroborar ese sentimiento que abate nuestra mente y corazón de lograr lo que nos proponemos.

La vida es un abrir y cerrar de ojos, y hoy en día sabemos que ser un profesionista no basta para solventar los gastos de una familia, y se tiene que redoblar esfuerzos para sobrevivir; sin embargo el ser humano es un empedernido que no ahorra un centavo, no piensa en su futuro y vive al día y en muchos casos a la expensa de otros.

Nada nos caerá del cielo, tenemos que buscarlo, luchar para poder tener una solvencia económica estable, y si no es lo que nos proponemos no debemos pasar una vida quejándonos, si no realizar un plan a corto o largo plazo, darte un respiro y un tiempo para pensar en como lo harás, siempre me dijo mi padre: para todo tenemos tiempo si nos lo proponemos; la vida es el camino más difícil, pero cada individuo lo hace fácil o más difícil. Que importa si no estudiaste lo que soñabas, o si no pudiste estudiar una carrera, estas leyendo esto, has un plan para hacerlo, si no tienes la solvencia económica ahorra, si tienes tu propia familia te deben de apoyar, así como tu los apoyas, los pretextos salen sobrando, las acciones por mas pequeñas que sean son las que hablan.

Hoy que soy abogado, sigo mis sueños, aveces me va bien y otras veces no, pero sigo preparándome y abriendo puertas para ser un buen maestro, aprendí a tocar guitarra y a cantar un poco y ayudo a las personas que lo necesitan, sin etiquetarme algún titulo ni queriendo ser reconocido, simplemente es algo que me llena y satisface.

 

“Ningún soñador es pequeño y ningún sueño es demasiado grande”

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Eduardo Tapia

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información