Cine y Televisión

Seinfeld: El Triunfo De Cuatro Personajes Inmaduros Y Egoístas

Seinfeld: El Triunfo De Cuatro Personajes Inmaduros Y Egoístas - Cine y Televisión

En la interminable lista de series que hay que ver porque sí, hay unos cuantos títulos de éxito que, si uno los estudia con detenimiento, no acaba de entender las razones que llevaron a millones de personas a esperar con impaciencia cada semana su dosis de 20 o 30 minutos de rigor. Me puedo referir a un buen puñao de títulos, pero en realidad pienso en uno en concreto: Seinfeld, una serie que estuvo entreteniendo durante 9 años a millones de estadounidenses.

El hilo conductor de Seinfeld no era para nada novedoso. Se trataba de la enésima pandilla de amigos que vivían sus vidas en la «maravillosa» Nueva York con, por supuesto, cómicos resultados, solo que en esta ocasión no era la típica sitcom. Para empezar, los cuatro protagonistas vivían sus (aparentemente) desastrosas vidas sin ninguna intención de mejorarlas. Si en otras historias televisivas los personajes iban «madurando» hacia lo que se suponía que la sociedad quería, esto es, formar una familia y comprarse una casa (normalmente a las afueras de la gran ciudad), en Seinfeld nunca hubo nada que invitara a pensar que sus personajes acabarían casados, con hijos, y en una fantástica casa con jardín.

Los cuatro protagonistas eran, por decirlo de alguna forma, inmaduros, y eso los podía hacer odiosos e irritantes. Los cuatro tenían una personalidad que podría desesperar a cualquiera, aunque el que se llevaba el premio gordo era George Constanza, un tipo que llegó a ser despedido por intentar envenenar a su jefe. Su gran amigo, y protagonista de la serie, Jerry Seinfeld, era un cómico que se pasaba la mayor parte del tiempo soportando a Constanza y a su histriónico vecino, Kramer. Para rematar el equipo titular, el personaje femenino, la ex novia de Seinfeld, Elaine, la que a priori podría parecer la más normal del grupo, pero que te dejaba sorprendido en cada nuevo episodio, con un comportamiento que encajaba totalmente en el grupo extraño que protagonizaba esta historia.

Seinfeld no iba de nada en concreto, y así lo hicieron saber al espectador cuando decidieron crear una subtrama en la que Constanza y Seinfeld intentaban vender a una gran cadena de televisión una serie que no iba de nada. Eso era en realidad lo que podía atraer al espectador, una serie que no iba de nada, si no que trataba de las vidas aburridas de estos personajes en su día a día, aunque por supuesto, sabiendo que esos personajes podían resultar irritantes para cualquier persona normal que estuviera cerca, y eso, supongo, era lo más divertido.

A decir verdad, los cuatro personajes principales de Seinfeld no eran más odiosos e irritantes que el resto de secundarios que se paseaban delante de la pantalla semana tras semana. El cartero y vecino de Seinfeld y Kramer, Newman, era un individuo que concentraba la mayor parte de sus esfuerzos en hacer el mal, concretamente hacia el propio Seinfeld, y que durante toda la serie se dedicó a dejar por los suelos al gremio de carteros estadounidenses. También había otros secundarios muy habituales y odiosos como los padres de Constanza (personajes que para hacer justicia, deberían haber muerto de forma cruel en algún momento de la serie). Estos eran sin duda la razón por la cual George Constanza se había convertido en un adulto egoísta, inseguro y enfermizo, y sobre todo, paranoico. Menos mal que ambos, padre y madre, aparecieron en la trama, porque si no, no se podía entender la personalidad de aquel tipo mediocre que culpaba a todo el mundo de su fracaso de vida.

En cada episodio, a los cuatro personajes le pasaban cosas que solo a cuatro personas como aquellas les podía pasar. Uno de los episodios transcurre íntegramente en el aparcamiento de una gran centro comercial, donde deambulan perdidos buscando el coche. Durante los 20 o 22 minutos de duración del episodio, dos acabarán «detenidos» por uno de los vigilantes de seguridad, otro se acabará enfrentando al egoísmo de cada individuo que les niega por completo la ayuda que necesitan, y el cuarto…es Kramer. Pero ese no sería el primer enredo en un aparcamiento. En otro episodio posterior, deciden aparcar en una plaza de minusválidos, provocando un accidente que dejará sin silla de ruedas a una mujer. En lugar de asumir su error, intentarán por todos los medios escurrir el bulto, provocando, como es de esperar, una bola de nieve que empeorará más la situación. Eso era lo habitual en cada episodio.

Podría parecer que Seinfeld era una serie del montón, y de hecho para muchos espectadores así fue. Cuando llegó a España, con todo el éxito que ya tenía en Estados Unidos, al principio no parecía tener eso tan rompedor que nos habían vendido, pero poco a poco fue calando entre los espectadores. Nunca llegó a tener el éxito de otras como Friends, pero a diferencia de esta, en mi opinión, y gracias a la personalidad de sus protagonistas, pudo despedirse de una manera diferente. Todas las sitcoms que hemos visto y veremos algún día, siempre terminan o terminarán con episodios lacrimógenos, que intentan vender las fabulosas vidas que les esperan a sus protagonistas. Pero Seinfeld no fue así. Seinfeld acabó con sus protagonistas en la cárcel, como tenía que ser para aquellos cuatro individuos inmaduros y egoístas, que se pasaron 9 años entreteniendo con sus personalidades irritantes y odiosas, pero muy divertidas.

Por si no ha quedado del todo claro, y pese a que en la vida real probablemente habría escupido a la cara a cada una de aquellas personas, Seinfeld fue una serie que disfrute con locura.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 10 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

perher

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información