Salud

¿Sensualidad Natural?: Sexy, Sensual, Erótico… Conceptos Diferentes



¿Sensualidad Natural?: Sexy, Sensual, Erótico… Conceptos Diferentes - Salud

¿Qué es la Sensualidad Natural?

 

En muchas ocasiones hemos escuchado sinónimos de lo que es la sensualidad, palabras que le atribuyen a las personas determinadas características que de cierta forma ha dogmatizado todo lo que tiene que ver con la atracción física y la atracción sexual que siente cada persona generalizando los conceptos, cosa que tiende a acomplejar a cualquier ser inseguro. Por tanto, existe una gran confusión entre lo que realmente significa la sensualidad, lo que ha creado polémica entre los que se han sentado a tratar de entenderlo…

¿El erotismo, la sexualidad, lo sexy, lo pornográfico y la belleza (o lo bello), son en cierto modo cualidades, sinónimos, o bien, características de la sensualidad? La respuesta es no, pues cada una de las cosas que hemos mencionado es totalmente diferente a las otras y cabe resaltar las diferencias para acabar con la confusión que, tal vez, la propia sociedad y las redes sociales haya creado.

Sin embargo, no soy participe de la opinión que supone culpar a los demás o las publicaciones de estos mismos (así como los grandes trabajos fotográficos y las filmaciones del cine y la televisión) sólo para dejar a un lado el tema y deshacerse de la duda, pues no es mentira para nadie el hecho de que tanto la atracción como el concepto del amor es algo tan subjetivo como el sentido de la vida misma.

No obstante, sería un gran error no considerar el hecho de que tanto las redes sociales como la televisión y el cine nos han influenciado a grandes escalas respecto al sentido de la belleza o los parámetros que supone un cuerpo esbelto y tonificado, la apariencia física, entre otras cosas relacionadas a como nos ven los demás y como puede, o no, ser considerado a alguien atractivo o simplemente no atractivo o poco atractivo.

Es, entonces, verdad que si influyen las imágenes con las que crecimos y si influye la apariencia física con la atracción, pero ¿hasta qué punto todo esto afecta al concepto de sensualidad?

La sensualidad, es una capacidad que tienen todos, créanlo o no, está en cada uno de nosotros, es una facultad más, que se nutre con la experiencia y se marchita cuando se es ignorado. Es una cualidad no establecida con la que se nace. Sin embargo, no es mentira que existen personas mejor relacionadas con su cuerpo y otras que simplemente lo ignoran, por el hecho de sentirse incómodos en determinados escenarios.

Eso quiere decir, pues, que la sensualidad es algo natural. No se estudia, no se aprende, no es una condición que sólo tienen pocos, no depende de la belleza, ni de la voluptuosidad del ser. Sin embargo, si depende de ciertos factores, así como también tiene sus características:

Principalmente, es totalmente necesaria la privacidad, (aparte de que la sensualidad siempre incluye a un espectador, en el caso de las fotografías o las imágenes el receptor es quien la mira, conscientemente o inconscientemente -como una publicidad de algún vino o de perfume-, esté o no presente físicamente la persona) en dado caso la privacidad es fundamental para encontrar la comodidad necesaria; por consecuencia, otro de los factores debe ser la confianza, tanto en sí mismo como en el espectador, de modo que todo surja en completa armonía, sin burla, y respetuosidad.

Por otra parte, la sensualidad no implica directamente a la desnudez, de hecho no es estrictamente necesaria, pues la sensualidad no es literal (como es el caso de la pornografía que es totalmente literal) ya que depende totalmente de la sugerencia. La sugestión, entonces, supone relativamente el ocultismo de las partes más vulnerables, y es consciente de que la idea simplemente es revelar poco, no el todo, ya que no es explícito, es sugerente.

La sensualidad sugiere y motiva a la búsqueda para revelar el misterio, provoca y estimula visualmente no para pervertir, sino para tentar, sea o no su intención ir más allá, pues no es uno de sus requisitos. Por ello, la desnudez no es aplicable, porque es explicito, y la sensualidad siempre es implícita; la desnudez es la máxima expresión de la naturalidad humana, no es sensual.

Entonces, queda claro que el objetivo principal de la sensualidad es tentar, provocar ligeramente, proponer, no necesariamente disponer. La tentación se convierte, así, en una de sus características, del mismo modo que la sugerencia y el misterio, de manera que el espectador tenga la necesidad de ir más allá.

No obstante, algo que es totalmente necesario y que no debe ser excluido es la permanencia del cuerpo cerrado (piernas cruzadas, cubrimiento del cuerpo, entre otros similares), así como la sutileza en los movimientos y la lentitud; ya que un cuerpo abierto, es decir, extendiendo las extremidades superiores e inferiores en cualquier dirección y en toda su expresión, es considerado ha cierto grado grotesco, pues deja a toda disposición la libertad de observar el todo, por lo tanto, no es sensual.

Todo esto quiere decir, entonces, que la posición del cuerpo, así como hasta qué grado está cubierto y qué partes en específico, puede determinar que tan sensual puede ser. Por ello, las “herramientas” fundamentales de la sensualidad dentro del cuerpo humano son: la mirada, los brazos, las manos, los pies, y las piernas; cabe destacar que esto implica solo la posición, más no la delgadez, o la tonicidad de las partes.

Ahora bien, la confusión de los términos inadecuados es algo que no podemos dejar pasar por un lado, pues es algo que tenemos que aclarar para acabar con ello de una vez por todas:

La sensualidad está dividida de lo sexual, el erotismo, y lo sexy por líneas delgadas. Sin embargo, son totalmente distintas. Lo sexual, es todo lo explícito al coito, y a la mayoría de los sentidos (tacto, gusto, olfato), mientras que el sentido de la vista es afectado por la sensualidad por lo antes expuesto. Por tanto lo sexual se refiere al acto del sexo y no respectivamente al arte de la seducción, cosa que si hace la sensualidad. Por otro lado, dentro de lo sexual juega un papel importante lo palpable, el sabor, y el olor durante el coito, el juego previo, mientras tanto, forma parte del erotismo…

Lo erótico, puede considerarse como una de las características del juego previo, del mismo modo que la sensualidad. La diferencia, es que el erotismo abarca el oído y la palabra al utilizar los juegos de rol como herramienta fundamental, así como la forma de vestir y la utilización de instrumentos sexuales para incrementar la potencia durante el proceso.

Ahora bien, todo lo que se considera “sexy” tiene un concepto más excluido. ¿Por qué? Pues porque lo sexy si es una característica de la personalidad de una persona, no todos tienen la capacidad de ser sexys, mientras que ser sensual si es factible para cualquiera por lo antes expuesto. Lo sexy, entonces, es la capacidad de provocar al sexo opuesto, o al mismo sexo, a través de su naturaleza pura y finita, es decir, que ser sexy es la facultad de tentar inconscientemente a los demás por la forma de ser, vestir o hablar naturalmente.

Ahora tal vez la pregunta sería: ¿en qué se relaciona lo sexy con la sensualidad, si una es naturalmente parte del ser humano en determinados escenarios y la otra es una condición con la que se nace? La relación entre estas dos características es el hecho de tentar y provocar, aunque una se haga conscientemente y la otra no. Y que para que estas dos existan es necesaria la existencia de la belleza en sí misma, es decir, que no es necesario cumplir con ciertos parámetros físicos para ser sexy o sensual, ya que las dos, sólo necesita ciertas condiciones para existir, como la forma de ser, vestir, o hablar (en el caso de lo sexy), y la posición del cuerpo, la privacidad y lo sugerente (en el caso de la sensualidad).

Aclarado ya la confusión entre los conceptos y expuestas las diferencias y relaciones de todos y cada una. Es necesario para mí exponer un tema que me parece fundamental respecto a todo esto que es la atracción física y su relación con las capacidades del ser humano para impulsar la potencia sexual.

¿Una mujer puede ser bella y sensual al mismo tiempo, y en su vida cotidiana? Puede sonar como si tratara de complicar el tema con una interrogante tan subjetiva, sin embargo, la terminación fue interpretada coloquialmente una muy mal lograda canción popular en los últimos años.

Sabemos muy bien que la belleza es una particularidad que no todos poseen, con la que se nace, y que a demás de eso su nivel varía dependiendo de los parámetros impuestos por nuestra personalidad y, lógicamente, por la sociedad, mientras tanto la sensualidad de cada persona depende de un contexto determinado y exclusivo, mientras que la belleza es aplicable a cualquier momento de su existencia (hasta que la vejez cumpla con su función degenerativa) o en este caso en la cotidianeidad. Por esa razón una mujer no puede ser bella y sensual al mismo tiempo, mientras que si puede ser bella y sexy, pero ya tendría que cumplir con ciertas cualidades de la personalidad para hacerlo.

Por otro lado, un cuerpo esbelto no garantiza que una mujer sea sexy, y mucho menos bella. La voluptuosidad no es un requisito necesario para la sensualidad, para la belleza, o para ser considerado sexy, mientras que para el erotismo y para el acto sexual en donde el tacto es la herramienta fundamental, si puede afectar para impulsar las emociones de cualquiera.

No obstante, la belleza rebasa los límites del cuerpo ejercitado, la voluptuosidad y lo sexual; puesto que la belleza propiamente dicha del rostro de una fémina, en mi opinión, mueve muchos más sentimientos y estimulan extremadamente la visión del espectador, o el receptor, por decirlo de esta manera.

Por esa razón, la diosa griega Afrodita, a quien se le atribuye la belleza extrema, tenía todas las facultades necesarias para poseer a cualquiera que se atreviera a mirarla, e incluso, a aquel que ella viese. Por tanto, la belleza supera todos los límites del cuerpo esbelto o ejercitado.

En resumen, una mujer no puede ser bella y sensual dentro de la cotidianeidad, mientras que siendo bella, puede ser sensual dentro del contexto adecuado y cumpliendo con lo expuesto anteriormente. Por eso, la terminación correcta no sería: “bella y sensual”. Sino “Bella y sexy”…

 

Todo esto es lo que emprende la atracción física, así como la utilización correcta (a mi parecer) de los distintos campos de la potenciación sexual, y todo lo que implica lo implícito en la sensualidad natural del ser humano.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Art Movies and more

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información